Archivo | legalidad internacional RSS feed for this section

¿Qué pasaría si algún país de la UE considerara que la España sin Catalunya no es España?

25 Sep

Pues que debería ponerse en la cola, detrás de Catalunya, para entrar en la UE…

Imaginen ustedes que el presidente de Finlandia dice que no reconoce a España. Que su peso está sobrevalorado y que -lo más importante- no cumple con el acervo comunitario ni con un montón de normativas además de infracciones.

Uno de sus mayores incumplimientos es el del déficit. Todos los años ha superado los máximos que le exigía la UE.

Aunque hay otros (y curiosos):

-El Estado español incumple la Directiva Marco de Agua en la mayoría de las demarcaciones hidrográficas. Se trata de una reincidencia en el incumplimiento, tras una sentencia condenatoria del Tribunal Europeo de Justicia, por lo que las autoridades europeas deberían llevar al Gobierno español de nuevo ante la justicia para la imposición de sanciones y medidas coercitivas.


-La Comisión Europea ha demandado a España (en junio) ante el Tribunal de Justicia de la UE por no proteger contra el terrorismo todos los puertos de su red principal. El Gobierno estaba obligado a aplicar una directiva de 2005 que fijaba que en las instalaciones portuarias más importantes se debían evaluar los riesgos y tener programas concretos de protección contra atentados. El primer plazo para tener listos estos planes era 2007, pero a España se le concedió una prórroga hasta 2013. Sin embargo, según los últimos datos de los que dispone la Comisión, aún faltan los planes de nueve de los 67 puertos del país que están obligados a tenerlo.

Curiosamente esa directiva europea se aprobó tras los atentados de Madrid (marzo de 2004) y de Londres (julio de 2005) en las redes de transporte público. En el preámbulo de la norma se advierte de que “los sucesos que afectan a la protección marítima producidos por actos terroristas figuran entre las amenazas más graves a los ideales de democracia y libertad y a los valores de la paz”.
Ya ven… y el ministro de interior hablando del peligro de terrorismo en la Catalunya libre.

Dictámenes motivados antes de posible Recurso ante el TJCE por los que la Comisión insta a los Estados en un plazo de dos meses:

España y a Austria a una mayor transparencia en su financiación del ferrocarril: en cuanto a la separación de cuentas en el sector ferroviario, tal como exige la Directiva 2012/34/UE[9]. Uno de los principales objetivos de las normas de la UE es garantizar la transparencia en la utilización de fondos públicos para los servicios de transporte público, con el fin de que los proveedores de servicios de transporte puedan competir en pie de igualdad en beneficio de los usuarios finales.

Insta también a España para que respete los derechos de los médicos forenses en lo que concierne al horario de trabajo máximo y los períodos mínimos de descanso, en base a la Directiva sobre el tiempo de trabajo: 2003/88/CE[10].


-Otros dictámenes:

ES es España…

Bien, todos esos incumplimientos forman parte de los 35 capítulos del acervo comunitario. Normativas que los países candidatos deben aceptar y cumplir.
Si hoy en día se valuara a España no la dejarían entrar…
Y la España sin Catalunya menos.

Por eso, repito, si un país pusiera encima de la mesa que España sin Catalunya no es España debería pasar el examen o incluso una nueva votación. Y ya saben: solo que un país votara en contra, España fuera, en la cola para volver a entrar…


En caso de que continuara dentro:

Pues es evidente que tampoco sería lo mismo:

Una de las consecuencias más evidentes sería la pérdida de poder en el Consejo de la UE, donde el voto de cada país depende en parte de su población (y de manera total a partir de 2017).

En la actualidad, el voto “demográfico” de España equivale al 9,09% de la población de la UE, gracias a sus más de 46 millones de habitantes. Está solo tres puntos porcentuales por debajo de Italia y cuatro, de Reino Unido.

La salida de Catalunya (7,5 millones de habitantes) dejaría a España con una población muy similar a la de Polonia, cuyo voto demográfico en la Unión equivale al 7,59%, es decir, punto y medio menos que la actual delegación española. España se alejaría del grupo de cabeza, perdería de vista definitivamente a Alemania (16%) y Francia (casi 13%) y quedaría solo tres puntos por encima de Rumanía.

En muchas votaciones estas diferencias pueden resultar irrelevantes. Y la capacidad de influencia no es directamente proporcional al peso del voto de cada país, pues depende también de la habilidad estratégica y diplomática de las distintas capitales. Pero cuando hace falta buscar alianzas para aprobar o bloquear una propuesta, cualquier décima ayuda a inclinar la balanza.

La población de un país también influye en su presencia en el Banco Central Europeo. Junto al PIB, sirve para determinar la contribución al capital del emisor. España en estos momentos aporta el 8,2533% o 893 millones de euros. Esa cuota se reduciría dado que Catalunya supone una quinta parte del PIB español y casi un 16% de su población.

El “tamaño” de los países (y el peso de su sector financiero) también influye en la composición del Consejo de Gobierno del BCE, el órgano que una vez al mes suele fijar los tipos de interés. Ahora todos los socios del euro ocupan un asiento. Pero el sistema prevé la rotación cuando la Unión Monetaria cuente con más de 18 de socios, límite que se alcanzará con el ingreso de Letonia el próximo 1 de enero.

Cuando se incorpore el socio 19º, los cinco países más “grandes” (en base a PIB y balance del sector financiero) se sentarán en el Consejo más a menudo que el resto. España figura ahora en el primer grupo. Y es casi seguro que se mantendría en entre los “privilegiados”, incluso sin Cataluña.

El impacto podría ser mayor en el Parlamento Europeo. A España le corresponden 54 escaños y a Polonia, 51. Con siete millones de habitante menos es muy probable que en futuras elecciones el número de eurodiputados españoles y polacos tendería a igualarse, si se mantuvieran las similitudes demográficas entre los dos países.

En otras instituciones, como la Comisión Europea y el Tribunal de Justicia, la representación está más blindada (salvo la figura del llamado Abogado General). Cada país tiene derecho a un comisario y a un juez, con independencia de su población o riqueza. En todo caso, se podría reducir el número de funcionarios españoles, dado que suele haber una cierta relación entre el “tamaño” de cada país y la presencia de sus nacionales en el organigrama europeo.

En resumen, el escenario independentista del que tanto se habla estos días dejaría a España con dificultades para reivindicar un puesto en el “directorio” de la UE y acercaría al país a un segundo grupo, tanto en términos de población (con Polonia) como de PIB (mucho más cerca de Holanda que de Italia).

Un eurodiputado del partido popular letón se pregunta si es posible echar a Catalunya de la UE…

22 Sep

Hay que reconocer que España es un país de gente poco ilustrada e ignorante.
Arrimadas, Iceta, el tipo de Unió y el racista sonado no paran de decir que la UE echaría a los catalanes. Pero no explican cómo… O en qué artículo o tratado se especifica el proceso a seguir…

Claro, uno se pregunta que, a lo mejor, los que votarán unionismo les dejarán continuar dentro de España… Quizás deban hacerse un selfie con su papeleta… O ir a votar acompañado de un notario…

No es ninguna tonteria, ¿permitiría Rajoy que los suyos fueran expulsados de la unión…?
¿Acaso no apoyaría a los botiflers de Almirall, Freixenet o Pronovias…?

Pero, vuelvo a repetir, ¿cómo se expulsa a un estado en que la mayoría de la gente seguirá conservando el DNI español (aunque sea en el cajón)?
Y, si finalmente se decide expulsar al territorio, ¿cómo se hace eso? ¿O pasaría como en Chipre, toda la isla es de la UE pero las persona del norte no…?

En fin, es tan complicado que hasta un eurodiputado del partido popular letón, Artis Pabriks, también se lo pregunta:

“Si los catalanes votan por la independencia no veo ninguna regulación que pudiera excluir automáticamente de la Unión. ¿Alguien tiene más información?”

La UE, España y sus medios consideran que Catalunya se convertiría de facto en un estado.

18 Sep

El griego ( con perdón) de Margaritis dijo que Catalunya sería un tercer estado, para nada buscó un subterfugio… Mira que pudo decir una tercera región, o un tercer territorio
Pues no, sin trampa ni cartón, dijo ESTADO, ES TA DO…

Es evidente que si Catalunya declara la independencia, al día siguiente Europa nos mirará con ojos de  estado y por eso, siguiendo sus tratados deberá echar al pueblo catalán de su unión y tragarse el billón de euros que España debe…
Cuidado, la quiebra de España arrastraría toda la unión (y nosotros fuera, je je je…).

Mientras eso ocurre, Catalunya dispondrá como mínimo de 16.000.000.000 de euros más en sus presupuesto anual. Podrá hacer las políticas que quiera y hacer convenios internacionales con quien le plazca.

Lo que no entiendo es que mas allá del Riu Sénia sean tan paletos y publiquen las palabras del Margaritis como una victoria…

Posiblemente esta sea la portada más beneficiosa para el proceso que publicará jamás el ABC. Sin lugar a dudas deja claro que Catalunya será un estado.

Por cierto, pierde credibilidad el heleno porque “casualmente” está casado con una española del PP llamada Mercedes Alvargonzález hija del franquista naviero Juan Alvargonzález (estuvo en la armada española).
Ya ven como la saga de familias beneficiadas por el franquismo siguen ostentando el poder…

En todo caso, estar fuera nos librará de pagar la deuda española, incluso la parte del rescate griego que España quería endosarnos…

GRACIAS.

¿Qué pasaría si Catalunya estuviera momentaneamente fuera de la UE…?

8 Sep


(traducción de un artículo en ara.cat)

“Como nos jugamos el pan de nuestros hijos, debemos tener en cuenta todos los escenarios”. La frase la ha pronunciado este lunes Germà Bel, economista y cabeza de lista de Junts pel Sí en la demarcación de Tarragona, en el turno de preguntas de la presentación del programa de viabilidad económica de la independencia incorporado por la candidatura en el programa electoral. ¿A qué se refería? A la posibilidad de que un hipotético estado catalán quede fuera de la Unión Europea (UE) en la fase inicial del proceso. Este es un flanco que los partidarios del ‘no’ están aprovechando para plantear dudas sobre la viabilidad de la independencia, y Junts pel Sí lo ha aprovechado para plantear qué alternativas hay sobre la mesa para mantener relaciones económicas, políticas e institucionales con la comunidad europea. Una cuestión central en la medida en que dependen aspectos tan trascendentales como la negociación de la deuda que hay que asumir del Estado.

¿Qué pasa con el comercio?

“Si Catalunya forma parte de la UE, se acaba la historia. Si deja de ser miembro, puedes acuerdos comerciales”. En estos términos se expresó Bel. “En el peor de los casos, se pueden hacer acuerdos bilaterales”, destacó Oriol Amat, también economista y número ocho por Barcelona de la coalición que forman CDC y ERC para el 27-S. Amat ha mostrado especialmente optimista en una fase de su discurso: “No estaremos ni una milésima de segundo fuera de la UE”. ¿Sobre qué base argumental? “Si la independencia es inevitable, Europa obligará a negociar”. Tanto Bel como Amat, y posteriormente el número cuatro por Barcelona y presidente de la Generalitat, Artur Mas, se han esforzado en destacar que el 60% de las exportaciones catalanas van dirigidas fuera de España.

Amat también ha puesto de manifiesto que el 70% de las mercancías españolas que van al extranjero pasan por Catalunya, haciendo entender que el primer interesado en mantener un hipotético estado catalán dentro del marco institucional europeo es el mismo gobierno español. “Os podría decir que a España le iría mal sin nosotros, pero no lo haré. Soy de los convencidos de que a España le irá bien sin Catalunya, y quizás alguno de nosotros tenemos más confianza en la economía española que algunos españoles. España no quedaría como un país inviable”, apuntó Mas. Amat ha argumentado que, “realmente”, nada cambiaría después de la independencia. “Mientras se arreglan las formalidades, importa la normalidad”, ha apuntado el número ocho de Junts pel Sí en Barcelona.

¿Qué pasa con la deuda?

Es un debate central en caso de que algún día Catalunya y España se sienten en una mesa de negociación para tratar la independencia. Germà Bel ha querido introducir una nueva variable en la campaña de Junts pel Sí: la posibilidad de que un hipotético estado catalán se convierta en un estado “tercero” y no en un estado “sucesor”. “Los que mandan deberán decidirlo”, señaló el cabeza de lista de la coalición por Tarragona, porque “no está previsto en los tratados”. “Cuando hayan tomado la decisión, nos dirán en el Estado [español] y al estado catalán -ya reconocido- si somos miembros de la UE institucionalmente. Por tanto, si tendremos que asumir derechos y deberes”, añadió.

¿Qué traducción práctica tiene este escenario? En caso de que Catalunya no fuera considerada por las autoridades competentes como un estado “sucesor” y se la considerara un estado “tercero”, no tendría por qué hacerse responsable de la parte de la deuda española que le correspondiera. “Así es como funciona el derecho internacional, y así son las regulaciones específicas de procesos de secesión”, indicó Bel.

¿Qué pasa con las finanzas catalanas?

Un informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) -del que, por cierto, forma parte el candidato por Tarragona de Junts pel Sí situaba entre 4.000 y 5.000 millones de euros mensuales las necesidades de tesorería de la Generalitat para afrontar el escenario de una declaración unilateral de independencia sin ningún tipo de apoyo internacional. “Este escenario es sin negociación, y si la independencia es inevitable la UE obligará a negociar”, reiteró Amat. Este desfase mensual de tesorería tan elevado es en el supuesto de que el Estado no haga ninguna transferencia a Catalunya y la Generalitat sigue enviando todos los impuestos en Madrid…

¿Qué pasa con los bancos?

Uno de los argumentos que utiliza el bloque del ‘no’ es que los bancos establecidos en Catalunya se quedarían sin acceso a los mecanismos financieros que ofrece el Banco Central Europeo (BCE). “Hay bancos de fuera de la UE [suizos y estadounidenses] que están accediendo a financiación del BCE”, apuntó Bel, que cifró en 128 las entidades financieras que se encuentran en esta situación. “Para acceder a las ayudas, el país [de donde es original el banco], debe tener entidades financieras con sucursales o filiales en países de la UE”, ha defendido el cabeza de lista por Tarragona.

“España no puede perjudicar el Banco Santander o el BBVA”, argumentó Bel. La clave de todo, según Mas, es que la negociación entre el Estado y una hipotética Catalunya independiente no provoque “lesiones económicas”. “¿Cómo se saca contra su voluntad un país que ya forma parte de la UE?”, Se preguntó el presidente. Por si acaso, sin embargo, Junts pel Sí se plantea escenarios alternativos.

(by ara.cat)

España no podrá aplicar el artículo 155 porque después de la DUI las leyes españolas ya no regirán…

22 Jul

Tan fácil como 1+1 igual a 2…
Paso a paso:
Catalunya declara la independencia.
España ordena suspender la autonomía catalana.
Pero autonomía catalana ya no habrá ninguna.
Se tratará del Estado Soberano de Catalunya.
Las fuerzas de seguridad del estado español serán consideradas extranjeras y se les invitará a abandonar el país.

Todo lo que pueda ocurrir que no sea eso será por el uso de la fuerza…
Si las fuerzas del estado español intentaran entrar en el Parlament catalán podría ser considerado como una ataque, una declaración de guerra ente dos estados iguales.

Dicho esto, ¿qué dice la Corte Internacional?:

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) o la Corte Internacional de Justicia (TIJ), conocido coloquialmente como Corte Mundial, es el principal órgano judicial de las Naciones Unidas y fue establecida por la Carta de las Naciones Unidas en 1945.

Los dictámenes, junto con las decisiones en asuntos contenciosos, forman parte de la jurisprudencia internacional, que tiene como principal función la de servir como elemento esencial e imprescindible de interpretación del Derecho Internacional. En la práctica, la Corte Internacional de Justicia ha hecho un uso indistinto como precedentes de sus dictámenes y sentencias, tratando ambos tipos de resoluciones en pie de igualdad. Ambas, por tanto, son igualmente jurisprudencia.

Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 22 de julio de 2010 sobre la legalidad de la declaración unilateral independencia

– Declaramos que no hay ninguna norma en el derecho internacional que prohíba o esté en contra de las declaraciones unilaterales de independencia

– Declaramos que cuando hay una contradicción entre la legalidad constitucional de un estado y la voluntad democrática de un pueblo parte de este estado, prevalece siempre la voluntad democrática de este pueblo

– Declaramos que en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que es la voluntad de los ciudadanos, la cual crea o modifica la legalidad vigente cuando sea necesario.


Lo dicho, 1 segundo después de la DUI, la península ibérica estará formada por la aportación de 6 países…


España debería pagar el 100% de su deuda para continuar en la UE si Catalunya se independiza.

7 Abr

Uno de los muchos problemas que puede encontrarse España con la independencia de Catalunya es que haya algún país de la UE que esté hasta el gorro de España y cuestione que “lo que quede de España” no sea España y, por lo tanto, deba solicitar de nuevo el ingreso en la UE.
Digamos que, si Catalunya no se ha ganado ese estatus de facto, España tampoco.

Todo el mundo sabe que en el norte de Europa le tienen unas ganas enormes a España, sobre todo los estados contribuyentes natos como Finlandia, Holanda, Austria… que ven como su dinero va hacia AVE, autopistas y aeropuertos vacíos… O como las ayudas del paro se pierden en corrupción…

En fin, es bueno leer esta entrevista que aparece en vilaweb -y he traducido para ustedes- para comprobar muchas de las cosas que siempre voy diciendo y, además, alguna nueva como la posibilidad de que España tuviera que pagar el 100% de su deuda para así poder reclamar ser la continuadora del nombre de España…
Sí, sí, porque, en el caso de que Catalunya pagara una parte, es lógico que pidiera que España se dividiera en España del Nordeste y España del Noroeste-sur o entre República de España y Monarquía de España…
No, no es ninguna burrada, tenemos los ejemplos de norte y sur de Corea, Sudán (lo fue Vietnam). También las diferenciaciones pero manteniendo el nombre de Republica Democrática del Congo y República del Congo; Republica de Guniea y Guinea Bisau… También conservan nomenclatura las distintas Islas Vírgenes y Guayanas varias…

Ya ven, hasta el nombre de España podría incluirse en las negociaciones… Aunque ya sé que ustedes, queridos lectores, no van a enfadarse si finalmente nos llamamos Catalunya o con el tiempo Catalunya i Balears.

Pues eso, la abogada Ana Stanic, establecida en Londres, fundó en 2007 el despacho E & A en el Reino Unido. Se especializó en derecho comunitario. Su despacho puede representar estados en litigio con la UE, la UE en litigio con los estados, o empresas en litigio con gobiernos. Pero su especialidad son los acuerdos internacionales entre estados diferentes. Stanic hace años que sigue el caso catalán, y lo conoce bien.

-La Independencia implicaría la expulsión inmediata de Catalunya fuera de la UE.
-No. Está en la UE y no hay nada en el tratado de la UE que hable de las circunstancias con las que se encontrará Catalunya. No hay ninguna ley que hable. Habrá que ver.

-Su tesis es que a Catalunya le interesa que España se disuelva, más que que Cataluña se separe.
-Si Cataluña dice que la independencia implica la disolución de España, Catalunya y lo que quedara de España se encuentran en la misma situación. Ambos son estados nuevos. En ley internacional, la norma general sobre pertenencia a organismos internacionales, dice que un estado nuevo debe pedir su ingreso. Por tanto Catalunya debería pedir el ingreso, pero lo que quedara de España, también. En esta situación España no tendría derecho de veto para que quedara fuera de la UE. España, en teoría, también debería pedir el ingreso en la UE.

-¿Y cómo se hace para que no se vea que es la secesión de Catalunya, sino que España se disuelve?
-Es probable que, después de los catalanes, los vascos también quieran la independencia. Esto reforzaría el argumento de la disolución. Y se debería redactar una nueva constitución española. De hecho, históricamente, también se puede argumentar que España nace de la unión de los dos reinos [Castilla y Aragón]. No es un argumento definitivo, pero sí es una razón que se puede aducir. Más concretamente, esto refleja el hecho de que los catalanes son un pueblo constitutivo de España. De hecho, el presidente Rajoy dice que sin los catalanes, España no es España.

-¿Hay Precedentes de esto que decís?
-Sí. En el caso de Rusia, la antigua URSS, inicialmente decidió con el resto de nuevos países que se habían independizado, que sería un caso de disolución. La URSS desaparecía y nacía un país nuevo, Rusia. Firmaron el acuerdo. Pero entonces Rusia se dio cuenta de que si optaba por el camino de la disolución perdería el asiento permanente en la ONU. Volvió a hablar con el resto de países y les dijo: ¿podemos acordar que Rusia es la continuadora de la URSS, y no un estado nuevo, y en cambio nos quedamos nosotros toda la deuda? Y el resto estuvo de acuerdo.

-¿Y En el caso de Yugoslavia?
-No había acuerdo. Yugoslavia insistía en que ellos seguían siendo el mismo estado que antes de las independencias. No se disolvía. Era el continuador del viejo estado. Eslovenia, Croacia y el resto sí que eran países que se habían separado. Así es como la comunidad internacional veía la situación. No fue hasta el año 1992 que se decidió que era un caso contrario, que era un caso de disolución. Y Yugoslavia ya no existe.

-¿Cómo se llegó a ello?
-Con presión y lobbys dentro de la UE y la ONU. Se insistió en que los países, no sólo lo que se separa, sino también lo que se queda, tienen que pedir el ingreso de nuevo. Aquí es muy importante como Catalunya se posiciona y lo explica en el mundo. Y entonces convertir el argumento en una carta negociadora. Creo que tiene evidencia histórica. Pero también es una cuestión de nación democrática. Desde mi punto de vista, la idea es que un país lo forman su gente. Y si hay gente que se va del país, pues no es igual. Aviso, no será un argumento fácil de aceptar por los demás, especialmente en España, pero eso no quiere decir que no sea un argumento válido. En derecho internacional en este punto se habla de hechos, no de leyes.

-El 27-S la UE contará número de votantes, no de diputados.
-Difícil de decir. Creo que es importante que tenga votos y diputados. A ver si lo entiendo bien, aquí la idea es que las elecciones son plebiscitarias, que sustituyen al referéndum. Pues en los referendos es cuestión de votos. Creo que lo tenga todo. Ahora, la pregunta es cuántos necesite.

-¿Qué quiere decir? 51%, no?
-Probablemente se necesitará más.

-En Escocia el NO ganó con el 53%. ¿Por qué aquí más?
-En Escocia fue un referéndum, y aquí serán elecciones. Esto ya es una diferencia. Y no es una cuestión de tener suficiente, sino de que es más legítimo. Mira Eslovenia, de donde soy. Llegamos al 88% a favor de la independencia. Y la UE no le bastó. Dijo dos días antes de la proclamación de independencia que nunca reconocía Eslovenia. Y mira.

-Ahora Eslovenia es dentro de la UE, y el euro.
-La proclamamos, la independencia. Hicimos la nuestra. No esperamos el sí de nadie. Ganamos el referéndum en 1990 y en 1991 proclamamos la independencia aunque dos días antes la UE nos había dicho que no nos reconocería nunca. Tras la proclamación hubo una guerra de diez días, cuando el ejército yugoslavo atacó, y comenzaron negociaciones en una isla de Croacia entre nosotros y la UE. Se acordó una moratoria sobre la independencia. Teníamos que esperar hasta el 8 de octubre. Lo hicimos y el 8 de octubre ya éramos independientes. Finalmente el 16 de diciembre de 1991, casi un año después del referéndum, y tras la presión de Alemania, la UE anunció que nos reconocería el 15 de enero de 1992.

-Alemania, Clave. Es más útil buscar aliados en Europa que hablar con España, pues.
-Es importante que vean que intentan un diálogo con ellos para que parte de su legitimidad sea que la otra parte no habla. Pero como no esperáis llegar a ningún acuerdo, no os quedéis sentados sin hacer nada. Te levantas y vas a hablar con los acreedores. Los bancos. La primera preocupación de la comunidad internacional hoy, y para la UE también, es la deuda española. ¿Cuál es la posición catalana sobre la deuda española? Esto es importante. Se han usado criterios diferentes en otros casos a la hora de dividir los activos y las obligaciones. En el caso yugoslavo la clave para la partición de la deuda fue incluir una combinación de población, exportaciones, el PNB y otros. Esta clave sirvió para distribuir la deuda entre los estados. Clave aportada por el Fondo Monetario Internacional, por la falta de tiempo de Eslovenia. Pero vosotros tenéis tiempo.

-Vas a los bancos donde España debe dinero y dices que pagarás la parte que toca y ellos responderán: pagarás la parte entera.
-Es lo que intentaron en el caso esloveno. Sí lo intentaron, sí. Dijimos que no y, tras largas negociaciones, sólo pagamos nuestra parte. Y no olvide los activos. También es una cuestión de saber dónde están los activos. Para los activos hay varios precedentes que han utilizado criterios diferentes. En el caso de Yugoslavia combinaron población, exportaciones, PIB. En el caso esloveno fue diseñado por el Fondo Monetario Internacional por falta de tiempo. Repito, pero vosotros tenéis tiempo.

-Eslovenia se pone como ejemplo de país que eligió lista unitaria de partidos, y no listas separadas.
-La Gente hace un paralelismo con Eslovenia porque aquí tiene el mismo debate. No lo veo claro. La lista unitaria se dijo Oposición Democrática y el manifiesto incluía la soberanía. Se formó por la misma razón que aquí: por el miedo que separados no llegaríamos, y juntos sí. Y fue verdad. Juntos obtuvieron el 54%, suficiente para ocupar el gobierno. Pero hay diferencias: allí las elecciones multipartitas eran novedad. Piensa que los partidos que formaban la coalición se habían creado sólo meses antes. Meses. Y no tenían dinero. Y también sí-sí y sí-no, como aquí, cuando se hicieron las elecciones. Se votaba más la capacidad de ser soberano. Luego ya vendría la decisión de irse o quedarse. Muchos votos fueron contra el comunismo, a favor de la pluralidad de partidos, por una economía de mercado, etcétera. No era tan sólo un voto sobre la independencia. Es difícil de utilizar esta analogía. Es una situación diferente.

-El número de lenguas que declaramos oficial será determinante para UE?
-No hay duda de que asegurar los derechos de las minorías y los derechos humanos son principios clave de la UE, que Catalunya debería defender. El estado de derecho y un sistema judicial que sea independiente, la fortaleza de las instituciones y la gobernabilidad son, en mi opinión, clave para convencer a todos de que el futuro de Catalunya mejorará y respetará los derechos de todos los ciudadanos, sin importarlo su origen.

-La población española tratada como minoría en Catalunya y respetar sus derechos. ¿Es esto?
-Minoría lo serán de un día para otro. Todos serán ciudadanos catalanes, pero sería importante permitir la doble nacionalidad, por ejemplo. Y que la gente no tenga que escoger. En el caso esloveno la gente tuvo que escoger la nacionalidad y muchos no fueron capaces de elegir. No querían dejar de ser bosnios, por ejemplo. Eslovenia les denegó derechos y hay gente que durante veinte años no ha podido conseguir un trabajo. Eslovenia perdió un caso ante el Tribunal de los Derechos Humanos, dos años atrás, por esta razón: hicimos denegar la ciudadanía de 20.000 personas, muchos de los cuales eran eslovenos con raíces bosnias que habían llegado a los años setenta. No teníamos que haber hecho.

La ANC debe escuchar a Martí Anglada y hacer campaña para que el pueblo sepa que el 27-S también es un referéndum.

16 Feb

Es evidente que las próximas elecciones catalanas habrá que venderlas como si se votara con dos papeletas.

Serán unas elecciones y un referéndum a la vez.
El mundo estará atento y querrá comprobar que el partido político que gane sea independentista y que la suma de partidos que se presenten con la independencia superen la mitad.

Martí Anglada tiene razón, hay que superar ese 50%, es más, debería superarse en un par de puntos para dejarlo bien claro. Unos 100.000 votos más es lo que haría falta. Aunque lícito es el 50% + 1.

La ANC debe escuchar a Martí Anglada y convencer al pueblo que el 27-S también es un referéndum. Y quizás su nueva campaña para el 11-S debería ser eso. Recordarle a la gente que hay que rebasar el 50%…

En todo caso, veamos las elecciones del 2012 para comprobar si estamos cerca de esa mitad más uno:

Los partidos independentistas (CiU, ERC, CUP y SI) consiguieron el 49’15%.
Supongo que ustedes saben que la distribución de votos por circunscripciones y la ley de Hont hacen que se consigan mayorías absolutas sin la mitad de los votos.
En el 2010 (sin la CUP pero con Reagrupament) fue del 49’99%…

Si no se contaran los votos nulos o en blanco se habría sobrepasado ese porcentaje en el recuento final entre favorables y contrarios… Cuidado, no es ninguna burrada, en Quebec se hizo el tanto por ciento a partir de los votos válidos:

Y ya que hablamos de Quebec, hay que recordar que ellos tuvieron una la ley de Claridad. Pero, como España no hará ninguna, al menos sería bueno que ese 50% + 1 también ocurriera en cada una de las 4 provincias catalanas.
Mirando los resultados de 2012, todas las circunscripciones lo consiguieron menos Barcelona que le faltó 5 puntos…
Hay trabajo que hacer…

Desde Francia califican a Rajoy de autista y heredero del franquismo.

25 Nov

Fabuloso artículo en el que se denuncia el expolio y falta de inversión estatal que sufre Catalunya. También culpa al PP de Rajoy del deterioro entre Catalunya y España, al presidente español lo califica de autista y que su política es un tendencia dominante heredada del franquismo…

Termina el escrito con que la democracia está por encima de todo y que hay que considerar la aparición de nuevas naciones dentro del marco de la ONU.

En fin, es importante que el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas francés (IRIS) haga estas reflexiones.

La situation politique en Catalogne : quels défis ?

Depuis maintenant plusieurs années, la Catalogne connaît un processus politique de mobilisation de plus en plus intense en faveur de l’indépendance. Ainsi, depuis 2012, chaque 11 septembre, jour de la fête nationale catalane, de gigantesques manifestations sont organisées. En 2014, ce sont probablement 1,8 million de personnes qui sont descendues dans les rues de Barcelone pour exiger le droit à l’autodétermination et donc de pouvoir se prononcer sur la question de l’indépendance.



Le 9 novembre dernier, ce sont 1,8 millions de Catalans, sur un corps électoral de 5,4 millions, qui se sont exprimés au cours d’une impressionnante consultation populaire, appelée processus consultatif, pourtant jugé illégale les autorités politiques de Madrid. Une double question était posée :

“Voulez-vous que la Catalogne devienne un État et, si oui, voulez-vous que cet État soit indépendant ?”

Plus de 80% des participants ont répondu “oui” aux deux questions posées.

La forte participation à ce scrutin, organisé par le gouvernement catalan et des organisations de la société civile alors que le tribunal constitutionnel espagnol avait dénoncé son caractère inconstitutionnel, montre que les relations entre le gouvernement espagnol et une forte partie des Catalans se sont désormais considérablement tendues.

Dans le système politique décentralisé qui régit l’État espagnol, les Catalans considèrent par exemple qu’ils sont victimes d’une inégalité patente en ce qui concerne la forte contribution de leur région au budget national espagnol et ce qui lui est redistribué par le gouvernement central.

Traditionnellement, la Catalogne est en effet l’une des régions les plus riches d’Espagne ; or, si cette inégalité de contribution était acceptée lorsque l’économie était florissante, elle ne l’est plus aujourd’hui alors que la crise économique a très durement frappé de larges pans de la population et qu’un processus de paupérisation préoccupant s’est cristallisé en Catalogne, comme d’ailleurs dans le reste de l’Espagne. L’opinion publique catalane accuse aussi Madrid de systématiquement négliger les infrastructures publiques en Catalogne au profit d’autres régions.

Mais ces enjeux économiques et sociaux ne sont peut-être finalement pas les paramètres les plus importants pour comprendre la radicalisation d’une forte partie de la population catalane.

En effet, la dimension identitaire apparaît déterminante. Historiquement, la Catalogne a, depuis des décennies, défendu sa langue et ses spécificités culturelles.

Ainsi, dans une période récente, la résistance à l’interdiction de l’enseignement de la langue catalane dans les établissements scolaires publics durant la dictature franquiste (1939-1975) a été un facteur déterminant dans l’affirmation et le renforcement de la conscience nationale catalane.

Quand la démocratie a été restaurée en Espagne, après la mort du général Franco, la nouvelle Constitution a dû tenir compte de cette réalité en reconnaissant de larges pouvoirs décentralisés à la Generalitat de Catalogne (la Generalitat est l’expression d’un système institutionnel à travers lequel s’organise politiquement l’auto-gouvernement de Catalogne), l’une des 17 communautés autonomes espagnoles. Il est, par exemple, remarquable que les Catalans soient tous bilingues, pratiquant le catalan et l’espagnol, à la fin de l’éducation obligatoire, à 16 ans.

Durant plusieurs décennies, le catalanisme, c’est-à-dire l’expression culturelle et politique de ce fort sentiment identitaire, a pu se développer sans beaucoup d’entraves.

La détérioration brutale de la situation économique et le retour au pouvoir, en 2011, du Parti populaire, parti situé très à droite sur l’échiquier politique, ont ravivé et exacerbé toutes les tensions. Cette formation, actuellement dirigée par Mariano Rajoy, développe en effet un cours politique très centralisateur et une forme de néo-conservatisme espagnol. Cette tendance dominante, héritée du franquisme, cherchant à restaurer les principes de grandeur de la nation espagnole et de la religion catholique va frontalement s’opposer au sentiment national catalan.

Ainsi, les gouvernements de Madrid dirigés par le Parti populaire n’ont cessé de multiplier des initiatives considérées comme humiliantes et provocatrices par les Catalans : attaque contre le modèle d’éducation scolaire bilingue, prohibition des émissions de la Télévision de Catalogne dans la région voisine de Valence… les exemples sont nombreux.

Depuis plusieurs années, les fins de non-recevoir systématiques du gouvernement espagnol aux revendications catalanes et l’intransigeance autiste du gouvernement Rajoy ont contribué à une radicalisation politique d’importants pans de la population catalane. Ce qui était depuis longtemps affirmation identitaire culturelle s’est désormais transformé en exigence politique. D’autant qu’un fort sentiment républicain est historiquement ancré en Catalogne, rejetant le système de la monarchie qui prévaut en Espagne.

Les questions que posent cet État de fait sont multiples.

Comment définir une nation ?

Doit-on considérer que les États-nations tels que reconnus par l’ONU sont des données atemporelles, fixées une fois pour toutes ou, au contraire, doit-on admettre que ce modèle puisse être remis en question si la majorité des citoyens d’un territoire n’accepte plus d’être sous la tutelle d’une instance plus large ?

Pour répondre à ces questions, seule la voie démocratique est satisfaisante et efficace. Le cas écossais est, de ce point de vue, exemplaire, a contrario, la rigidité du gouvernement de Madrid a fortement contribué à amplifier et enraciner les mobilisations en Catalogne.

De nombreux Catalans considèrent que proclamer leur propre État leur permettrait de vivre de façon plus juste, plus harmonieuse et de mieux décider de leur destin.

En d’autres termes, selon eux, une entité étatique plus petite serait plus respectueuse de leur identité culturelle, et permettrait ainsi de mieux résister à la tendance abusivement uniformisatrice de la globalisation.

Mais, n’est-il pas alors plus efficient de concevoir des États-nations respectueux d’identités multiples ?

Ne peut-on être Catalan et Espagnol ? Écossais et Britannique ?
D’autant que l’hypothétique accession de la Catalogne à l’indépendance ne réglerait pas en tant que tels les défis économiques de cette région. Les revendications sociales traversent aussi la Catalogne et tous ses habitants n’y ont pas les mêmes intérêts.

On le voit, le cas catalan, au-delà de sa spécificité, soulève de multiples questionnements, qui risquent de se poser avec acuité au sein de nombreuses sociétés modernes dans les années à venir.

La seule véritable réponse à ces défis identitaires reste probablement l’exercice de la démocratie citoyenne.

Légal ou pas, le vote du 9 novembre a été vécu par un grand nombre de Catalans avec émotion et gravité, et comme un moment historique.

(by Didier Billion)


Aquí el artículo original.

Aparece DRETS, asociación de abogados que lucharán por la catalanofobia e insultos en la red.

30 Oct

Cuando tienes un estado que no hace nada ante tanta difamación y tanto llamarnos nazis… debe aparecer un grupo de voluntarios que sí lo haga.
La única función del estado español en Catalunya, actualmente, es la de prohibir y expoliar.

Un grupo de abogados han creado la asociación DRETS (Derechos o de pie), una entidad sin ánimo de lucro para luchar contra las amenazas e insultos que se publican en las redes sociales y algunos medios de comunicación contra los catalanes. DRETS ya ha anunciado diversas acciones legales contra lo que califican de catalanofobia.

Los diversos profesionales de la abogacía que han creado la asociación DRETS tienen la intención de denunciar todos los mensajes ofensivos con los catalanes publicados en las redes sociales, pero también a medios de comunicación y tribunas de opinión.

Los promotores de la iniciativa aseguran que cada día se cuelgan en las redes sociales decenas de mensajes con contenido catalanófobo, un fenómeno contra el que denuncian que las instituciones estatales no están actuando. El presidente de la asociación, Sergi Blázquez, ha explicado que “hemos nacido precisamente para cubrir allí donde había un agujero negro, donde no había cobertura y donde nadie actuaba”. Según han explicado, si las denuncias no prosperan en la justicia española recurrirán a instancias internacionales. 

A pesar de que el grupo se ha presentado hoy, la primera actuación la hicieron en julio, cuando personarse como acusación popular en el caso de las fotografías de 33 jueces catalanes publicadas en ‘La Razón’. La próxima intervención será este miércoles con la presentación de una denuncia contra un centenar de Tweets en Twitter que, según dicen, pueden ser constitutivas de delito. Aseguran que se trata de mensajes que incitan a la violencia contra los catalanes, los amenazan de muerte o banalizan el nazismo. También han anunciado que tienen intención de actuar contra los discursos que el 12 de octubre hicieron los responsables de organizaciones de ultraderecha en Montjuïc. Desde la entidad aseguran que en estos parlamentos se incitaba al odio ya la violencia.

El objetivo de DRETS es sacar adelante todas las denuncias con el apoyo económico de los ciudadanos, al que recurrirán cuando sea necesario asumir gastos judiciales. En estos casos, explicaron, pondrán en marcha iniciativas para recoger fondos o harán campañas de micromecenaje. Todo, con el objetivo de evitar pedir subvenciones. Los abogados que colaboran, además, lo hacen de manera voluntaria.

Una especie de “Manos Limpias” catalana pero sin ser franquistas y a favor de la democracia.

Pues nada, hoy mismo les envío la IP y las capturas de los insultos que me pone “aspirina” (aka botifler)…

Catalunya denunciará en los organismos internacionales la falta de democracia del estado español.

30 Oct

El choque de trenes está servido…

El bloque soberanista está preparando un documento de denuncia política internacional al Gobierno español por impedir la celebración de la consulta del 9 de noviembre. El texto, en el que trabajan tanto los partidos como los representantes de la sociedad civil, será la plasmación de la recogida de firmas que propuso ICV como uno de los mecanismos alternativos, junto al nuevo proceso de participación ciudadana planteado por Artur Mas a la suspensión de la consulta en su formato inicial decidida por el Tribunal Constitucional.

El documento lo firmarán los ciudadanos que lo deseen el mismo 9 de noviembre, con independencia de que se pueda llevar a cabo también la votación o no, y la intención es remitirlo después a la Asamblea General de las Naciones Unidas, al Parlamento Europeo, a la Comisión Europea y al Consejo de Europa. El texto repasa el camino que se ha seguido en Catalunya desde la aprobación del proyecto de reforma del Estatut por el Parlament en septiembre del 2005, constata la falta de voluntad política del Gobierno español para dialogar y su negativa a permitir el ejercicio del derecho a decidir, y pide a las instituciones internacionales a las que se dirige que actúen para que los catalanes puedan decidir democráticamente su futuro político.

Además de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, en la preparación del documento interviene asimismo la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y la previsión es celebrar el próximo miércoles día 5 un acto conjunto de cargos electos en el Parlament, el Congreso, el Senado, el Parlamento Europeo y los ayuntamientos para presentarlo públicamente. Un acto que, a la vista del calendario -el día antes, el martes, se reúne el pleno del Tribunal Constitucional-, podría convertirse en la primera réplica a la posible nueva suspensión en esta caso del proceso de participación.

España lleva siglos con cabezas de estado no votados por el pueblo.
Es un país que no se siente cómodo con la democracia.