Entrevista de EL MUNDO al futuro presidente de la República de Catalunya.

22 Feb

Oriol Junqueras: “España perderá Catalunya como perdió Cuba, Portugal y Holanda”

“No quiero ser ministro de Economía de España, pero lo mejor que le podría pasar a un español es tener un ministro de Economía de ERC”

Oriol Junqueras (Barcelona, 1969) es alcalde de Sant Vicenç dels Horts y el primer candidato de ERC que por lo menos en una encuesta supera en intención de voto directo al candidato de CiU. Aunque, de una forma menos radical, todos los demás sondeos sugieren un sensible cambio de tendencia en este sentido, de modo que empieza a ser razonable pensar que en Catalunya podría haber un histórico sorpasso. Los sistemáticos errores del president, Artur Mas, y de su equipo de colaboradores no hacen más que reforzar las opciones del presidente de ERC, que augura, eufórico, que «España perderá Catalunya como perdió Cuba, Portugal y Holanda».
Pregunta.- La última encuesta del CEO [el CIS catalán] da por primera vez en democracia que ERC supera en intención de voto directa a CiU.
Respuesta.- Las encuestas no son demasiado fiables. Tenemos mucha experiencia de grandes expectativas que, al final, no son lo que acaba sucediendo. De todos modos, el objetivo de ERC no es maximizar nuestro número de diputados, sino sacar el país adelante. Nuestro objetivo no es ganar a CiU, sino salir de la crisis y poner el futuro de Catalunya en manos de los catalanes.

P.- Pero usted tendrá algún interés en gobernar, ¿no?
R.- Mi interés y mi prioridad no es gobernar, es poner el futuro de Catalunya en manos de los catalanes. Para eso nos votaron. Cuando llegue el momento, estamos dispuestos a asumir todas las responsabilidades, pero, de momento, contribuiré a que el Gobierno de mi país sea lo más fuerte posible para hacer lo que tiene que hacer. No voy a forzar elecciones anticipadas. Es lo que menos deseo en este momento.

P.- Supongo que, a estas alturas, usted ya sabe que España no les va a dejar convocar ningún referendo.
R.- Insistiremos, exploraremos todas las vías posibles, nos cargaremos de razones para dejar en evidencia a una España que se niega a dejarnos expresar nuestra voluntad. Y, cuando se acabe el recorrido legal, tomaremos la decisión que tengamos que tomar en el momento oportuno.

P.- ¿El momento oportuno será el de la mayor fragilidad de España?
R.- También depende de la fragilidad del Estado español, pero nos movemos en un contexto más amplio, de ecuaciones paramétricas. Lo más probable es que, si no hay referendo, haya elecciones.

P.- ¿ERC y CiU confeccionarán una sola lista?
R.- No necesariamente. Cada partido tiene a su gente. Pero podríamos presentarnos con un programa compartido en el que la independencia fuera el único punto.

P.- Supongo que entenderá que las instituciones y el Gobierno de España defiendan su unidad.
R.- El problema del Estado español es que no es atractivo. Tiene el récord de expedientes abiertos por saltarse normativas europeas; es el país del mundo que ha suspendido pagos más veces a la largo de su Historia; lidera el índice de miseria de Europa; y, después de China, es el país con la línea de alta velocidad más extensa del mundo y no hay ni un solo tramo que sea rentable. Sólo el tramo Madrid-Barcelona genera para pagar los gastos, pero no para recuperar la inversión. ¡Un Estado así no tiene futuro!

P.- Si pudiera ser ministro de Economía de España y arreglarlo, ¿se olvidaría de la independencia?
R.- No, pero lo que más le conviene a España es que Catalunya sea independiente. La independencia de Catalunya es buena para Catalunya, pero también es buena para España.

P.- O sea, ¿los catalanes harían un favor al resto de españoles independizándose?
R.- No le quepa la menor duda. Al Estado español le conviene que haya alguien que tome las decisiones económicas con criterios económicos y no políticos. El Estado español tiene que aprender a invertir en estructuras rentables, y dejar de ser este mamotreto de autopistas sin coches, de trenes sin pasajeros y de aeropuertos sin aviones. Si ellos no lo saben hacer, ya les enseñaremos nosotros.

P.- ¿Cómo?
R.- Por ejemplo con el corredor del Mediterráneo, que beneficiaría a las economías andaluza, murciana, valenciana y, por supuesto, también a la nuestra. En serio, España necesita que alguien empiece a hacer las cosas con sentido común. Y no hay manera. En ERC sabemos lo que hay que hacer. Yo no quiero ser ministro de Economía de España, pero lo mejor que le podría pasar a un ciudadano español es tener un ministro de Economía de ERC. Para empezar, bajaríamos el IVA y el IRPF, para proteger a familias y consumidores. Justo lo contrario que ha hecho el PP. Y lo que tampoco puede ser es que un empresario productivo pague el 30% y que las Sicav sólo el 1%.

P.- ¿No le parece arrogante proponerse como solución de todo?
R.- Mire, si quieren, cuando ya tengamos nuestro Estado, les asesoraremos sobre cómo lo tienen que hacer para dejar de hundirse en la miseria. Cuando ya los catalanes seamos libres, el Estado español, que ya no podrá tener la obsesión de asfixiarnos, tal vez se centre en hacer las cosas bien. Cuando ya el Estado español no pueda vivir del dinero que generamos los catalanes y se tenga que poner de verdad a generar su propio dinero, tal vez entonces empiece a aplicar criterios sensatos para crear riqueza. Hasta ahora, lo que ha hecho el Estado es gastarse el dinero de las ayudas europeas en infraestructuras que le comportan más pérdidas de las que ya tenía. Así no se va a ninguna parte.

P.- Europa y EEUU han dicho que no quieren saber nada y que éste es un problema interno de España. ¿Cómo lograrán la independencia?
R.- Europa y EEUU han dicho que es un problema interno, porque, de momento, no hay una mayoría sólida que haya expresado claramente su voluntad. Cuando consigamos constatar de un modo fiable que esta mayoría existe -mediante un referendo o, si no nos dejan, mediante unas elecciones plebiscitarias-, Europa y EEUU no tendrán más remedio que aceptarlo y reconocernos.

P.- Pero nunca la UE ha aceptado la partición de un Estado miembro.
R.- Porque nunca se ha dado el caso. Digan lo que digan ahora, no creo que, llegado el momento, tengamos ningún problema. Pero lo que de verdad no entiendo es la tozudez de España, que siempre quiere todo o nada y ganar por goleada. ¿De qué le sirve? Nunca quiere ceder, nunca quiere pactar. Así perdió Cuba, Portugal, Holanda y así perderá Catalunya. Con todos ha hecho igual y lo ha perdido todo. De verdad que no lo entiendo.

P.- ¿Estar en la UE no le parece fundamental?
R.- ¿Qué quiere decir estar en la UE? ¿Tener representantes en el Parlamento Europeo? ¿Qué más da? ¿Es eso fundamental? Se lo digo yo que he sido diputado allí. Lo que importa es que, como país europeo, viviríamos dentro del contexto político de las libertades básicas y fundamentales, y que, a pesar de tener moneda propia, en el caso de que no estuviéramos en el euro, el euro podría ser con perfecta normalidad moneda circulante en nuestro país, como sucede en Eslovenia, Chequia o Eslovaquia, que están fuera de la zona euro y no pasa nada. Cuando los vínculos económicos son poderosos, como sucede entre el Reino Unido y EEUU, las monedas evolucionan en paralelo. La realidad económica la determina la circulación monetaria. Esto el Estado español no lo ha entendido nunca, porque siempre ha creído que era más importante el control de la moneda que el crecimiento del tejido productivo. Y así perdieron el imperio, claro.

P.- ¿Cuál es su límite para apoyar al Gobierno de CiU?
R.- Queremos ayudar a mantener un Gobierno fuerte y estable, pero es imprescindible que se deje ayudar.

P.- ¿La corrupción no es un límite?
R.- Sí, pienso que, si Oriol Pujol es finalmente imputado, tendrá que dimitir para no perjudicar a su propio partido, si es eso lo que me está preguntando. Y ya será mucho más de lo que suelen hacer PP y PSOE en estos casos, y por ello no son nadie para dar lecciones sobre cómo atajar la corrupción.
 
P.- ¿Usted cree de verdad que Catalunya será algún día independiente?
R.- Sí, lo seremos.

P.- El primer secretario del PSC, Pere Navarro, aboga por que el Rey deje paso a quien será Felipe VI.
R.- Navarro se ha de preocupar de salir de la crisis, de poner el futuro de Catalunya en manos de los catalanes, y no de decirle al Rey lo que tiene que hacer.

P.- ¿Un Gobierno de Rubalcaba podría ser la solución?
R.- No. No serviría de nada. Son los dos un desastre. Igual el uno que el otro. Comparten la triste marca de haber causado un millón de parados en un año. Compiten entre ellos por ver quién es más malo. Pero sí hay algo que nos podría ser de una gran utilidad. Y es que Rajoy perdiera el control del PP y que volviera Aznar, que es, de largo, el mejor estímulo que hemos tenido para la independencia, y el que más independentistas ha ayudado a crear. De hecho, él ha sido el mayor creador de independentistas. Ni yo le gano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: