Archivo | Cesar Vidal RSS feed for this section

Jiménez Losantos dice que Catalunya es una "COSA GANGRENOSA".

30 Ene

¿Hay que hacerle caso?

Evidentemente no, su programa es detritus.
Jiménez Losantos es un alumno aventajado del que se ahogó tragándose sus vómitos.

Este enano sonado, que insulta a todos los catalanes, que se aprovechó de la muerte de Antonio Herrero, era un simple tertuliano de la COPE que iba de un programa a otro sembrando odio. Muerto el que regorcijó, Luís Herrero, que presentaba por la noche La Linterna, pasó a hacer La mañana, por lo tanto quedaba vacante el espacio nocturno. La conferencia episcopal decidió darle un oportunidad al tarado de Federico, así les pagó el favor después…

Pues bueno, este jodido don nadie, con varias sentencias judiciales a sus espaldas, está últimamente muy nervioso. Sabe que, con la independencia de Catalunya, Madrid perderá un 10% de su PIB y una 100.000 personas irán a la calle. Una de las más perjudicadas será la comunidad de Madrid (ver este estudio), lógicamente ve peligrar su publicidad institucional de la que vive.
Por eso, desde el 11 de septiembre continuamente insulta a los charnegos. Sí, sí, alguien desde la meseta utiliza ese vocablo para calificar a los emigrantes que se han integrado en Catalunya como charnegos agradecidos, charnegos complacientes,  etc.

No contento con ello, continuamente evacua comentarios sobre la “Catalunya quebrada”, recordando que él paga el sueldo de Artur Mas…
En todo caso, será él, yo y usted, querido lector. Las nóminas catalanas se pagan con los impuestos de los catalanes. Y si el estado está dejando dinero a Catalunya sería bueno recordar que la Generalitat deberá devolver ese dinero en 10 años y a un 25% de intereses.
O sea, que nada de nada de mantener a los catalanes. Y quizás los catalanes no debeían pedir préstamos si no hubiera el expolio fiscal de 20.000.000.000 de euros, por lo que, es probable que indirectamente sea yo quien paga el sueldo de Jiménez Losantos.

Mencionar, para los amigos catalanes,  que LA CAIXA, con sus participadas (por ejemplo REPSOL), mantiene también, con su publicidad, la espantosa emisora de radio del tarado de Orihuela del Tremedal (Teruel).

Es característico del rabioso arrojar bilis. Por eso, de vez en cuando, se une con el gordo baboso y chiflado de César Vidal para hacer clases de “historia”, con la misma rigurosidad que una prostituta yonki senegalesa hablando de la teoría de la relatividad…

En esos retazos de fobia, igual dicen que el catalán no empezó a hablarse hasta el siglo XI (doscientos años después) o que Catalunya nunca ha existido como tal, olvidando que ellos llevaron muchísimo más tiempo siendo el Al-Andalus y que los condados Barceloneses son tan legítimos como los reinos de Aragón y Castilla que formaron y crearon España en 1516…

Es tal la charlotada y palabrería criminal de estos dos dementes que un día, el obeso pirado, por su boca excretó que el pan con tomate lo inventó un emigrante murciano que en el tren, de camino a Catalunya, no quería comer pan seco…
Otra vez dijo que había más diferencias entre el catalán y el valenciano que entre el portugués y el gallego…
Y 100.000 madrileños escuchando cada día estas sandeces…

Sí, son burradas, pero recordemos que la prensa y, sobre todo, la radio serbia hico exactamente lo mismo para alimentar la xenofobia en su población. Y pasó lo que pasó…

Jiménez Losantos y su troupe de malnacidos que trabajan en LIBERTAD DIGITAL y esradio, merecen la cárcel por conductas racistas y xenófobas, es más, este que escribe les desea la muerte lenta.
No sé si tendremos suerte y reventarán todos, aunque, lo que no hay que hacer, ante esta gentuza, es  parar la otra mejilla, hay que responder sus ataques y despreciarlos a la altura del excremento, que es lo que son.

MÁS MATERIAL PARA LO LIBROS QUE SALDRÁN CON LA INDEPENDENCIA RECORDANDO EL ATAQUE BRUTAL QUE RECIBIÓ CATALUNYA.

Y por último, si Catalunya es gangrenosa hagan el favor de cortar ese trozo, sino ya saben…

Sembradores de odio, sembradores de terror, por lo tanto terroristas.

Anuncios

César Vidal compara Catalunya con las prostitutas.

1 Nov
Para meretriz la hija de alguno…


Dice César Vidal en el periódico de Lara, del grupo Planeta:

La anécdota es conocida.  El hombre se acerca a la mujer y le pregunta si se acostaría con él por un millón de dólares.  La fémina, complacida, le dice que sí.  El hombre le pregunta entonces si aceptaría realizar el mismo menester por tan sólo un dólar. La mujer, ofendida por la drástica rebaja, le dice:  «¿Quién se cree que soy?».  A lo que el hombre le responde: «Quién es usted resulta obvio. Ahora sólo se trata de acordar la tarifa». No sé por qué siempre que recuerdo esta anécdota me vienen a la cabeza los nacionalistas catalanes.

A estas alturas, todos sabemos quiénes son y lo que pretenden.  También sabemos que, lamentablemente, los hemos malacostumbrado a que se lleven el millón de dólares en lugar de discutir tarifas. Esa circunstancia –que resulta evidente para el conjunto de los españoles– también lo es para la Unión Europea en cuyo seno circulan algunos chistes de negros y catalanes que no voy a repetir aquí porque me parecen de pésimo gusto. Sin embargo, esa realidad no resulta tan obvia, por ejemplo, al otro lado del Atlántico y los tentáculos propagandísticos del nacionalismo catalán no pierden ocasión de colocar en periódicos de prestigio artículos y soflamas donde se repiten, con el tono gemebundo que las caracterizan, las referencias a una democracia catalana que existía cuando no existía Cataluña o que convierten la guerra de Sucesión en la pérdida de la independencia a manos de los españoles. Gobernara quien gobernara, el nacionalismo catalán con sus embajadas o con las nuestras, valiéndose de la representación europea o de los casales, ha ido desarrollando una labor propagandística en el exterior centrada en dos puntos esenciales. El primero es señalar, siempre y en todo lugar, que España es un desastre indigno de confianza y el segundo, subrayar que la pobre Cataluña soporta con paciencia esa injusta cruz pero que si un día decidiera sacudírsela estaría más que justificada. Me he encontrado esa situación vez tras vez en el extranjero y siempre dudo entre si siento más indignación o más asco. Que se utilice la mentira y el victimismo en las zahúrdas del nacionalismo es natural. Que se haga con nuestro dinero y nuestras representaciones internacionales desde hace décadas resulta delirante y no debería tolerarse ni un solo día más. Consentirlo equivaldría a la cantante que paga a un representante para que diga que cada día tiene menos voz y que ya nadie va a verla hasta el punto de que está buscando otra patrocinada. Hay que expulsar con urgencia a gente que sólo ataca a nuestra nación de organismos en los que es España –y no una fantasmagórica nación catalana– la representada. Ese paso es urgente darlo ya y si no se ha llevado a cabo es porque alguien no está haciendo los deberes. Que dimita entonces.