Archivo | Cesar Vidal RSS feed for this section

Ex-trabajadores de Libertad Digital cargan contra Jiménez Losantos.

17 Sep

Primero fue el fanático de César Vidal, luego el Grupo Risa los que abandonaron como ratas el buque fantasma de esradio.

Realmente me importa un pepino lo que le ocurra a la gente que ha trabajado para Jiménez Losantos, es como si un nazi de la SS dijera que sólo estuvo gaseando durante un año…

Carta de un tal Miquel Rosselló:

2 septiembre 2013 at 09:55

Ya no trabajo en Libertad Digital, tras la marcha de César Vidal la empresa se ha desprendido de una serie de colaboradores y trabajadores entre los que me encuentro. Quiero aclararlo porque, aunque estemos ya en septiembre, continúo recibiendo mensajes preguntándome por qué ya no estoy en Libertad Digital. Y creo que se merecen una explicación.

El viernes 12 de julio por la noche, mientras estaba tomando unas hamburguesas con unos amigos durante mis vacaciones en Mallorca, empecé a recibir llamadas y mensajes algo desconcertantes. Querían saber por qué César Vidal se había despedido y en un primer momento pensé que se referían al cierre de temporada. Estaba equivocado, y me costó creerlo. Ese mismo fin de semana intercambié algunos mensajes con César sobre lo acontecido y le devolví el control único de las cuentas de Twitter y Facebook. Se las di sin pensarlo mucho. Consideraba entonces y sigo considerando ahora que una cuenta en Twitter o en FB es algo personal e intransferible, así que, del mismo modo en que Ana Pastor se llevó consigo su cuenta de Twitter cuando abandonó TVE, me parecía lógico que César Vidal hiciese lo propio al salir de EsRadio. 

Al margen de este breve y aparentemente intrascendente episodio de las contraseñas (más adelante explicaré por qué), la marcha de César me dejó tan anonadado como a cualquier oyente de la emisora. Tras dos temporadas difíciles el camino llegaba a su fin. Todos sabíamos que César estaba a disgusto, pero nadie imaginaba que aquello fuera a terminar así y de manera tan repentina. Al contrario de la noticia que publicó Libertad Digital al día siguiente, César Vidal no se despidió a la francesa, envió una carta a Federico Jiménez Losantos antes de decir el adiós definitivo. El contenido de esa carta y las razones de César las desconozco, por lo que no las encontrarás aquí, debéis buscarlas en lo que él mismo ya ha dicho o en sus memorias que se publicarán en otoño.

También pude escuchar su último editorial pero no las tertulias. La prudencia me llevó a pensar que tal vez habían tenido algún tipo de problema técnico o la persona encargada de subir los podcasts estaba de vacaciones. Pero la espera fue vana porque alguien en Libertad Digital decidió censurar esas tertulias. Lo que Federico Jiménez Losantos denunció que había hecho la COPE con su fonoteca lo ha terminado haciendo también a sus oyentes de EsRadio.

Al reincoporarme unos días después empecé a notar silencios y situaciones extrañas. Con Adriana Rey, hasta entonces subdirectora del programa de César Vidal, tan solo hablé brevemente por teléfono sin que llegara a mencionarme al que hasta hacía unos días había sido el director de nuestro programa y cuya salida había armado un escándalo importante entre los oyentes habituales. Todo apuntaba que la vuelta al trabajo iba a ser lo más parecido a una noche de cristales rotos en la que a mi me iba a tocar el papel de comerciante judío. Y así fue. Pude ver con mis propios ojos como la gran fotografía de César Vidal que había en el pasillo central junto a los otros dos fundadores de EsRadio, Federico Jiménez Losantos y Luis Herrero, había sido arrancada dejando unos desconchones en la pared. Era como si César Vidal nunca hubiese existido, lo más parecido al damnatio memoriae que practicaban los antiguos romanos. Según me contaron, el encargado de arrancar el retrato fue el propio Javier Somalo, director de EsRadio. Entre esconder la imagen de César y censurar sus últimas tertulias la situación me recordó a las prácticas narradas en la distopía 1984 o la fijación de Stalin por borrar a Trotsky de las fotografías.

Espantado por lo anormal de la situación hablé con algunos amigos, todos ex trabajadores de LD, para contarles lo que estaba pasando. Le quitaron hierro al asunto y dieron por seguro mi despido. “Tratarán de acojonarte para que largues de plano si tienes las contraseñas de Twitter, a estas alturas es lo único que les interesa. Luego te pegarán una patada en el culo”, me dijo uno de ellos. Fue tal cual. Al día siguiente el silencio lo impregnaba todo. LD nunca ha sido una redacción especialmente animada, pero aquel día parecía un cementerio. Daniel Rodríguez se acercó a mí y me pidió de muy buenas maneras el e-mail con el que, hace varios años, abrí esa cuenta, evidentemente para quitársela a César por la puerta de atrás. Le dije que no me acordaba, y era la verdad, no me acordaba, pero de acordarme no se la hubiese dado porque, insisto, esa cuenta de Twitter era personal de un presentador de radio con su fotografía y su nombre. Cada uno de los 20.000 seguidores que tenía en aquel momento seguían a César, no a la franja horaria que ocupaba. De hecho ahora le siguen muchos más. Era Daniel tan la voz de su amo que hasta me dio pena. Por Dani siempre he tenido afecto personal y gran admiración profesional. LD no sería lo que es sin él. Dani vive por y para el periódico, es el alma técnica de aquel digital y además un buen periodista. Me apena que lo utilicen de la manera en que lo vienen haciendo desde hace tantos años.

La tarde del día siguiente empezó de forma similar hasta que Dieter Brandau, con sus andares como de chulo de feria, vino a verme a mi mesa para llevarme al despacho de Javier Somalo, que esperaba sentado detrás de la mesa demacrado, desafiante y con cara de vinagre. Allí, fui testigo paciente de lo que los trabajadores de LD conocen como “puritadas” o lo que algunos también llaman “gestapos”. Lo de “puritadas” viene porque en cada sesión entre los dos se fuman media lata de Café Creme (sí, como siempre han sido jefes todavía no se han enterado de que está prohibido fumar en las oficinas). Lo de “gestapo” no creo que haga falta que lo explique, habla por sí mismo. La “puritada” busca, como ya me habían prevenido, atemorizar al empleado y predisponerle a hacer lo que ellos quieren.

En dicha reunión me ofrecieron “pactar mi despido” o “arrepentirme”. Yo, que estoy a bien con mi confesor, consideré que no debía arrepentirme de nada de lo que ya había dicho en mi Twitter personal (ahí está para quien quiera consultarlo), pero tampoco pactar mi despido, aunque entiendo que cualquier empresario puede despedir a un trabajador si así lo tiene a bien. Aquella reunión me pareció surrealista, continúo sin entender qué hacía allí el director de los servicios informativos (Brandau) y el subdirector del digital (Dani) tratando un asunto de la radio con un trabajador contratado por Cronos Multimedia (productora de la antigua televisión de LD). Tal vez con mi “arrepentimiento” (esa fue la palabra) tan solo pretendían salvar mi alma corrupta, aquello me recordó a un tribunal del Santo Oficio.

Tal y como estaba el ambiente laboral en la casa -y fuera de ella-, el trabajo era el trabajo y estaba dispuesto a hacer lo que me pidieran como hice desde el primer día que entré a trabajar en Libertad Digital en el ya lejano año 2007. Así se lo hice saber. No tenía nada de lo que arrepentirme, pero mostré disposición a hacer lo que ellos considerasen oportuno. En aquella empresa he hecho de todo, desde tráfico de materiales de la televisión (películas, documentales, etc.) a colaborar en el programa de César, pasando por sustituir al jefe de opinión, hacer la parrilla de programación, supervisar la continuidad de la tele, locuciones, traducciones y un larguísimo etcétera que incluye, a modo de anécdota, el transporte de cintas de vídeo en mi moto para que Dieter las colocase en emisión como falsos directos. También he filtrado miles y miles de SMS en las tertulias y hasta en el programa Debates en Libertad de Javier Somalo, que se emitía en diferido los sábados por la noche. Ese fue uno de los incontables absurdos que llevaron la televisión a la quiebra. No entraban apenas mensajes (cinco o seis la mejor de las noches), pero tenían a un empleado de guardia para pasarlos e inventarse el resto. Todo por el ego del hombre este. Volviendo sobre el tema que me estoy desviando, la reunión-puritada terminó y me dijeron que analizarían la situación y ya me dirían.

Se tomaron dos días para “decirme” lo que yo ya sabía, al término de los cuales Luis Rodríguez, el director gerente, se puso en contacto conmigo para que fuera un poco antes de empezar mi jornada laboral. Mis papeles del despido ya estaban preparados, firmé y al día siguiente lo dejamos todo arreglado. Al salir me crucé con Javier Somalo y bajó la cara. Sorprendente cambio de actitud, de la arrogancia a la vergüenza en 48 horas. Algo muy suyo por cierto. Todos los que han salido de ahí han tenido un cruce similar con él.

No me pude despedir de muchos de mis compañeros por lo enrarecido de la situación, así que quiero aprovechar ahora para enviar un abrazo a los compañeros y amigos, todos grandes profesionales, que todavía trabajan en Libertad Digital. De otros sí que me pude despedir, en público o en privado, en voz alta en la calle a resguardo de oídos indiscretos o entre susurros en algún rincón de la redacción. Incluso alguno me ha escrito atemorizado por lo que pueden hacerle si le lleva la contraria “a los jefes”. Los jefes son, por si no había quedado del todo claro, Dieter Brandau y Javier Somalo. Esa situación de temor y delación es algo de lo que no eres plenamente consciente hasta que estás fuera de la empresa y tu alquiler ya no depende del cambiante humor de estos dos.

Ya me habían dicho otros ex empleados de la casa que el despido de Libertad Digital se vivía más como una liberación que como una experiencia traumática. En muchos casos esa liberación ha venido acompañada de buenos empleos, mucho mejores de los que tenían en LD. No digo nombres porque el que conozca este mundillo ya sabe de quien hablo. El mercado ha terminado premiando el mismo talento que la pareja del purito castigaba con saña para que nadie advirtiese su mediocridad. A pesar de la fuerza de los hechos, de ver como muchos ex de LD estaban haciéndolo muy bien por ahí, seguía pensando que estar en Libertad Digital, el periódico de los liberales, era estar “mi casa”. Creí eso hasta el día después de salir de allí. Hace unos días leí un artículo de Daniel Lacalle en el que, refiriéndose al trabajo en France Telecom, escribía “no hay nada más inhumano que la frustración y desesperación de vivir la pesadilla kafkiana de un trabajo burocrático, tedioso y sin sentido”.

Uno de los aspectos más frustrantes de trabajar en Libertad Digital era comprobar con estupor como cualquier iniciativa, cualquier indicio de proactividad eran paralizados inmediatamente por Dieter Brandau y Javier Somalo. Bastaba con que hicieses algo bien para que dejases de hacerlo en el acto y te pusiesen a hacer lo contrario o a que te pudrieses en el tedio de copiar y pegar teletipos “cambiando el titular”, que es lo que Somalo y Brandau entienden por periodismo. A menudo tomaban la idea ajena, se apropiaban de ella y luego se ponían la medalla delante de Recarte o de Losantos. No les culpo. Ninguno de los dos son periodistas en sentido estricto. Uno porque es, según dicen, antiguo técnico de sonido de Radio España devenido director de un diario en la red por obra y gracia del otro, que sí tiene el título de periodista… y punto. Más allá de verle leer el teleprompter en los telediarios de LDTV y de repetir como un papagayo en su programa de radio lo que Losantos había dicho tres horas antes, Dieter no conoce este oficio, fundamentalmente porque nunca ha necesitado ejercerlo. Desde hace unos años, además, van de “directivos audiovisuales” (especímenes, por cierto, que Losantos odia de obra y palabra) y eso les ha quitado de todo lo demás. Y como curiosidad para los oyentes y lectores fieles, ninguno de los dos es liberal. Están, como dice un buen amigo con su habitual retranca madrileña, “en algún lugar entre el vacío del espacio profundo y el facherío vociferante del fondo sur del Bernabeu”.
A pesar de todo, quiero transmitir mi enhorabuena a Dieter Brandau, quien por fin ha conseguido presentar uno de los tres programas “pilares” de EsRadio. Tanto purito, tanto atormentar al personal y tanto esperar a Losantos a las 12 en punto en la puerta del estudio para acompañarle hasta la puerta del coche tiene ya merecida recompensa. Cierto es que recibe la medalla de bronce, y no la de plata como probablemente se esperaba. Quizá la de plata –el programa de la noche- esté reservada para Somalo cuando consigan aventar de una vez a Luis Herrero. No creo que “el del bigote” les cueste demasiado. César Vidal o Javier Rubio eran obstáculos mucho mayores y mirad donde están ahora unos y donde están los otros. Por el camino han tenido que soltar mucho lastre, unos eran amigos y otros, simplemente, trabajadores. Se cuentan por decenas los despidos en Libertad Digital y, pese a la nefasta gestión que se lleva desde hace años, sus gestores son los mismos y no creo que cambien. Lo de Libertad Digital es el caso del bombero pirómano llevado a su máxima expresión. Desde fuera se podría decir que ocurre algo parecido a lo que critican en la clase política: recortan por abajo y castigan al productivo mientras mantienen sus privilegios de casta dirigente y se blindan ante el fracaso.

Bueno, creo que he abusado de vuestra paciencia. Ya termino, lo haré con una cita del único artículo de Dieter Brandau que he conseguido encontrar después de buscar un buen rato en internet: “De lo que estoy seguro es de que jamás olvidaré el lema con el que nació Libertad Digital (Que nadie opine por ti, ni siquiera nosotros)”. Bien, haciendo honor al lema de aquella casa a la que entregué tantos años, esfuerzos y dedicación, le pese a quien le pese yo opino por mi mismo. Abierto quedo a vuestros comentarios y a las preguntas que queráis hacerme. Soy libre, y no tengo intención de dejar de serlo.

Anuncios

En Madrid se inventan premios para otorgárselos a sí mismos…

22 Jul

USTEDES DIRÁN QUE EXAGERO…
PUES NO.

El escultor de estómago agradecido, Santiago de Santiago, hizo un colgante de oro con forma de torso, se lo colgó en su cuello y luego decidió que cada año le daría a alguien otro igual…

Evidentemente la joya lleva por nombre LA ORDEN DEL TORSÓN DE SANTIAGO (elemental se llama Santiago…).

Entre los últimos agraciados están Luis María Ansón, César Vidal…

César Vidal con su flamante Torsón de Santiago, detrás el tarado de Losantos y Santiago de Santiago con su flamante Torsón de Santiago

Luego existen los premios ALFONSO USSÍA que sirven para homenajear a sus amigos…
Simple y llanamente se premia a su mundo, o sea, Real Madrid, toros, nacionalismo español, anti Cataluña, amigos del mus, PP…

Han recibido fenomenal premio sobre el mundo de Ussía:

Anticatalanes: Boadella,
Amigotes: Mingote, Arturo Fernández,
Toreros: Curro Romero,
Gente del PP:  Esperanza Aguirre, Rajoy, Varcárcel,
Real Madrid: Florentino Pérez, Di Stéfano, Del Bosque

Alfonso Ussía, feliz por haberse entregado a sí mismo el premio que lleva su nombre…

INSTANTÁNEAS DE LA GALA PREMIOS ALFONSO USSÍA:

LA FAMILIA USSÍA: de izquierda a derecha, su señora, hijo, cuñada, hermano.

Dos típicas señoras madrileñas…

Poderío madrileño…

Este señor de las ojeras y orejas es el amo de El Corte Inglés.

EN FIN, la “butiful pipol castiza…”

Más follón en el caso Losantos y César Vidal.

19 Jul

Cuando, cerca de una contenedor, vemos a una cucaracha germana y otra americana devorándose, nos importa un bledo como termine eso, es más, quizás decidamos pisarlas y punto.

Es lo que ocurre con César Vidal y Losantos, me es indiferente si uno tiene querida y si el otro es un envidioso o si uno está enfermo y el otro también… Por mí como si se mueren mañana mismo… pero  perdonen que les diga que estoy disfrutando con toda esta casquería…

César Vidal tras su salida de esRadio: “Me comunican que he de vaciar mi despacho o pondrán las cosas en la calle”

cochambroso…
“Me comunican que he de vaciar mi despacho o pondrán las cosas en la calle. Al parecer, olvidan que les dije que en septiembre recogería todo”. César Vidal denuncia de esta manera en Twitter el trato que le está dispensando esRadio tras su salida de la emisora que ayudó a fundar.
No es la única denuncia que hace el que fuera amigo íntimo de Federico Jiménez Losantos: “Me cuentan que descolgaron mi retrato. Cuando me fui aún estaban los de Pedro Madera y Cara B que habían salido un año antes. Ay, ay, ay…” asegura.
En la misma línea, cuenta que “me dice una amiga que lo peor de todo ha sido la falta de estilo de mis antiguos compañeros. No ha sido lo peor”.

Respecto a la versión que Enrique de Diego ha dado sobre su repentina renuncia de esRadio, el escritor aclara de manera tajante que “en la carta de diez folios que envié a Federico no aparecen ni una sola vez palabras como ‘Ayanta’, ‘amante’, ‘adulterio’ o ‘Es.sexo’”. El expresentador de Intereconomía aseguraba que Vidal se había enfadado por que Losantos estaba dando un trato de favor a su supuesta amente, Ayanta, al darle un programa y pagarle 60.000 euros.

“Observo con dolor que hay gente empeñada en seguir arrojando basura rociada de agua bendita sobre Federico”, lamenta el exsocio de Losantos.

“Busco trabajo a aquellos que han echado de esRadio tras mi salida. Lo encontraré. Son gente competente. No como algunos de los que se quedan”, concluye.

Enrique de Diego: “LOSANTOS TIENE UNA AMANTE”

17 Jul

No, no me lo creo, está vez estoy con el talibán de las hondas.
Imposible.
No hay persona humana capaz de tragarse las babas de un ser tan asqueroso.
Repito, no me lo creo, la gente no va por ahí besando detritus…

Hay que reconocer que todo es muy vomitivo, el propio Enrique de Diego es una amalgama de carne con cerebro roído que cualquier parecido con el ser humano es casualidad…

Estamos ante esos casos en los que en Callejeros ves a una yonki con sida discutiendo con un vagabundo borracho sobre caballo… Y a ti qué más te da…

Aunque no deja de ser divertido que, según Enrique de Diego, César Vidal se ha largado de esradio y de Libertad Digital por la inmoralidad de Losantos…

La versión extraoficial la está aireando el “periodista” del odio, Enrique de Diego, ex amigo de la casa (enfrentado con FJL desde hace un tiempo), colaborador de medios de ultraderecha como Intereconomía, La Gaceta o demás aberraciones digitales. De Diego que es hiperactivo en Twitter, aseguró el pasado 14 de julio que “César Vidal está indignado por el clima de podredumbre moral en el que se ha sumido Losantos, en todos los sentidos”.

Wow!, estos tuits no tienen desperdicio…

Según la versión de De Diego, cuya fuente, en palabras del citado, es el propio César Vidal, “Losantos ha dado un programa a su amante a la que paga muy bien con el dinero de la empresa (…) Losantos paga 60.000 netos a su amante por un programa sin publicidad y sin audiencia, lo que habría hecho montar en cólera a Vidal. ¿Quién sería esta amante? Supuestamente Ayanta Barillí, la hija de Fernando Sánchez Dragó.

¡Qué no, hombre, qué no!
Que no me imagino a la Ayanta Barillí cerca de alguien que perora, que exhala, que produce efluvios vocales hediondos y repugnantes.
Y no me imagino otras cosas porque es horario infantil…

¿Qué dirán su señora esposa y sus vástagos…?


Las ratas siguen abandonando a Jiménez Losantos.

15 Jul

El obeso predicador del terror de César Vidal abandona la quebrada esradio.

Vamos a ver, 1 de cada 100 oyentes de radio escucha esa emisora.
Hay que recordar que Libertad Digital aparecía en los papeles de Barcenas.
Hace poco Jiménez Losantos vendió las cadenas de TDT, que le regaló el PP, a una secta.

Ya ven, todo muy cochambroso…

Fotografía reciente con aspecto muy sonado…

Las paranoias de César Vidal dicen que tenían una audiencia de unos 80.000 perturbados. Difícil de creer, pero en todo caso, ese nivel de audiencia, sólo puedes conseguir publicidad de Chorizos el Terruño, Alfombras viuda de Escoto o Churrería Manoli

César Vidal se larga antes de que lo echen, incluso antes de que el tinglado de Losantos explote como una bomba goma-2 eco. Supongo que vivirá de su libros “copia y pega” o de cualquier cosa que no sabemos…

Noticia en la prensa:

Primeros comentarios que pueden leerse en la red…


Esa forma de actuar ha alimentado la especie de una desavenencia profunda. Lo que sí es cierto es que Vidal hace tiempo que dejó de creer en un proyecto renqueante y con endémicas pérdidas económicas, lo que llevó este año a desprenderse de la licencia de televisión concedida por Esperanza Aguirre, que fue vendida a un grupo evangélico norteamericano, por mediación precisamente de Vidal.

En los últimos tiempos, a la desesperada, Losantos ha estrechado alianzas polémicas,
como la establecida con el imputado en Gürtel, José Luis Ulibarri, para emitir a través de la red de emisoras de éste en Castilla y León, o con la Intereconomía que ha sido desahuciada de su sede y cualquier día puede aparecer en negro.

También son conocidas las malas relaciones que cuartean internamente al Grupo como la tirantez entre Alberto Recarte y Losantos, acrecentadas tras salir reflejada en la contabilidad B de del PP, en los papeles de Bárcenas, entrega de 36.000 euros a Libertad digital, cuestión que Losantos no ha tenido bien aclarar. En cualquier caso, las principales fuentes de financiación del menguante de lo que pretendía ser un grupo de comunicación son la Comunidad de Madrid y la empresa pública Canal de Isabel II, que no atraviesan por su mejor momento y que el PP podría perder en el futuro.

En fin, no le deseamos lo mejor, al contrario, que todo el odio que ha repartido se le vuelva en su contra.


Pandilla de perdedores, al estilo GARBAGE PAIL KIDS…


Jiménez Losantos dice que Catalunya es una "COSA GANGRENOSA".

30 Ene

¿Hay que hacerle caso?

Evidentemente no, su programa es detritus.
Jiménez Losantos es un alumno aventajado del que se ahogó tragándose sus vómitos.

Este enano sonado, que insulta a todos los catalanes, que se aprovechó de la muerte de Antonio Herrero, era un simple tertuliano de la COPE que iba de un programa a otro sembrando odio. Muerto el que regorcijó, Luís Herrero, que presentaba por la noche La Linterna, pasó a hacer La mañana, por lo tanto quedaba vacante el espacio nocturno. La conferencia episcopal decidió darle un oportunidad al tarado de Federico, así les pagó el favor después…

Pues bueno, este jodido don nadie, con varias sentencias judiciales a sus espaldas, está últimamente muy nervioso. Sabe que, con la independencia de Catalunya, Madrid perderá un 10% de su PIB y una 100.000 personas irán a la calle. Una de las más perjudicadas será la comunidad de Madrid (ver este estudio), lógicamente ve peligrar su publicidad institucional de la que vive.
Por eso, desde el 11 de septiembre continuamente insulta a los charnegos. Sí, sí, alguien desde la meseta utiliza ese vocablo para calificar a los emigrantes que se han integrado en Catalunya como charnegos agradecidos, charnegos complacientes,  etc.

No contento con ello, continuamente evacua comentarios sobre la “Catalunya quebrada”, recordando que él paga el sueldo de Artur Mas…
En todo caso, será él, yo y usted, querido lector. Las nóminas catalanas se pagan con los impuestos de los catalanes. Y si el estado está dejando dinero a Catalunya sería bueno recordar que la Generalitat deberá devolver ese dinero en 10 años y a un 25% de intereses.
O sea, que nada de nada de mantener a los catalanes. Y quizás los catalanes no debeían pedir préstamos si no hubiera el expolio fiscal de 20.000.000.000 de euros, por lo que, es probable que indirectamente sea yo quien paga el sueldo de Jiménez Losantos.

Mencionar, para los amigos catalanes,  que LA CAIXA, con sus participadas (por ejemplo REPSOL), mantiene también, con su publicidad, la espantosa emisora de radio del tarado de Orihuela del Tremedal (Teruel).

Es característico del rabioso arrojar bilis. Por eso, de vez en cuando, se une con el gordo baboso y chiflado de César Vidal para hacer clases de “historia”, con la misma rigurosidad que una prostituta yonki senegalesa hablando de la teoría de la relatividad…

En esos retazos de fobia, igual dicen que el catalán no empezó a hablarse hasta el siglo XI (doscientos años después) o que Catalunya nunca ha existido como tal, olvidando que ellos llevaron muchísimo más tiempo siendo el Al-Andalus y que los condados Barceloneses son tan legítimos como los reinos de Aragón y Castilla que formaron y crearon España en 1516…

Es tal la charlotada y palabrería criminal de estos dos dementes que un día, el obeso pirado, por su boca excretó que el pan con tomate lo inventó un emigrante murciano que en el tren, de camino a Catalunya, no quería comer pan seco…
Otra vez dijo que había más diferencias entre el catalán y el valenciano que entre el portugués y el gallego…
Y 100.000 madrileños escuchando cada día estas sandeces…

Sí, son burradas, pero recordemos que la prensa y, sobre todo, la radio serbia hico exactamente lo mismo para alimentar la xenofobia en su población. Y pasó lo que pasó…

Jiménez Losantos y su troupe de malnacidos que trabajan en LIBERTAD DIGITAL y esradio, merecen la cárcel por conductas racistas y xenófobas, es más, este que escribe les desea la muerte lenta.
No sé si tendremos suerte y reventarán todos, aunque, lo que no hay que hacer, ante esta gentuza, es  parar la otra mejilla, hay que responder sus ataques y despreciarlos a la altura del excremento, que es lo que son.

MÁS MATERIAL PARA LO LIBROS QUE SALDRÁN CON LA INDEPENDENCIA RECORDANDO EL ATAQUE BRUTAL QUE RECIBIÓ CATALUNYA.

Y por último, si Catalunya es gangrenosa hagan el favor de cortar ese trozo, sino ya saben…

Sembradores de odio, sembradores de terror, por lo tanto terroristas.

César Vidal compara Catalunya con las prostitutas.

1 Nov
Para meretriz la hija de alguno…


Dice César Vidal en el periódico de Lara, del grupo Planeta:

La anécdota es conocida.  El hombre se acerca a la mujer y le pregunta si se acostaría con él por un millón de dólares.  La fémina, complacida, le dice que sí.  El hombre le pregunta entonces si aceptaría realizar el mismo menester por tan sólo un dólar. La mujer, ofendida por la drástica rebaja, le dice:  «¿Quién se cree que soy?».  A lo que el hombre le responde: «Quién es usted resulta obvio. Ahora sólo se trata de acordar la tarifa». No sé por qué siempre que recuerdo esta anécdota me vienen a la cabeza los nacionalistas catalanes.

A estas alturas, todos sabemos quiénes son y lo que pretenden.  También sabemos que, lamentablemente, los hemos malacostumbrado a que se lleven el millón de dólares en lugar de discutir tarifas. Esa circunstancia –que resulta evidente para el conjunto de los españoles– también lo es para la Unión Europea en cuyo seno circulan algunos chistes de negros y catalanes que no voy a repetir aquí porque me parecen de pésimo gusto. Sin embargo, esa realidad no resulta tan obvia, por ejemplo, al otro lado del Atlántico y los tentáculos propagandísticos del nacionalismo catalán no pierden ocasión de colocar en periódicos de prestigio artículos y soflamas donde se repiten, con el tono gemebundo que las caracterizan, las referencias a una democracia catalana que existía cuando no existía Cataluña o que convierten la guerra de Sucesión en la pérdida de la independencia a manos de los españoles. Gobernara quien gobernara, el nacionalismo catalán con sus embajadas o con las nuestras, valiéndose de la representación europea o de los casales, ha ido desarrollando una labor propagandística en el exterior centrada en dos puntos esenciales. El primero es señalar, siempre y en todo lugar, que España es un desastre indigno de confianza y el segundo, subrayar que la pobre Cataluña soporta con paciencia esa injusta cruz pero que si un día decidiera sacudírsela estaría más que justificada. Me he encontrado esa situación vez tras vez en el extranjero y siempre dudo entre si siento más indignación o más asco. Que se utilice la mentira y el victimismo en las zahúrdas del nacionalismo es natural. Que se haga con nuestro dinero y nuestras representaciones internacionales desde hace décadas resulta delirante y no debería tolerarse ni un solo día más. Consentirlo equivaldría a la cantante que paga a un representante para que diga que cada día tiene menos voz y que ya nadie va a verla hasta el punto de que está buscando otra patrocinada. Hay que expulsar con urgencia a gente que sólo ataca a nuestra nación de organismos en los que es España –y no una fantasmagórica nación catalana– la representada. Ese paso es urgente darlo ya y si no se ha llevado a cabo es porque alguien no está haciendo los deberes. Que dimita entonces.
 

spain crisis

ESTE BLOG ES EL ARCHIVO DE SPAINCRISIS.BLOGSPOT.COM (si quieres escribir un comentario y tener una respuesta rápida, mejor que lo hagas en ese blog)