Archivo | legalidad internacional RSS feed for this section

¿Qué pasaría si Catalunya estuviera momentaneamente fuera de la UE…?

8 Sep


(traducción de un artículo en ara.cat)

“Como nos jugamos el pan de nuestros hijos, debemos tener en cuenta todos los escenarios”. La frase la ha pronunciado este lunes Germà Bel, economista y cabeza de lista de Junts pel Sí en la demarcación de Tarragona, en el turno de preguntas de la presentación del programa de viabilidad económica de la independencia incorporado por la candidatura en el programa electoral. ¿A qué se refería? A la posibilidad de que un hipotético estado catalán quede fuera de la Unión Europea (UE) en la fase inicial del proceso. Este es un flanco que los partidarios del ‘no’ están aprovechando para plantear dudas sobre la viabilidad de la independencia, y Junts pel Sí lo ha aprovechado para plantear qué alternativas hay sobre la mesa para mantener relaciones económicas, políticas e institucionales con la comunidad europea. Una cuestión central en la medida en que dependen aspectos tan trascendentales como la negociación de la deuda que hay que asumir del Estado.

¿Qué pasa con el comercio?

“Si Catalunya forma parte de la UE, se acaba la historia. Si deja de ser miembro, puedes acuerdos comerciales”. En estos términos se expresó Bel. “En el peor de los casos, se pueden hacer acuerdos bilaterales”, destacó Oriol Amat, también economista y número ocho por Barcelona de la coalición que forman CDC y ERC para el 27-S. Amat ha mostrado especialmente optimista en una fase de su discurso: “No estaremos ni una milésima de segundo fuera de la UE”. ¿Sobre qué base argumental? “Si la independencia es inevitable, Europa obligará a negociar”. Tanto Bel como Amat, y posteriormente el número cuatro por Barcelona y presidente de la Generalitat, Artur Mas, se han esforzado en destacar que el 60% de las exportaciones catalanas van dirigidas fuera de España.

Amat también ha puesto de manifiesto que el 70% de las mercancías españolas que van al extranjero pasan por Catalunya, haciendo entender que el primer interesado en mantener un hipotético estado catalán dentro del marco institucional europeo es el mismo gobierno español. “Os podría decir que a España le iría mal sin nosotros, pero no lo haré. Soy de los convencidos de que a España le irá bien sin Catalunya, y quizás alguno de nosotros tenemos más confianza en la economía española que algunos españoles. España no quedaría como un país inviable”, apuntó Mas. Amat ha argumentado que, “realmente”, nada cambiaría después de la independencia. “Mientras se arreglan las formalidades, importa la normalidad”, ha apuntado el número ocho de Junts pel Sí en Barcelona.

¿Qué pasa con la deuda?

Es un debate central en caso de que algún día Catalunya y España se sienten en una mesa de negociación para tratar la independencia. Germà Bel ha querido introducir una nueva variable en la campaña de Junts pel Sí: la posibilidad de que un hipotético estado catalán se convierta en un estado “tercero” y no en un estado “sucesor”. “Los que mandan deberán decidirlo”, señaló el cabeza de lista de la coalición por Tarragona, porque “no está previsto en los tratados”. “Cuando hayan tomado la decisión, nos dirán en el Estado [español] y al estado catalán -ya reconocido- si somos miembros de la UE institucionalmente. Por tanto, si tendremos que asumir derechos y deberes”, añadió.

¿Qué traducción práctica tiene este escenario? En caso de que Catalunya no fuera considerada por las autoridades competentes como un estado “sucesor” y se la considerara un estado “tercero”, no tendría por qué hacerse responsable de la parte de la deuda española que le correspondiera. “Así es como funciona el derecho internacional, y así son las regulaciones específicas de procesos de secesión”, indicó Bel.

¿Qué pasa con las finanzas catalanas?

Un informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) -del que, por cierto, forma parte el candidato por Tarragona de Junts pel Sí situaba entre 4.000 y 5.000 millones de euros mensuales las necesidades de tesorería de la Generalitat para afrontar el escenario de una declaración unilateral de independencia sin ningún tipo de apoyo internacional. “Este escenario es sin negociación, y si la independencia es inevitable la UE obligará a negociar”, reiteró Amat. Este desfase mensual de tesorería tan elevado es en el supuesto de que el Estado no haga ninguna transferencia a Catalunya y la Generalitat sigue enviando todos los impuestos en Madrid…

¿Qué pasa con los bancos?

Uno de los argumentos que utiliza el bloque del ‘no’ es que los bancos establecidos en Catalunya se quedarían sin acceso a los mecanismos financieros que ofrece el Banco Central Europeo (BCE). “Hay bancos de fuera de la UE [suizos y estadounidenses] que están accediendo a financiación del BCE”, apuntó Bel, que cifró en 128 las entidades financieras que se encuentran en esta situación. “Para acceder a las ayudas, el país [de donde es original el banco], debe tener entidades financieras con sucursales o filiales en países de la UE”, ha defendido el cabeza de lista por Tarragona.

“España no puede perjudicar el Banco Santander o el BBVA”, argumentó Bel. La clave de todo, según Mas, es que la negociación entre el Estado y una hipotética Catalunya independiente no provoque “lesiones económicas”. “¿Cómo se saca contra su voluntad un país que ya forma parte de la UE?”, Se preguntó el presidente. Por si acaso, sin embargo, Junts pel Sí se plantea escenarios alternativos.

(by ara.cat)

España no podrá aplicar el artículo 155 porque después de la DUI las leyes españolas ya no regirán…

22 Jul

Tan fácil como 1+1 igual a 2…
Paso a paso:
Catalunya declara la independencia.
España ordena suspender la autonomía catalana.
Pero autonomía catalana ya no habrá ninguna.
Se tratará del Estado Soberano de Catalunya.
Las fuerzas de seguridad del estado español serán consideradas extranjeras y se les invitará a abandonar el país.

Todo lo que pueda ocurrir que no sea eso será por el uso de la fuerza…
Si las fuerzas del estado español intentaran entrar en el Parlament catalán podría ser considerado como una ataque, una declaración de guerra ente dos estados iguales.

Dicho esto, ¿qué dice la Corte Internacional?:

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) o la Corte Internacional de Justicia (TIJ), conocido coloquialmente como Corte Mundial, es el principal órgano judicial de las Naciones Unidas y fue establecida por la Carta de las Naciones Unidas en 1945.

Los dictámenes, junto con las decisiones en asuntos contenciosos, forman parte de la jurisprudencia internacional, que tiene como principal función la de servir como elemento esencial e imprescindible de interpretación del Derecho Internacional. En la práctica, la Corte Internacional de Justicia ha hecho un uso indistinto como precedentes de sus dictámenes y sentencias, tratando ambos tipos de resoluciones en pie de igualdad. Ambas, por tanto, son igualmente jurisprudencia.

Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 22 de julio de 2010 sobre la legalidad de la declaración unilateral independencia

– Declaramos que no hay ninguna norma en el derecho internacional que prohíba o esté en contra de las declaraciones unilaterales de independencia

– Declaramos que cuando hay una contradicción entre la legalidad constitucional de un estado y la voluntad democrática de un pueblo parte de este estado, prevalece siempre la voluntad democrática de este pueblo

– Declaramos que en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que es la voluntad de los ciudadanos, la cual crea o modifica la legalidad vigente cuando sea necesario.


Lo dicho, 1 segundo después de la DUI, la península ibérica estará formada por la aportación de 6 países…


España debería pagar el 100% de su deuda para continuar en la UE si Catalunya se independiza.

7 Abr

Uno de los muchos problemas que puede encontrarse España con la independencia de Catalunya es que haya algún país de la UE que esté hasta el gorro de España y cuestione que “lo que quede de España” no sea España y, por lo tanto, deba solicitar de nuevo el ingreso en la UE.
Digamos que, si Catalunya no se ha ganado ese estatus de facto, España tampoco.

Todo el mundo sabe que en el norte de Europa le tienen unas ganas enormes a España, sobre todo los estados contribuyentes natos como Finlandia, Holanda, Austria… que ven como su dinero va hacia AVE, autopistas y aeropuertos vacíos… O como las ayudas del paro se pierden en corrupción…

En fin, es bueno leer esta entrevista que aparece en vilaweb -y he traducido para ustedes- para comprobar muchas de las cosas que siempre voy diciendo y, además, alguna nueva como la posibilidad de que España tuviera que pagar el 100% de su deuda para así poder reclamar ser la continuadora del nombre de España…
Sí, sí, porque, en el caso de que Catalunya pagara una parte, es lógico que pidiera que España se dividiera en España del Nordeste y España del Noroeste-sur o entre República de España y Monarquía de España…
No, no es ninguna burrada, tenemos los ejemplos de norte y sur de Corea, Sudán (lo fue Vietnam). También las diferenciaciones pero manteniendo el nombre de Republica Democrática del Congo y República del Congo; Republica de Guniea y Guinea Bisau… También conservan nomenclatura las distintas Islas Vírgenes y Guayanas varias…

Ya ven, hasta el nombre de España podría incluirse en las negociaciones… Aunque ya sé que ustedes, queridos lectores, no van a enfadarse si finalmente nos llamamos Catalunya o con el tiempo Catalunya i Balears.

Pues eso, la abogada Ana Stanic, establecida en Londres, fundó en 2007 el despacho E & A en el Reino Unido. Se especializó en derecho comunitario. Su despacho puede representar estados en litigio con la UE, la UE en litigio con los estados, o empresas en litigio con gobiernos. Pero su especialidad son los acuerdos internacionales entre estados diferentes. Stanic hace años que sigue el caso catalán, y lo conoce bien.

-La Independencia implicaría la expulsión inmediata de Catalunya fuera de la UE.
-No. Está en la UE y no hay nada en el tratado de la UE que hable de las circunstancias con las que se encontrará Catalunya. No hay ninguna ley que hable. Habrá que ver.

-Su tesis es que a Catalunya le interesa que España se disuelva, más que que Cataluña se separe.
-Si Cataluña dice que la independencia implica la disolución de España, Catalunya y lo que quedara de España se encuentran en la misma situación. Ambos son estados nuevos. En ley internacional, la norma general sobre pertenencia a organismos internacionales, dice que un estado nuevo debe pedir su ingreso. Por tanto Catalunya debería pedir el ingreso, pero lo que quedara de España, también. En esta situación España no tendría derecho de veto para que quedara fuera de la UE. España, en teoría, también debería pedir el ingreso en la UE.

-¿Y cómo se hace para que no se vea que es la secesión de Catalunya, sino que España se disuelve?
-Es probable que, después de los catalanes, los vascos también quieran la independencia. Esto reforzaría el argumento de la disolución. Y se debería redactar una nueva constitución española. De hecho, históricamente, también se puede argumentar que España nace de la unión de los dos reinos [Castilla y Aragón]. No es un argumento definitivo, pero sí es una razón que se puede aducir. Más concretamente, esto refleja el hecho de que los catalanes son un pueblo constitutivo de España. De hecho, el presidente Rajoy dice que sin los catalanes, España no es España.

-¿Hay Precedentes de esto que decís?
-Sí. En el caso de Rusia, la antigua URSS, inicialmente decidió con el resto de nuevos países que se habían independizado, que sería un caso de disolución. La URSS desaparecía y nacía un país nuevo, Rusia. Firmaron el acuerdo. Pero entonces Rusia se dio cuenta de que si optaba por el camino de la disolución perdería el asiento permanente en la ONU. Volvió a hablar con el resto de países y les dijo: ¿podemos acordar que Rusia es la continuadora de la URSS, y no un estado nuevo, y en cambio nos quedamos nosotros toda la deuda? Y el resto estuvo de acuerdo.

-¿Y En el caso de Yugoslavia?
-No había acuerdo. Yugoslavia insistía en que ellos seguían siendo el mismo estado que antes de las independencias. No se disolvía. Era el continuador del viejo estado. Eslovenia, Croacia y el resto sí que eran países que se habían separado. Así es como la comunidad internacional veía la situación. No fue hasta el año 1992 que se decidió que era un caso contrario, que era un caso de disolución. Y Yugoslavia ya no existe.

-¿Cómo se llegó a ello?
-Con presión y lobbys dentro de la UE y la ONU. Se insistió en que los países, no sólo lo que se separa, sino también lo que se queda, tienen que pedir el ingreso de nuevo. Aquí es muy importante como Catalunya se posiciona y lo explica en el mundo. Y entonces convertir el argumento en una carta negociadora. Creo que tiene evidencia histórica. Pero también es una cuestión de nación democrática. Desde mi punto de vista, la idea es que un país lo forman su gente. Y si hay gente que se va del país, pues no es igual. Aviso, no será un argumento fácil de aceptar por los demás, especialmente en España, pero eso no quiere decir que no sea un argumento válido. En derecho internacional en este punto se habla de hechos, no de leyes.

-El 27-S la UE contará número de votantes, no de diputados.
-Difícil de decir. Creo que es importante que tenga votos y diputados. A ver si lo entiendo bien, aquí la idea es que las elecciones son plebiscitarias, que sustituyen al referéndum. Pues en los referendos es cuestión de votos. Creo que lo tenga todo. Ahora, la pregunta es cuántos necesite.

-¿Qué quiere decir? 51%, no?
-Probablemente se necesitará más.

-En Escocia el NO ganó con el 53%. ¿Por qué aquí más?
-En Escocia fue un referéndum, y aquí serán elecciones. Esto ya es una diferencia. Y no es una cuestión de tener suficiente, sino de que es más legítimo. Mira Eslovenia, de donde soy. Llegamos al 88% a favor de la independencia. Y la UE no le bastó. Dijo dos días antes de la proclamación de independencia que nunca reconocía Eslovenia. Y mira.

-Ahora Eslovenia es dentro de la UE, y el euro.
-La proclamamos, la independencia. Hicimos la nuestra. No esperamos el sí de nadie. Ganamos el referéndum en 1990 y en 1991 proclamamos la independencia aunque dos días antes la UE nos había dicho que no nos reconocería nunca. Tras la proclamación hubo una guerra de diez días, cuando el ejército yugoslavo atacó, y comenzaron negociaciones en una isla de Croacia entre nosotros y la UE. Se acordó una moratoria sobre la independencia. Teníamos que esperar hasta el 8 de octubre. Lo hicimos y el 8 de octubre ya éramos independientes. Finalmente el 16 de diciembre de 1991, casi un año después del referéndum, y tras la presión de Alemania, la UE anunció que nos reconocería el 15 de enero de 1992.

-Alemania, Clave. Es más útil buscar aliados en Europa que hablar con España, pues.
-Es importante que vean que intentan un diálogo con ellos para que parte de su legitimidad sea que la otra parte no habla. Pero como no esperáis llegar a ningún acuerdo, no os quedéis sentados sin hacer nada. Te levantas y vas a hablar con los acreedores. Los bancos. La primera preocupación de la comunidad internacional hoy, y para la UE también, es la deuda española. ¿Cuál es la posición catalana sobre la deuda española? Esto es importante. Se han usado criterios diferentes en otros casos a la hora de dividir los activos y las obligaciones. En el caso yugoslavo la clave para la partición de la deuda fue incluir una combinación de población, exportaciones, el PNB y otros. Esta clave sirvió para distribuir la deuda entre los estados. Clave aportada por el Fondo Monetario Internacional, por la falta de tiempo de Eslovenia. Pero vosotros tenéis tiempo.

-Vas a los bancos donde España debe dinero y dices que pagarás la parte que toca y ellos responderán: pagarás la parte entera.
-Es lo que intentaron en el caso esloveno. Sí lo intentaron, sí. Dijimos que no y, tras largas negociaciones, sólo pagamos nuestra parte. Y no olvide los activos. También es una cuestión de saber dónde están los activos. Para los activos hay varios precedentes que han utilizado criterios diferentes. En el caso de Yugoslavia combinaron población, exportaciones, PIB. En el caso esloveno fue diseñado por el Fondo Monetario Internacional por falta de tiempo. Repito, pero vosotros tenéis tiempo.

-Eslovenia se pone como ejemplo de país que eligió lista unitaria de partidos, y no listas separadas.
-La Gente hace un paralelismo con Eslovenia porque aquí tiene el mismo debate. No lo veo claro. La lista unitaria se dijo Oposición Democrática y el manifiesto incluía la soberanía. Se formó por la misma razón que aquí: por el miedo que separados no llegaríamos, y juntos sí. Y fue verdad. Juntos obtuvieron el 54%, suficiente para ocupar el gobierno. Pero hay diferencias: allí las elecciones multipartitas eran novedad. Piensa que los partidos que formaban la coalición se habían creado sólo meses antes. Meses. Y no tenían dinero. Y también sí-sí y sí-no, como aquí, cuando se hicieron las elecciones. Se votaba más la capacidad de ser soberano. Luego ya vendría la decisión de irse o quedarse. Muchos votos fueron contra el comunismo, a favor de la pluralidad de partidos, por una economía de mercado, etcétera. No era tan sólo un voto sobre la independencia. Es difícil de utilizar esta analogía. Es una situación diferente.

-El número de lenguas que declaramos oficial será determinante para UE?
-No hay duda de que asegurar los derechos de las minorías y los derechos humanos son principios clave de la UE, que Catalunya debería defender. El estado de derecho y un sistema judicial que sea independiente, la fortaleza de las instituciones y la gobernabilidad son, en mi opinión, clave para convencer a todos de que el futuro de Catalunya mejorará y respetará los derechos de todos los ciudadanos, sin importarlo su origen.

-La población española tratada como minoría en Catalunya y respetar sus derechos. ¿Es esto?
-Minoría lo serán de un día para otro. Todos serán ciudadanos catalanes, pero sería importante permitir la doble nacionalidad, por ejemplo. Y que la gente no tenga que escoger. En el caso esloveno la gente tuvo que escoger la nacionalidad y muchos no fueron capaces de elegir. No querían dejar de ser bosnios, por ejemplo. Eslovenia les denegó derechos y hay gente que durante veinte años no ha podido conseguir un trabajo. Eslovenia perdió un caso ante el Tribunal de los Derechos Humanos, dos años atrás, por esta razón: hicimos denegar la ciudadanía de 20.000 personas, muchos de los cuales eran eslovenos con raíces bosnias que habían llegado a los años setenta. No teníamos que haber hecho.

La ANC debe escuchar a Martí Anglada y hacer campaña para que el pueblo sepa que el 27-S también es un referéndum.

16 Feb

Es evidente que las próximas elecciones catalanas habrá que venderlas como si se votara con dos papeletas.

Serán unas elecciones y un referéndum a la vez.
El mundo estará atento y querrá comprobar que el partido político que gane sea independentista y que la suma de partidos que se presenten con la independencia superen la mitad.

Martí Anglada tiene razón, hay que superar ese 50%, es más, debería superarse en un par de puntos para dejarlo bien claro. Unos 100.000 votos más es lo que haría falta. Aunque lícito es el 50% + 1.

La ANC debe escuchar a Martí Anglada y convencer al pueblo que el 27-S también es un referéndum. Y quizás su nueva campaña para el 11-S debería ser eso. Recordarle a la gente que hay que rebasar el 50%…

En todo caso, veamos las elecciones del 2012 para comprobar si estamos cerca de esa mitad más uno:

Los partidos independentistas (CiU, ERC, CUP y SI) consiguieron el 49’15%.
Supongo que ustedes saben que la distribución de votos por circunscripciones y la ley de Hont hacen que se consigan mayorías absolutas sin la mitad de los votos.
En el 2010 (sin la CUP pero con Reagrupament) fue del 49’99%…

Si no se contaran los votos nulos o en blanco se habría sobrepasado ese porcentaje en el recuento final entre favorables y contrarios… Cuidado, no es ninguna burrada, en Quebec se hizo el tanto por ciento a partir de los votos válidos:

Y ya que hablamos de Quebec, hay que recordar que ellos tuvieron una la ley de Claridad. Pero, como España no hará ninguna, al menos sería bueno que ese 50% + 1 también ocurriera en cada una de las 4 provincias catalanas.
Mirando los resultados de 2012, todas las circunscripciones lo consiguieron menos Barcelona que le faltó 5 puntos…
Hay trabajo que hacer…

Desde Francia califican a Rajoy de autista y heredero del franquismo.

25 Nov

Fabuloso artículo en el que se denuncia el expolio y falta de inversión estatal que sufre Catalunya. También culpa al PP de Rajoy del deterioro entre Catalunya y España, al presidente español lo califica de autista y que su política es un tendencia dominante heredada del franquismo…

Termina el escrito con que la democracia está por encima de todo y que hay que considerar la aparición de nuevas naciones dentro del marco de la ONU.

En fin, es importante que el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas francés (IRIS) haga estas reflexiones.

La situation politique en Catalogne : quels défis ?

Depuis maintenant plusieurs années, la Catalogne connaît un processus politique de mobilisation de plus en plus intense en faveur de l’indépendance. Ainsi, depuis 2012, chaque 11 septembre, jour de la fête nationale catalane, de gigantesques manifestations sont organisées. En 2014, ce sont probablement 1,8 million de personnes qui sont descendues dans les rues de Barcelone pour exiger le droit à l’autodétermination et donc de pouvoir se prononcer sur la question de l’indépendance.



Le 9 novembre dernier, ce sont 1,8 millions de Catalans, sur un corps électoral de 5,4 millions, qui se sont exprimés au cours d’une impressionnante consultation populaire, appelée processus consultatif, pourtant jugé illégale les autorités politiques de Madrid. Une double question était posée :

“Voulez-vous que la Catalogne devienne un État et, si oui, voulez-vous que cet État soit indépendant ?”

Plus de 80% des participants ont répondu “oui” aux deux questions posées.

La forte participation à ce scrutin, organisé par le gouvernement catalan et des organisations de la société civile alors que le tribunal constitutionnel espagnol avait dénoncé son caractère inconstitutionnel, montre que les relations entre le gouvernement espagnol et une forte partie des Catalans se sont désormais considérablement tendues.

Dans le système politique décentralisé qui régit l’État espagnol, les Catalans considèrent par exemple qu’ils sont victimes d’une inégalité patente en ce qui concerne la forte contribution de leur région au budget national espagnol et ce qui lui est redistribué par le gouvernement central.

Traditionnellement, la Catalogne est en effet l’une des régions les plus riches d’Espagne ; or, si cette inégalité de contribution était acceptée lorsque l’économie était florissante, elle ne l’est plus aujourd’hui alors que la crise économique a très durement frappé de larges pans de la population et qu’un processus de paupérisation préoccupant s’est cristallisé en Catalogne, comme d’ailleurs dans le reste de l’Espagne. L’opinion publique catalane accuse aussi Madrid de systématiquement négliger les infrastructures publiques en Catalogne au profit d’autres régions.

Mais ces enjeux économiques et sociaux ne sont peut-être finalement pas les paramètres les plus importants pour comprendre la radicalisation d’une forte partie de la population catalane.

En effet, la dimension identitaire apparaît déterminante. Historiquement, la Catalogne a, depuis des décennies, défendu sa langue et ses spécificités culturelles.

Ainsi, dans une période récente, la résistance à l’interdiction de l’enseignement de la langue catalane dans les établissements scolaires publics durant la dictature franquiste (1939-1975) a été un facteur déterminant dans l’affirmation et le renforcement de la conscience nationale catalane.

Quand la démocratie a été restaurée en Espagne, après la mort du général Franco, la nouvelle Constitution a dû tenir compte de cette réalité en reconnaissant de larges pouvoirs décentralisés à la Generalitat de Catalogne (la Generalitat est l’expression d’un système institutionnel à travers lequel s’organise politiquement l’auto-gouvernement de Catalogne), l’une des 17 communautés autonomes espagnoles. Il est, par exemple, remarquable que les Catalans soient tous bilingues, pratiquant le catalan et l’espagnol, à la fin de l’éducation obligatoire, à 16 ans.

Durant plusieurs décennies, le catalanisme, c’est-à-dire l’expression culturelle et politique de ce fort sentiment identitaire, a pu se développer sans beaucoup d’entraves.

La détérioration brutale de la situation économique et le retour au pouvoir, en 2011, du Parti populaire, parti situé très à droite sur l’échiquier politique, ont ravivé et exacerbé toutes les tensions. Cette formation, actuellement dirigée par Mariano Rajoy, développe en effet un cours politique très centralisateur et une forme de néo-conservatisme espagnol. Cette tendance dominante, héritée du franquisme, cherchant à restaurer les principes de grandeur de la nation espagnole et de la religion catholique va frontalement s’opposer au sentiment national catalan.

Ainsi, les gouvernements de Madrid dirigés par le Parti populaire n’ont cessé de multiplier des initiatives considérées comme humiliantes et provocatrices par les Catalans : attaque contre le modèle d’éducation scolaire bilingue, prohibition des émissions de la Télévision de Catalogne dans la région voisine de Valence… les exemples sont nombreux.

Depuis plusieurs années, les fins de non-recevoir systématiques du gouvernement espagnol aux revendications catalanes et l’intransigeance autiste du gouvernement Rajoy ont contribué à une radicalisation politique d’importants pans de la population catalane. Ce qui était depuis longtemps affirmation identitaire culturelle s’est désormais transformé en exigence politique. D’autant qu’un fort sentiment républicain est historiquement ancré en Catalogne, rejetant le système de la monarchie qui prévaut en Espagne.

Les questions que posent cet État de fait sont multiples.

Comment définir une nation ?

Doit-on considérer que les États-nations tels que reconnus par l’ONU sont des données atemporelles, fixées une fois pour toutes ou, au contraire, doit-on admettre que ce modèle puisse être remis en question si la majorité des citoyens d’un territoire n’accepte plus d’être sous la tutelle d’une instance plus large ?

Pour répondre à ces questions, seule la voie démocratique est satisfaisante et efficace. Le cas écossais est, de ce point de vue, exemplaire, a contrario, la rigidité du gouvernement de Madrid a fortement contribué à amplifier et enraciner les mobilisations en Catalogne.

De nombreux Catalans considèrent que proclamer leur propre État leur permettrait de vivre de façon plus juste, plus harmonieuse et de mieux décider de leur destin.

En d’autres termes, selon eux, une entité étatique plus petite serait plus respectueuse de leur identité culturelle, et permettrait ainsi de mieux résister à la tendance abusivement uniformisatrice de la globalisation.

Mais, n’est-il pas alors plus efficient de concevoir des États-nations respectueux d’identités multiples ?

Ne peut-on être Catalan et Espagnol ? Écossais et Britannique ?
D’autant que l’hypothétique accession de la Catalogne à l’indépendance ne réglerait pas en tant que tels les défis économiques de cette région. Les revendications sociales traversent aussi la Catalogne et tous ses habitants n’y ont pas les mêmes intérêts.

On le voit, le cas catalan, au-delà de sa spécificité, soulève de multiples questionnements, qui risquent de se poser avec acuité au sein de nombreuses sociétés modernes dans les années à venir.

La seule véritable réponse à ces défis identitaires reste probablement l’exercice de la démocratie citoyenne.

Légal ou pas, le vote du 9 novembre a été vécu par un grand nombre de Catalans avec émotion et gravité, et comme un moment historique.

(by Didier Billion)


Aquí el artículo original.

Aparece DRETS, asociación de abogados que lucharán por la catalanofobia e insultos en la red.

30 Oct

Cuando tienes un estado que no hace nada ante tanta difamación y tanto llamarnos nazis… debe aparecer un grupo de voluntarios que sí lo haga.
La única función del estado español en Catalunya, actualmente, es la de prohibir y expoliar.

Un grupo de abogados han creado la asociación DRETS (Derechos o de pie), una entidad sin ánimo de lucro para luchar contra las amenazas e insultos que se publican en las redes sociales y algunos medios de comunicación contra los catalanes. DRETS ya ha anunciado diversas acciones legales contra lo que califican de catalanofobia.

Los diversos profesionales de la abogacía que han creado la asociación DRETS tienen la intención de denunciar todos los mensajes ofensivos con los catalanes publicados en las redes sociales, pero también a medios de comunicación y tribunas de opinión.

Los promotores de la iniciativa aseguran que cada día se cuelgan en las redes sociales decenas de mensajes con contenido catalanófobo, un fenómeno contra el que denuncian que las instituciones estatales no están actuando. El presidente de la asociación, Sergi Blázquez, ha explicado que “hemos nacido precisamente para cubrir allí donde había un agujero negro, donde no había cobertura y donde nadie actuaba”. Según han explicado, si las denuncias no prosperan en la justicia española recurrirán a instancias internacionales. 

A pesar de que el grupo se ha presentado hoy, la primera actuación la hicieron en julio, cuando personarse como acusación popular en el caso de las fotografías de 33 jueces catalanes publicadas en ‘La Razón’. La próxima intervención será este miércoles con la presentación de una denuncia contra un centenar de Tweets en Twitter que, según dicen, pueden ser constitutivas de delito. Aseguran que se trata de mensajes que incitan a la violencia contra los catalanes, los amenazan de muerte o banalizan el nazismo. También han anunciado que tienen intención de actuar contra los discursos que el 12 de octubre hicieron los responsables de organizaciones de ultraderecha en Montjuïc. Desde la entidad aseguran que en estos parlamentos se incitaba al odio ya la violencia.

El objetivo de DRETS es sacar adelante todas las denuncias con el apoyo económico de los ciudadanos, al que recurrirán cuando sea necesario asumir gastos judiciales. En estos casos, explicaron, pondrán en marcha iniciativas para recoger fondos o harán campañas de micromecenaje. Todo, con el objetivo de evitar pedir subvenciones. Los abogados que colaboran, además, lo hacen de manera voluntaria.

Una especie de “Manos Limpias” catalana pero sin ser franquistas y a favor de la democracia.

Pues nada, hoy mismo les envío la IP y las capturas de los insultos que me pone “aspirina” (aka botifler)…

Catalunya denunciará en los organismos internacionales la falta de democracia del estado español.

30 Oct

El choque de trenes está servido…

El bloque soberanista está preparando un documento de denuncia política internacional al Gobierno español por impedir la celebración de la consulta del 9 de noviembre. El texto, en el que trabajan tanto los partidos como los representantes de la sociedad civil, será la plasmación de la recogida de firmas que propuso ICV como uno de los mecanismos alternativos, junto al nuevo proceso de participación ciudadana planteado por Artur Mas a la suspensión de la consulta en su formato inicial decidida por el Tribunal Constitucional.

El documento lo firmarán los ciudadanos que lo deseen el mismo 9 de noviembre, con independencia de que se pueda llevar a cabo también la votación o no, y la intención es remitirlo después a la Asamblea General de las Naciones Unidas, al Parlamento Europeo, a la Comisión Europea y al Consejo de Europa. El texto repasa el camino que se ha seguido en Catalunya desde la aprobación del proyecto de reforma del Estatut por el Parlament en septiembre del 2005, constata la falta de voluntad política del Gobierno español para dialogar y su negativa a permitir el ejercicio del derecho a decidir, y pide a las instituciones internacionales a las que se dirige que actúen para que los catalanes puedan decidir democráticamente su futuro político.

Además de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP, en la preparación del documento interviene asimismo la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y la previsión es celebrar el próximo miércoles día 5 un acto conjunto de cargos electos en el Parlament, el Congreso, el Senado, el Parlamento Europeo y los ayuntamientos para presentarlo públicamente. Un acto que, a la vista del calendario -el día antes, el martes, se reúne el pleno del Tribunal Constitucional-, podría convertirse en la primera réplica a la posible nueva suspensión en esta caso del proceso de participación.

España lleva siglos con cabezas de estado no votados por el pueblo.
Es un país que no se siente cómodo con la democracia.

Si no hay negociación la situación de España será terrible.

28 Oct

Interesante entrevista en la que responde a todas las dudas sobre la independencia, incluso siendo crítica con algunas actuaciones.

Libro indispensable que explica toda la verdad sobre las cuestiones que acarrearán el nuevo estado de Catalunya.

Elisenda Paluzie avisa que sin romper la legalidad no habrá independencia. Que ni las trampas al solitario ni el autoengaño no nos harán llegar a ninguna parte. Que es la hora de tomar conciencia de que habrá que asumir algún riesgo y que nos acostumbráramos todos desde ahora a pagar los impuestos a la Agencia Tributaria Catalana. La decana de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona, ​​vinculada al mundo del soberanismo desde siempre, activista de las consultas, presentaba ayer su libro ‘Podem!’ en uno de los epicentros de la economía catalana, la bolsa de Barcelona, acompañada de Joan Hortalà.

Paluzie es una voz lúcida que no tiene ninguna aspiración de ser políticamente correcta. Al contrario. Ni los cargos ni la militancia no le han tapado la boca. Conoce las aulas y la calle y explicaba las balanzas fiscales cuando la mayoría del país no había oído hablar de ellas. Con un tono amable y como si no hubiera roto un plato, afila el sentido crítico para no restar nunca en la superficie. Su libro es una respuesta de los interrogantes sobre la Catalunya independiente, con datos en la mano, pero también una carta abierta al futuro, en el que se atreve a dibujar propuestas atrevidas.

-¿Es Verdad lo que decís en el libro, que sin negociación la deuda se la quedaría España?

-Sí, Si no negocian los españoles, nos quedamos exclusivamente con la deuda de la Generalitat. Esto es clarísimo en el derecho internacional. En la convención de Viena, sobre los repartos de activos y pasivos queda claro que el estado que es continuador lo queda todo y el otro nace limpio de derechos y de deudas. Por lo tanto, sin acuerdo, si España no nos reconoce y nos veta en la Unión Europea podríamos empezar de cero. En este sentido la única deuda con la que nacería el nuevo estado es el que tiene la Generalidad de Catalunya, porque si construimos el estado a partir de esta administración es lógico que asuma la deuda. Si fuera así la deuda de Catalunya sería del 29% del PIB, uno de los más bajos de Europa. La deuda es nuestra gran arma de negociación.

-Entonces… seguro que querrán negociar.

-Sí, Pero es necesario que la independencia sea irreversible y efectiva.

-¿Para que sea así, qué tiene que pasar?

-Si Hubiéramos hecho un referéndum seguro que habría sido irreversible.

-Pero ya sabíamos, que la consulta no era un referéndum vinculante.

-Pero tenía la formalidad y la vinculación la podían dar las garantías democráticas. Si enseñábamos al mundo que lo que habíamos hecho era exactamente igual que un referéndum, habría tenido una gran fuerza política. Una participación de más del 50% en estas circunstancias podría haber sido el paso a una situación muy irreversible. La prensa internacional hablaba siempre de referéndum y habría titulado que ganaba la independencia.

-¿Eso que decís no era lo que tenía previsto el CATN?

-Es mi opinión. Creo que si se hubiera hecho tal como decía el decreto, la fuerza política que daba un voto con garantías habría hecho posible que los organismos internacionales favorecieran la negociación. Si no hubiéramos podido ir hasta el final por los obstáculos que ponía España con una presión judicial extrema, creo que también nos habría reforzado la declaración unilateral de independencia.

-¿La DUI o la DI es la opción que ha pasado a primer plano?

-Si España no tiene voluntad de negociación -que sabemos que no tiene- el gran riesgo es que la declaración de independencia se convierta en una declaración que no tenga consecuencias y que nos digan que es ilegal. como han hecho con la declaración de soberanía.

-¿Pero hay maneras de hacer que sea efectiva?

-Tiene que haber unas fuerzas políticas y un gobierno muy fuerte y preparado para ir a la confrontación. Sino, podemos volver a encontrarnos como con la ley de consultas. Es una situación muy fuerte en el que inmediatamente se aprobarán siete u ocho decretos que activen la legislación básica para que el gobierno catalán tenga el control del país y de los recursos. Hay que hacer que la Generalitat controle los impuestos, las contribuciones a la seguridad social catalana, las centrales nucleares … Todo esto es imprescindible. Yo me pregunto: ¿si ahora no se han atrevido a vulnerar la ley de protección de datos se atreverán a tomar el control de la agencia tributaria con los mozos de escuadra?

-Carlos Vivero dijo que después de las plebiscitarias no se haría la declaración de independencia porque deberían crear las estructuras de estado. ¿No deberían haber comenzado a crearlas hace tiempo?

-Uno de los pasos que hay que hacer desde hace dos años es la creación de las estructuras de estado. Desconozco cómo está la agencia tributaria catalana. Sé que se contrataron dos inspectores de hacienda, y que en el terreno del software informático también se han hecho cosas. En cambio, en cuanto a la preparación de los funcionarios creo que no. Me consta que en esta misma legislatura se ha renovado el convenio con los registradores de la propiedad, que son los que recaudan los impuestos de sucesión y de donaciones, que son los de plena competencia del gobierno catalán, pero delega el cobro al cuerpo estatal de registradores.

-¿Estos Impuestos ya los podría cobrar directamente la Generalitat?

-Sería bueno que lo hiciera con los impuestos en los que tiene competencia.

-¿El Convenio entre las cuatro diputaciones puede ser una buena herramienta?

-La ventaja de las diputaciones es que ya hacen la recaudación de los impuestos locales. Es una base que se puede utilizar para la agencia tributaria catalana, pero ignoro si se ha ido más allá de tener una web común.

-La Ciudadanía no tiene información sobre si puede hacer nada ahora porque el día de la independencia a la Generalitat le sea más fácil de cobrar los impuestos.

-La Gente debería ser consciente de que hacer la independencia implica asumir un poco de riesgo, aunque sea en un tiempo muy corto. Pienso que habría podido entrenar a la gente. Hay una pequeña plataforma que es ‘Catalunya diu prou’ que desde hace dos años hace una campaña para que ingresamos los impuestos a la agencia tributaria catalana. Yo es el segundo año que lo he hecho. Hay cuarenta ayuntamientos de toda Cataluña que también lo hacen cada trimestre, con todos sus impuestos.

-¿Una Campaña como esta podría hacer la ANC?

-Sí, porque nos situaría en esta mentalidad. Está bien hacer manifestaciones festivas y pintar el país de amarillo, pero eso hace que la gente piense que la independencia será muy fácil. La independencia con España no será fácil y la gente deberá estar dispuesta a algo más que una manifestación. Si una campaña como ésta la hubiera impulsada ANC seguro que sería más masiva. Quizás si se hubiera hecho daría más seguridad que en el momento que nos desconectamos la gente estará dispuesta a pagar estos impuestos en Catalunya. Estaríamos más entrenados y esto daría más colchón a la Generalitat. Ahora el dinero que ingresamos se van transfiriendo al estado, pero en el momento que las cosas vayan mal dadas puede dejar de hacerlo.

-¿Qué quiere decir ‘dispuesta a algo más’?

-Depende. Si eres funcionario, a asumir un riesgo de inhabilitación y si eres ciudadano a asumir un riesgo en el momento de pagar los impuestos a la agencia tributaria catalana si no hay acuerdo con la Generalitat y el estado le reclama el dinero por otro lado… Todo esto quizás no pasará, pero debemos tener miles y miles de personas dispuestas a hacer esto a la vez. Tener diez mil funcionarios dispuestos a hacer esto quiere decir que no los juzgarán porque sería inviable. Debemos educar más a la sociedad en este sentido. El otro día me decían ‘haremos la DUI, la llevaremos a la ONU y el mundo nos reconocerá’. Esto no será así …

-Habéis sido muy crítica con la suspensión de la consulta, pero ya lo erais las semanas previas. ¿Por qué?

-Hay Muchas cosas que me han sorprendido, aunque podíamos prever que pasaría. Una cosa es que nos hubieran dicho: “Nosotros no queremos hacer la consulta y cumplimos la legalidad española”, y otra es que por el camino haya excusas como esta de decir que hemos de proteger los funcionarios aunque nadie les había pedido nada. ¿Cuántos funcionarios voluntarios habría? No lo sabemos. Yo envié un correo en el formulario y no me contestaron. El hecho de que ha sido más preocupante son cosas que han trascendido, como el censo del Idescat no era actualizado. El Idescat tiene el patrón continuo y se alimenta de los padrones de los ayuntamientos. Los datos los tiene. Una de las excusas que se han dado es que algunos ayuntamientos no tenían datos actualizados y que no podían contratar empresas para actualizar este censo para no vulnerar la ley. Pero si han tenido dos años …

-¿Creéis que ha habido incompetencia?

-Sí, Pero no sé si es por falta de voluntad política o es porque son incompetentes.

-¿Y La consulta de ahora cómo la veis?

-Porque una votación parezca una votación debe tener algo más que un resultado. Si sólo decimos que han ido a votar dos millones de personas sería como contar en una mani.

-Es Diferente…

-Esperemos, Os lo cuento… Lo importante es saber qué representan estos dos millones de personas respecto de las personas que tienen derecho de voto. ¿Cuál es el censo teórico. En las consultas lo hicimos. No podemos hacer trampas al solitario y utilizar los datos de las últimas elecciones, pero al mismo tiempo ampliar el censo. No hay rigor, en esta cuestión, y los españoles -que sí tienen los datos- podrán desmerecer los resultados. Con autoengaño no tendremos la independencia. De momento, no hay reglamento electoral. En las consultas fue la primera cosa que aprobamos.

-Volvamos a los temas del libro. El título es bien explícito: ‘Podem!’. ¿Realmente podemos?

-Muchos comunicados de las consultas los acabábamos diciendo: ‘Queremos, podemos, ganaremos.’ Porque un poco la idea era: ‘Queremos votar, queremos ejercer el derecho de autodeterminación, podemos hacerlo y ser independientes y ganar.’ El libro se centra en el ‘podemos’, en la seguridad de decir a la gente que podemos perfectamente ser un país viable y mejor con la independencia. Lo podíamos haber titulado ‘Podemos y vamos a ganar’. Son nombres genéricos con mucha fuerza. Los movimientos sociales y el independentismo tienen una característica en común que es que han intentado “empoderar” la sociedad para que tome el control y el poder.

-¿Tendremos suficiente dinero?

-Si tenemos la autoridad política para recaudar y recaudamos inmediatamente todos los impuestos que se generan, en Catalunya no tendremos ningún problema, tendremos suficientes ingresos. El problema del momento de la transición no es de economía, sino de tener suficiente fuerza política.

-Hemos empezado hablando que si no negociaban se quedarían la deuda. Pero si conseguimos que la independencia sea efectiva decís en el libro que es más recomendable negociar.

-Si la independencia catalana se hace efectiva sin negociación ni acuerdo, nuestra situación no será fácil pero la de ellos será terrible. La prima de riesgo se volverá a disparar. Piense que la deuda la emite el Reino de España. Por tanto, los acreedores irán contra ellos. Es una hipótesis con mucho estrés de los mercados. Es posible que no lleguemos a esa situación.. Si hacemos efectiva la independencia y nos ven con determinación absoluta puede ser que las instituciones internacionales busquen una situación pactada y hagan que haya negociación.

-¿Y Si hay negociación …

-La Primera cosa a negociar será el mantenimiento de Catalunya en todas las instituciones internacionales y que no haya vetos por parte de España. Segunda, el reparto de activos y pasivos. Y aquí también el derecho internacional es muy claro. Asumes deuda y te repartes una serie de activos que hemos definido: oro, divisas, el fondo de reserva de pensiones

-¿En qué proporción?

-Hay varios principios… Debe ser un reparto proporcional, equitativo. Y también está el principio de territorialidad. Este último nos dice que los edificios del estado que están en Catalunya se los queda Catalunya sin contraprestaciones, porque no pueden desmontar la sede de la Delegación del Gobierno de la calle de Mallorca y llevarse a Madrid; o las vías de tren ….

-Y eso se queda sin coste.

-Sí, estos bienes se quedan sin contraprestaciones, automáticamente.

-¿Y el resto como quedaría?

-Aquí hay mucha variedad de opciones, a Chequia y Eslovaquia se lo repartieron por población. En Eslovenia, el FMI les impuso el PIB, que no les era muy favorable. Los pobres eslovenos estaban en una situación bastante débil -hubo guerra diez días- y terminaron pagando más. Anna Stanic me dijo que habían pagado más que no les correspondía. Una tesis que defendieron los quebequeses pero que no pudieron llevar a la práctica es la del beneficio histórico, es decir, que te quedes la deuda en proporción de lo que el estado ha gastado en Catalunya. Este baremo sería el más favorable para nosotros: como que España sólo ha gastado el 11%, sólo nos quedaríamos este porcentaje de la deuda, que significaría un 70% del PIB: una deuda equivalente al que tienen ahora los Países Bajos. Sería de los reducidos de Europa.

-¿Y si lo hacemos sobre la población?

-Entonces Sería del 90%, que significaría que tendríamos una deuda como Gran Bretaña y Francia.

-¿Y si lo hacemos según el PIB?

-Si negociamos de acuerdo con el PIB, nos quedaría una deuda del 102%, que sería el más alto. Pero, aun así, es menos de lo que tenemos ahora; actualmente pagamos el 19,5% de los impuestos que se generan. Por tanto, ahora asumimos una deuda del 105%, que es el de la Generalitat más nuestra contribución a la deuda española por la vía del pago de impuestos. Aquí tenemos que descontar los activos de que hemos hablado antes, que hay que repartir los fondos de reserva …

-Uno de los puntos que más preocupan es el de las pensiones…

-En el problema de las pensiones tenemos que tener cuidado. Miremos lo que ha pasado en Escocia, donde la derrota del sí ha venido de la población de más de sesenta y cinco años. Y eso que es en una sociedad más madura y más democrática. Se ha hecho bastante pedagogía pero no sé si es suficiente. Es importante que la gente sepa que el sistema de pensiones en España no es de capitalización, es decir, que uno va cotizando y le guardan el dinero en una caja fuerte en Madrid-, sino que es de reparto. Esto quiere decir que los trabajadores activos pagan unas cotizaciones sociales y con este dinero la Seguridad Social paga las pensiones y los subsidios de desempleo. Por lo tanto, pasará igual que con el resto de impuestos. Las cotizaciones sociales deberán pasar a una Seguridad Social Catalana que recaudará automáticamente y con ello pagará las pensiones. Deberá imponer su autoridad a las empresas e instituciones para que ingresen las cotizaciones a la caja catalana. En este sentido, la seguridad social catalana las garantizará mejor que la española porque no tiene tanta desocupación, ingresa más. Además, tiene los salarios medios más altos y, desde el punto de vista demográfico, la sociedad catalana está ligeramente más rejuvenecida que no la española, porque hemos recibido el 25% de los inmigrantes que han llegado estos últimos quince años.

-¿En este sentido podemos estar tranquilos?

-Con la independencia tendremos las pensiones mejores y más garantizadas.

-El Ganancia fiscal también, claro …

-Podemos discutir si la ganancia fiscal será de 11.000 millones, 13.000, 14.000 o 16.000, según los gastos que impliquen las nuevas estructuras de estado. Según si se han calculado bien o no estas estructuras. Puede haber discusión sobre si será un poco más grande o más pequeño. Pero es indiscutible.

-¿Desde El punto de vista económico la independencia es un cuento de hadas?

-El Caso de Catalunya es muy sólido, porque hay una ganancia muy clara.

-En el libro os decantáis que Cataluña vaya hacia un modelo nórdico…

-Sí, porque es una combinación de eficiencia y equidad. No creemos que los nórdicos no han hecho reformas importantes de su estado del bienestar. Han hechas para hacerlo sostenible. Y cuando hablo de eficiencia, quiero decir que todas las empresas se mueven con mucha libertad. No se favorece unas determinadas empresas o estructuras de poder. En Dinamarca, por ejemplo, las empresas no pagan cotizaciones sociales, pero en cambio los trabajadores pagan unos impuestos muy altos y tienen unas obligaciones.

-La españolización ee nuestra sociedad es un problema?

-No es únicamente la españolización. Es una característica del sur de Europa. A veces pienso que los catalanes nos parecemos más a los italianos. Subsisten estos pequeños emprendedores que llevan proyectos adelante y venden en todo el mundo. Aunque no tengamos un tejido tan potente como en el norte de Italia, sigue siendo una característica muy nuestra. Todo esto lo encontramos junto a una política que deja mucho que desear, una administración pública que no es muy competente y que es una copia de la española ya la que no hemos sabido dar más nivel, un fraude fiscal elevado y mucha economía sumergida.

-Con este panorama que retrata, ¿realmente hace falta un país nuevo?

-Un Modelo nórdico puede ser estimulante. Jordi Graupera lo proponía en un artículo en La Vanguardia, donde decía que en este país nuevo se podría juntar la gente de izquierdas que quiere servicios públicos de calidad con una fuerte cohesión social con un cierto liberalismo económico que quiere un marco donde las empresas puedan actuar sin la presión de decisiones injustas fruto del ‘capitalismo de los amigos’, como lo define The Economist. Debemos ser capaces de encontrar un modelo que satisfaga el pequeño y mediano empresario, los ejecutivos, los trabajadores de los servicios públicos, los usuarios y los trabajadores. Tenemos una gran oportunidad.

-No Hablamos del euro, ni de la UE, ni … porque si no la gente no se leerá el libro. Por cierto, al final también habla de desafíos que debe encarar el nuevo país. Hay que cambiar el sistema electoral?

-Cuando escribía el libro pasó el caso Pujol y eso me afectó mucho y me hizo reflexionar sobre por qué teníamos estos problemas. Creo que no es cuestión si somos más corruptos unos u otros. Es cuestión de saber si las instituciones lo favorecen o lo limitan. Cuando, por ejemplo, tienes mandatos sin limitación pueden favorecer determinadas cosas. Si tomamos los diez primeros años de Pujol haríamos un balance extraordinario. En cambio, los últimos diez no tanto. La limitación del mandato favorecería que determinadas cosas no pasaran.

-También habla de la financiación de los partidos políticos

-Hicimos un sistema electoral que protege mucho los partidos y sus aparatos y esto no se ha utilizado siempre bien. El diputado no responde ante el electorado. Entonces una buena solución podría ser un sistema electoral que combinara diputados de territorio, responsabilizados de una comunidad concreta, con diputados proporcionales según listas, para evitar sistemas mayoritarios. Es un poco lamentable pensar que esto lo podíamos haber hecho con la autonomía y no lo hemos hecho.

-¿Como Deberá funcionar la universidad?

-A Menudo la universidad pública y el sistema de elección que tiene recibe muchas críticas. Los consejos sociales y la Generalitat de Catalunya -y en particular el conseller Mas Collell- tienen mucho la idea de que hay que cambiar de modelo de gobernanza actual e ir hacia un modelo anglosajón. El problema es adaptar estructuras. Nuestras universidades tienen siglos de historia y tradición y el poder público no interviene. Los ejemplos que hemos tenido de un modelo así en algunos otros ámbitos han resultado un fracaso estrepitoso: los consejos de las cajas, los nombramientos a los consejos de garantías estatutarias …. Para que esto que voy a decir no es políticamente correcto: criticamos mucho el Tribunal constitucional porque son gente que han sido militantes del PP, pero nosotros tenemos el ex-secretario general de ERC, Joan Ridao, al Consejo de Garantías Estatutarias. O Àlex Bas, de Convergencia. No somos el mejor ejemplo para criticar las instituciones españolas. Nosotros no hemos sido mucho mejores.

-¿La Calidad democrática de estas instituciones ha sido muy mediatizada por los partidos?

-Han puesto a menudo la gente que queda descabalgada. Es verdad que el sistema de elecciones que tenemos ahora limita mucho el rector porque obliga a hacer unos compromisos electorales que lo limitan a la hora de actuar. Yo sería partidaria de que el estado sólo nos diera financiación a partir de resultados y haz una evaluación en serio a los departamentos. Si un departamento es muy malo no tendrá financiación, como ocurre en Inglaterra. Ya verás como espabilará.
A mí me duele que liquidamos una experiencia de democracia participativa como es la del actual gobierno de las universidades públicas con todas las carencias y los defectos. En un momento en que la sociedad reclama más participación democrática, las universidades en este sentido son pequeñas escuelas de democracia. Prefiero seguir defendiendo este sistema y corregir los problemas que ha tenido.

-El Precio de la universidad puede afectar mucho el futuro del país. El coste actualmente se ha disparado. ¿Esto tiene remedio?

-Aquí hay un sesgo ideológico del gobierno actual, especialmente del consejero Mas-Colell, con quien, dicho sea de paso, tengo una relación excelente y ha ayudado a la facultad con algunos proyectos de internacionalización. Él viene del mundo americano y le gusta cómo funcionan las universidades en Estados Unidos. Tienen esa mentalidad de la excelencia. Creen que ya habrá becas para los buenos estudiantes en la universidad, pero en el fondo se generan desigualdades sociales. El estudiante mediocre que se lo pueda pagar continuará yendo a la universidad, pero el estudiante normal que no tenga recursos no podrá ir.
El modelo de Europa no es éste. En Alemania acaban de reducir a cero las tasas universitarias, la universidad es totalmente gratuita. En los países nórdicos es prácticamente gratuita. En Francia las tasas cuestan de 100 euros o 300. Nosotros tenemos que ir hacia aquí. Yo defiendo el modelo continental nórdico de servicios públicos. Si quieren que sea más exigente, que aprueben normativas de permanencia duras para que la gente no se pueda eternizar a las carreras. Dicho todo esto, es verdad que las universidades han resistido de esta manera porque la Generalitat no tiene dinero y las tasas han ayudado a subsistir. Las subvenciones de la Generalitat ha recortado un 20%. Ha sido bestia y tampoco hemos podido protestar porque la situación es la que es, pero eso no se puede defender como modelo de futuro.

-¿Hay que transformar la función pública de la Generalitat?

-Podemos optar por varios modelos, pero no podemos quedarnos como ahora. Algo que se ha hecho mal es que los funcionarios que tenían nivel se han visto degradados en su función por todo lo que hay en torno a los cargos políticos. Se ha abusado de los cargos de confianza para funciones que debían haber ejercido técnicos de nivel. Se acabó haciendo una generación de políticos que desde muchos jóvenes han estado en cargos diferentes, determinados por los partidos políticos.

-¿Una De las cosas que tenemos que cambiar es la manera de enfocar el turismo?

-Hemos de transformar el modelo turístico porque hasta ahora nos hemos decantado hacia un turismo de muy poco valor añadido y de masas, que aporta poco al PIB.

 -¿Tan Poco?

-En el libro comparo unos datos con el turismo de Austria que enseñan como con un número inferior de turistas consiguen el mismo valor añadido o más que nosotros con un número mucho más alto de gente. Aquí nos podemos morir de éxito. Iría bien de aprovechar el turismo para hacer reequilibrio territorial. Si empezamos a vender la marca Catalunya como marca turística de calidad, tal como hacen Francia o Austria- irá bien. Ahora hemos pasado del turismo de masas de la playa de los años sesenta y setenta el turismo de masas de la playa más Barcelona. Tenemos que ir con cuidado, porque Venecia ha muerto de éxito y en Barcelona también puede pasarle.

-Uno de los rumores más recurrentes es que para hacernos independientes necesitamos un crédito muy grande…

-Sí, este es uno de los mitos de la independencia. Unos dicen que nos lo hará China, otros que será Israel. No sé nada de eso. El CATN dice qué gasto se necesitará, pero eso no quiere decir que se tenga que hacer este préstamo.

-¿No Es imprescindible?

-Si Tenemos la capacidad y la fuerza para que no se escape ningún euro de los impuestos que se generen en Catalunya no lo veo imprescindible.

-¿Esta Fuerza es la unidad?

-Creo que es la determinación y la unidad de acción. La unidad no debe ser de listas para las elecciones, sino una unidad de acción con un gobierno de concentración.

-¿Quién ha de integrar el gobierno de concentración nacional?

-Los Partidos que los ciudadanos elijan a las elecciones y que estén dispuestos a llevarnos a la independencia. Para mí incluye todos los partidos, porque es un momento donde quieres la fuerza política. Tienes que definir cómo será la independencia y no las políticas futuras. Para mí este gobierno por la rotura incluye a la CUP e Iniciativa si se deciden a aclarar más su posición.

-¿El hecho de ser decana veo que no te hace ser una persona políticamente correcta?

-Intento diferenciar mi opinión pública de la del cargo… Pero esto que pasa es tan importante para el país que si no nos implicamos …

-Sois impulsiva.

-Sí, no sé si me tendría que controlar un poco más. Pero siempre guardo las formas. No insulto a nadie.

-¿Se ha terminado su relación con ERC?

-Me Hice en 2008 y defendí la corriente crítica Esquerra independentista. Cuando mucha gente de esta corriente, incluyendo el líder, Uriel Bertran, marcharon para hacer Solidaridad no les seguí. Un poco más tarde y sin repercusión pública, dejé de militar en Esquerra porque había quedado bastante quemada en general con la vida de partido político. Pensé que sería más útil fuera. Ahora soy miembro del consejo asesor de ERC. Los partidos en este momento son instrumentos; se trata de dar apoyo a las mejores políticas y las mejores decisiones. No es tan importante quién sino qué. Del mismo modo que en 2009, siendo militante, no voy ahorrarme las críticas cuando el partido aprobó la LOFCA y la financiación. Al partido no le gustó nada

En Eslovenia una coalición de partidos ganó las plebiscitarias y declararon la independencia.

21 Oct

La mitad de los países del mundo se han formado en los últimos 50 años y no todos han utilizado el mismo sistema. Algunos han hecho referéndums, otros simplemente una votación en su parlamento e incluso hay los que han pasado por una guerra previa.

Parecía que no había ningún ejemplo de país en el que, las fuerzas a favor de la independencia, se juntaran dando un carácter plebiscitario a unas elecciones.
Pues lo hay, el ejemplo es Eslovenia (de la desaparecida Yugoslavia), en el que 5 partidos se presentaron en coalición bajo la denominación DEMOS consiguiendo 34 de los 60 diputados (54%, ya ven, con una mayoría tan ajustada…).

Eso ocurría en abril de 1990, el 25 de junio de 1991 Eslovenia se declaró unilateralmente independiente de Yugoslavia.
Cierto que, la extinta Yugoslavia, se lo tomó mal y provocó un coflicto que pasará a la historia como la guerra de los 10 días (una sesentena de víctimas).
Actualmente, Yugoslavia no existe y Eslovenia está en la UE y en la ONU…

Tal como puede verse en el gráfico con color verde fluorescente, 5 partidos formaron DEMOS. Más tarde, cada uno continuó en solitario con mayor o menor apoyo.

En fin, cuando lean o escuchen a gente negando la existencia de elecciones plebiscitarias ya tienen material para refutarlos.

PLEBISCITARIAS YA!!!!!

Análisis sobre la entrada de España en le Consejo de la ONU y si repercute en el proceso catalán.

17 Oct

Por decirlo de alguna manera, a España ya le “tocaba” entrar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
Más o menos ocupa ese sillón cada 10 años, o sea, no es extraordinario lo que consiguió ayer…
Las últimas veces, además del próximo periodo 2015-16, fueron en 2003-04, 1993-94, 1981-82 y 1969-70.
Lo dicho, entre 10 u 11 años…

Aunque, cierto es que, por PIB, está muy lejos del lugar que le tocaría históricamente. España ocupa el puesto 26º mundial en años sentado en el consejo. Incluso por gasto militar debería estar entre los 15 primeros. Y mucho más lejos está si contamos que España es el 6º contribuyente de la ONU…

Por lo tanto, algo pasa con España, no tiene el apoyo mundial que le toca…
Y como prueba es que necesitó 3 votaciones para derrotar a Turquía…

Estar en el Consejo Mundial es importante pero no te da derecho a veto (algo que sólo tienen EEUU, Rusia, China, Francia y Reino Unido).

Cualquier país de la ONU termina estando en ese consejo. Los 5 que ahora entrarán (España, Venezuela, Angola, Malasia y Nueva Zelanda) suplirán a Argentina, Australia, Ruanda, Luxemburgo y Corea del Sur. Y los 5 que se quedarán hasta finales de 2015 son Chad, Chile, Jordania, Lituania y Nigeria.

Actualmente, por años que ha permanecido dentro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, España ocupa el puesto 26… A la altura de Dinamarca, Noruega, Peru y Venezuela…

Se cuentan por años. Por eso España tiene 8 (2 años multiplicado por 4 veces). Dentro de 2 años, España tendrá en la clasificación un 10, igual que Venezuela que también formará parte del nuevo consejo…
Alguien se preguntará si España tiene el mismo prestigio mundial que la república bolivariana de Venezuela (eso que los medios de Madrid dicen que Pablo Iglesias quiere para España). Pues no sé, ustedes mismos…

SOBRE LAS POSIBLES REPERCUSIONES EN LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA.

No sé si Catalunya declarará la independencia antes del 1 de enero de 2017 que es cuando España dejará de estar en el Consejo…

La verdad es que, cuando se declara la independencia, poco a poco van apareciendo países que te reconocen y, cuando tienes una gran cantidad de estados que lo han hecho, te atreves con la ONU.
Intentarlo antes es un suicidio.
España tardó 10 años en poder entrar en la ONU, primero no la querían y perdió votaciones y, finalmente, cuando supo que los 5 países del Consejo Permanente no la vetarían, consiguió ser miembro de las Naciones Unidas (con una cincuentena de votos favorables, la abstención de México y Bélgica y 3 países “no presentados”).

Por lo que, es muy posible que Catalunya no pidiera formalizar su ingreso en la ONU hasta tener el voto favorable de China, Francia, Reino Unido, EEUU y Rusia. Además de un gran número de países, tantos como 2/3 partes de los presentes en la votación. Si fueran todos, necesitaría 129 de los 193.

Cuidado, que no lleve a engaño, que un país te reconozca no es lo mismo que te vote en la ONU. Una cosa es una relación bilateral y otra es el poder entrar en un grupo privado.

Cierto es que, estar en la ONU, es fundamental, pero no necesario para “existir” como país. No todo los estados del mundo están en las Naciones Unidas…

Existen miembros observadores ONU:

Vaticano y Palestina.
Otras entidades ONU:
Taiwan, Sáhara, Niue y las Islas Cock, Kosovo y la Orden de Malta.
Luego hay países que no están dentro de la ONU aunque reconocidos por algún país:
República turca del norte de Chipre, Osetia del Sur, Abjasia, Transnistria, Nagorno Karabaj, Somalilandia y Azawad.
Territorios que están bajo lo tutela de otros países como:
Puerto Rico y Groenlandia
Ciudades-estado como Hong Kong (que algún día formará parte de China) y Mónaco.
Plataformas petrolíferas como Sealand.
Inventadas sobre el terreno como Molossia…
¿QUÉ HAY QUE HACER PARA ENTRAR EN LA ONU?

EN UN PRINCIPIO SOLICITARLO
1.- REQUISITOS PARA SER MIEMBRO DE LA ONU
El Art. 4 de la Carta de la ONU establece los requisitos para ser miembro:
1.a.- REQUISITOS SUSTANTIVOS
i) Ser un Estado amante de la paz
ii) Aceptar las obligaciones de la Carta de la ONU
iii) Capacitados para cumplir las obligaciones
1.b.- REQUISITOS PROCEDIMENTALES
i) El Estado manda una solicitud a la ONU
ii) El Consejo de Seguridad manda una “recomendación” que es vinculante y preceptiva.
iii) Posteriormente se debe aprobar por la mayoría en la Asamblea General.
Catalunya necesitaría 129 apoyos de los 193 países.
En un principio, hay que recordar que en Catalunya hay súbditos de unos 150 países. El cuerpo diplomático catalán deberá contactar con cada uno de esos estados y ofrecer lo mejor para sus ciudadanos residentes en Catalunya. Asegurarles la doble nacionalidad, educación, seguridad social, pensiones…
Muy incómodo sería para ambas partes que Marruecos (pongo este ejemplo porque es el país con más inmigrantes), con 240.000 trabajadores en Catalunya, votara que NO en la asamblea de la ONU…
Al estar fuera de todo, en la nada (como dicen en España), Catalunya podría expulsarlos a todos, o dejarlos sin sanidad…
CONCLUSIONES:
¿PUEDE VETAR ESPAÑA LA ENTRADA DE CATALUNYA EN LA ONU?
Respuesta: NO
¿PUEDE VETAR RUSIA O CHINA LA ENTRADA DE CATALUNYA EN LA ONU?
RESPUESTA SI y NO
Si Catalunya sólo quiere ingresar, en un principio, como estado observador, sólo necesita los 129 votos de la Asamblea General. Si quisiera formar parte como estado de pleno no debería haber ningún veto de los 5 miembros del Consejo de Seguridad.

¿PUEDEN VETAR LA ENTRADA DE CATALUNYA LOS MIEMBROS NO PERMANENTES DEL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA ONU?
NO

SER MIEMBRO DE LA ONU DEPENDE ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE QUE HAYAN 129 PAÍSES QUE VOTEN FAVORABLEMENTE.

Y, como es cierto que España tendrá voz en el Consejo de Seguridad, sería recomendable solicitar la entrada en la ONU a partir del 2017 (sabemos que España no volverá  a estar dentro hasta unos 10 años después…

Algunos tendrán el gozo en un pozo…