Archivo | periodismo de rigor RSS feed for this section

Hoy, en el CANAL 33, a partir de las 23h, el documental "TARAJAL desmontando la impunidad en la frontera sur"

14 Ene

Ayer se hizo viral un whatsapp y un vídeo de youtube (lleva más de 1.100.000 visitas) en el que nos recordaba que hoy todo el mundo en Catalunya debe ver el documental sobre la masacre de Tarajal que perpetró el ejecutivo de Rajoy.


España es ese país que le gusta enterrar de cualquier manera a sus muertos, hacer una misa con la presencia de los reyes y que ya no se hable más del asunto…
Todo se inició con el asesinato  de los abogados de Atocha, y luego hemos vistos otros ejemplos como el del choque del Talgo con un tren de mercancías en Chinchilla; el YAK-42; el del AVE de Santiago de Compostela; el metro de Valencia; los atentados del 11-M… 
Siempre cerrando los casos mal y, en el caso de las catástrofes, siempre dando la culpa al error humano…

Y lo de Tarajal es uno de esos casos de vergüenza nacional. Fue el día en que la guardia civil disparó balas de goma a unos pobres negros que se acercaban a la playa nadando… 
Murieron 15 seres humanos.

Les dejo un vídeo con más información:

El nivel de control del gobierno español llega incluso a la wikipedia española. Aunque no lo crean, no hay artículo sobre esa matanza.

Aquí el documental:
http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/el-documental/tarajal-desmuntant-la-impunitat-a-la-frontera-sud/video/5642875/

A Catalunya le hace falta un "20 MINUTOS" independentista.

18 Nov

Recuerdo en un análisis después de las elecciones de hace un año como alguien escribía que había un porcentaje de población catalana que sabe el asunto del expolio y no le importa; incluso hay otra cantidad de gente que lo aplaude, o sea, está conforme y acepta que hayan listas de espera o que se mantenga con el dinero de Catalunya a otras regiones subsidiadas; y luego hay un tercer grupo de personas que no lo sabe. Que no sabe la mayoría de putadas que recibe nuestro bolsillo, nuestra lengua y nuestra cultura…

Desgraciadamente TV3 es una televisión plural controlada por el CAC… Sí…, eso que en Madrid dicen que apareció para machacar a otros medios resulta que no es así.
Y, aunque TV3 tuviera un sesgo independentista apenas llega al 20% de audiencia contando todos sus canales…

Sobre la radio, por culpa de complejos (como el del salario de las estrellas radiófonicas) permitimos que los buenos comunicadores fueran fichados por la SER y RAC1…

Evidentemente la prensa escrita es casi inexistente, pero lo terrible de eso no es que apenas se venda ejemplares de ARA o de EL PUNT/AVUI, es que los medios unionistas (El Periódico, La Vanguardia y la prensa de Madrid) son furiosamente contrarios al independentismo y llenan sus portadas de mentiras en contra del procés.
¿Cuántos bares tiene el ARA o el AVUI…?

Y los digitales o blogs independentistas son visitados por convencidos o por trolls…

O sea, hemos perdido la batalla de la información… 
No podemos llegar a un número elevado de votantes ni por televisión, ni por radio, ni por internet, ni por prensa de papel…

¿Prensa de papel? 
De acuerdo, también está perdida, pero… ¿y la gratuita?

Sé de lo complicado de sacar un boletín independentista por la cuestión de publicidad… no es tan fácil encontrar empresas que quieran salir en un medio así y se arriesguen a boicots. Luego está el enfado de la prensa autóctona pro independentista… Aunque también es cierto que el lector de esos panfletos que te dan en el metro no compra normalmente periódicos de papel…


Desgraciadamente la prensa gratuita ha quedado atrapada en el monopolio de 20 MINUTOS, un diario con sede en Madrid y que pertenece al grupo anticatalán de EL HERALDO DE ARAGÓN…

Portadas sutilmente contrarias…

Sí, cientos de barceloneses leen cada día mensajes unionistas y noticias negativas sobre el independentismo…

¿Vale la pena hacer algo?

¿Como debería ser ese ejemplar gratutito…?
Pues perdonenme del autobombo, pero en su mitad debería ser como spain crisis, publicar lo que este blog postea cada día. Ser contundente como es esta bitácora.
Por ejemplo, la entrada Los catalanes pagamos 36.000 millones en impuestos para que Extremadura tenga autovías vacías. ha tenido unas 72.000 visitas y Los jubilados catalanes no cobrarán la pensión… quedándose dentro de España 53.000…

Como ven, los titulares impactantes venden…

Y luego, ese periódico gratuito debería contar con una parte más técnica explicando todas las dudas que pueda tener la gente sobre el nuevo Estado.

Ese informativo gratuito, ya puestos a dar ideas, podría salir a partir de la unión en papel de Vilaweb, Directe.cat, Nació Digital, Racó Català, elMon.cat…
Incluso el convenio podría consistir en utilizar artículos de esos digitales ya publicados en sus webs…

Es evidente que con voluntad no sería tan complicado el tema de redacción aunque también es cierto que debería haber contenido propio con sus tablas, porcentajes, mapas… y un redactor con tanta mala leche como yo…

Y, si es imposible la colaboración de periódicos digitales, pues que alguien se atreva con redacción propia y agencias de noticias buscando siempre ese punto “spain crisis”
Ahí queda la idea, no veo otra posibilidad para llegar a más gente.

Catalunya se está quedando sin intelectuales. Descansi en pau Xavier Vinader.

9 Abr

Triste ver como nos deja Xavier Vinader en una España en la que los franquistas no pagaron sus crímenes y siguen mandando.

Cotarelo denuncia que el diario El País es más centralista que el ABC o La Razón…

10 Mar

La entrevista puede leerse también en el blog de Cotarelo
Pocas veces una entrevista puede dar tanto de sí.
Y también hay que agradecérselo a Carles Batalla por las excelentes preguntas.

¿Cuál es la tesis principal de su último libro, La desnacionalización de España?

Empecé con la cuestión catalana y al escribir sobre ella con cierto sentido de la comprensión me di cuenta que hay que revisar la historia, me puse a ello y han salido dos cosas: una reflexión sobre el ser de España, su viabilidad y planteamientos, qué entiende por España cada cual con una conclusión bastante pesimista que está en el subtítulo: de la nación posible al Estado fallido. Otra cosa es específicamente la cuestión catalana, sobre el trasfondo de una visión pesimista, entendiendo España como una especie de proyecto histórico frustrado desde hace muchos siglos y que se empecina en mantenerse. Es diferente que abordes la cuestión catalana tratándose de un país normal que abordándola tratándose de un país con 400 años de historia que no puedes ignorar. El libro empezó siendo un encargo de Planeta, luego no cuajó, y no puedes enfocar la cuestión catalana sin la perspectiva histórica. El libro tiene dos partes: el ser de España con Catalunya incluida y una segunda parte, que es la cuestión catalana, qué solución tiene ahora.

¿Y qué solución tiene?

Como estudioso y escritor, apunto las que estoy y no oculto mis preferencias: retroceder, quedarte como estás o avanzar, cosa que puede significar una forma de federación, de confederación o la independencia. Lo que hago en el libro es evaluar las distintas posibilidades, mi posición es difícil porque a mí no me gustaría la independencia pero las otras soluciones tampoco me gustan. Espero que pueda haber algún tipo de acuerdo que sólo se puede dar sobre la base del respeto a los catalanes a la independencia, sólo sobre eso se puede empezar a hablar, de igual a igual, sentándote con una persona reconociendo su derecho a levantarse e irse. Esa situación no me gustaría que se diera pero reconozco que la propuesta federal, básicamente apoyada por los socialistas, que se la acaban de sacar de la manga, y la propuesta confederal, son una quimera, nadie se las toma en serio. Al final y al cabo, ¿qué es la Unión Europea? Pues una especie de confederación, pero no me parece que los ánimos vayan por este lado, de manera que al final, por exclusión, te vas a encontrar que no hay otra opción que la independencia, por lo que hay que hacerse a la idea.
Algunos como Ortega y Gasset, que eran un poco más listos, ya se dieron cuenta que el problema no era que España perdiera posesiones ultramarinas sino que el problema lo tenía dentro

¿El hecho de que España no haya reconocido Catalunya como nación es el error principal en el punto de partida que dificulta el debate y el entendimiento?

Desde luego, y añado un punto de gravedad al asunto: que ni siquiera España se reconoce a sí misma como nación, entonces cómo puede usted decirle a alguien que no tienen derecho a considerarse nación cuando usted tiene un problema para identificarse realmente como nación. Escarbas un poco en el espíritu de esos magistrados del TC que le niegan la condición de nación a Catalunya y te preguntas qué entenderá este hombre por nación y te queda la duda de si sabe de qué está hablando. Es lamentable, y más que un error, es una provocación inútil e innecesaria, y fíjate que además esta gente debería estar acostumbrada a tratar con catalanes y con Catalunya sabiendo que Catalunya es un sitio en el que hay un museo nacional, una orquesta nacional, y no se refieren a la nación española y luego van y dicen ‘siempre y cuando no tengan efecto jurídico’. ¿Entonces el museo o la orquesta no existen?

¿La mera supervivencia de las naciones catalana, gallega y vasca son una especie de mancha al imperialismo español, que no ha sabido superar el trauma de 1898?

Hay un falangista de la primera época, un tío que estaba para los cochinos pero que era muy simpático, Jiménez Caballero, que decía: ‘¿qué me habla a mí del 98, si en España hemos tenido trece noventayochos?’. Lo decía hace poco Alfred Bosch en un libro, que el problema de España es que es el imperio que ha tenido que encajar más independencias, no es correcto porque los franceses y los ingleses han sufrido más, no, la característica de España es que es el imperio que ha tardado más tiempo en deshacerse.
El País es uno de los periódicos más centralistas que ha habido en España y, si me apuras, más que el ABC
El imperio francés se deshace en los años 50 y 60, el inglés más o menos igual, el español lleva desde la independencia de los Países Bajos, que fue el primer estado que se independiza de España siempre que se le pueda llamar España porque al fin y al cabo también era el imperio germánico. ¿Qué ha sucedido? Algunos como Ortega y Gasset, que eran un poco más listos, ya se dieron cuenta que el problema no era que España perdiera posesiones ultramarinas sino que el problema lo tenía dentro, entendiendo la península y pusieron una barrera pero ni siquiera pueden hacer eso porque si usted pone esa barrera empiece por Gibraltar o convenza a los portugueses que se está mejor dentro. No tienen por dónde agarrarse, lo que queda claro es que es un imperio que no ha sabido administrarse, y es la tesis de mi libro: es un imperio gobernado por idiotas desde tiempos inmemoriales.

Inhabilitar a Artur Mas por el 9-N sería una medida muy impopular que podría pasar factura política. 
¿No la han tomado o la están retardando porque supondría el último empujón al independentismo y la manera de convencer a la gran masa de indecisos?

Creo que su propósito está también en su modo de ser, de la derecha, ellos todos los problemas los abordan así, por vía judicial, tratando de meter a la gente en la cárcel, todo, y muchas veces les ha funcionado y piensan que así la gente se doblega. Ese será un problema, si los catalanes se doblegan o no, pero ese es el estilo de la derecha, hay quienes les dicen que eso es absurdo porque es fabricar héroes y movilizar a la gente, si se dieran cuenta no hubieran hecho lo que han hecho hasta la fecha pero es que son así, si es que le ponen un micro en el morro a Rajoy preguntándole por el millón y medio de catalanes que salieron a la calle y responde diciendo que es una algarabía. Meter a Artur Mas a la cárcel o tomar una medida represiva contra él o ir contra el juez Santiago Vidal, al que no conozco pero tiene toda mi admiración, son cosas tan disparatadas que te preguntas si los que las piensan están en su sano juicio pero no lo están, porque si lo estuvieran no serían tan fascistas. Es que es su modo de ser, no pueden hacer otra cosa porque probablemente en su casa son así, al que discrepa, castaña.
La sensibilidad que tiene Cervantes para entender judíos expulsados y catalanes es extraordinaria

Con la connivencia de la gran mayoría de los medios de comunicación, que automáticamente decidieron desde el principio que la independencia de Catalunya es mala y la tratan desde la hostilidad y beligerancia, y no sólo los de derechas como el ABC, La Razón o El Mundo sino un medio como El País que nunca antes se había mojado en temas identitarios y parece de extrema derecha…

El País es uno de los periódicos más centralistas que ha habido en España y, si me apuras, más que el ABC, que tiene esa mentalidad un poco de Herrero de Miñón de la España de los Austrias, eso de ‘bueno, los territorios’. A Felipe VI le convencieron desde joven de que había territorios de España como Navarra que son soberanos y que no tienen Estatuto de Autonomía sino una ley paccionada y el garante es la Corona porque tiene una estructura confederal y rollos de este país, en esto ABC gana a El País, que siempre ha dicho que eso era una antigualla. Pero El País es un periódico muy centralista y está dominado en buena medida por periodistas de origen vasco muy españolistas, históricamente hablando la participación de los vascos españolistas en su fundación fue importante. Es un medio cerrado, los medios están hechos por seres humanos, aunque en sí mismos representen el futuro, la evolución y el progreso, los pueblan gente de la calle normal y corriente y la cuestión catalana ni la huelen como ni la huelen los políticos madrileños. En el caso del País Vasco está comprobado porque no se saben los nombres de las provincias ni las capitales, en el caso de Catalunya más o menos, pero estás hablando de dos territorios que casi representan el 40% del PIB. Eso ya demuestra lo que demuestra.

Estos medios, en los que nunca aparecen posiciones favorables o positivas del soberanismo intoxican la opinión pública hasta el punto que muchos españoles no sólo se creen las mentiras de la prensa de Madrid sino que las defienden como verdades absolutas, incluso sin haberlas contrastado ni haber estado nunca en Cataluña ni conocer nada de su historia y lengua.

Es sorprendente, el otro día pillé una conversación en Twitter en la que una persona decía que estaba hasta las narices porque venía de Catalunya y allí la gente se empeñaba en hablar su dialecto. ¿Pero sabe usted de lo que está hablando? ¿El catalán un dialecto? Entonces, apaga y vámonos, esa persona no sabe lo que dice.
“La sensibilidad que tiene Cervantes para entender judíos expulsados y catalanes es extraordinaria”

También está muy arraigada una antigua tradición histórica del establishment españolista, que ha inculcado a todas las generaciones que la literatura española es sólo la literatura hecha en castellano, cosa que impide apreciar la riqueza y la pluralidad del estado.

Con el agravante de que la literatura española empezó siendo galaica, mírate los programas del Instituto Cervantes y ya verás lo que se entiende por cultura española: Azorín, Delibes y Cela.

Ni una mención a Espriu, Foix o Carner…

Qué va, deben pensar que son escritores sardos.

Suso de Toro avisaba del riesgo que Galicia, como comunidad lingüística, corre el riesgo de de desaparecer.

Mi familia es gallega, yo adoro Galicia y me jode que los gallegos sean más españolistas. Si conoces la zona, esto podría suceder tranquilamente, pero les salva el portugués, que es muy fuerte y tira mucho. Mi abuelo escribía en gallego, fue el primer ganador del Premio das Letras Galegas en los años 80, siempre dijo que él era galaico-portugués, era catedrático de filología galaico-portuguesa, en realidad estaba defendiendo sus garbanzos como todo el mundo, creo que corre más peligro el euskera, en el caso del catalán no veo ningún peligro.

¿Qué le pasa por la cabeza cuando escucha un descerebrado comparando el soberanismo con el régimen nazi?

Y se lo escuchas decir a los descendientes de los nazis, a los tíos que han prolongado el título de nobleza de asesinos como Queipo de Llano, los descendientes de Muñoz Grande, que fue a la División Azul. Y estos llaman ‘nazis’, pues bueno, en fin, no merece la pena ni hablar de eso.

¿Por qué los españoles tolerantes, plurales y respetuosos con las demás naciones y sensibilidades sois tan pocos y por qué hacéis tan poco ruido mediático?

Hombre, es una pregunta retórica, porque no te dejan hablar y porque en definitiva la presión es muy fuerte, que vayas por ahí con tu llamado acento catalán…yo sostengo que la lengua no tiene acentos porque el tío que dice ‘este señor tiene acento catalán’ no está dispuesto a reconocer que él tiene acento madrileño. Estos tíos que dicen estas cosas, te encuentras con que, si entras al asunto del contenido, tienes un rechazo bestial, implícitamente hay una rabia y además te detectan enseguida, te ponen del otro lado y te tachan de traidor. Es una posición muy dura, tú vas con tu acento no catalán, español, inspiras una simpatía pero de repente dices unas cosas no previstas. Y hemos de empezar a prepararnos, porque esto no ha terminado.
¿El nacionalismo catalán una moda? No, el bipartidimo es posible, si tú conoces la historia de Catalunya ves que viene de mucho antes.

¿Está decepcionado con la supuesta intelectualidad española, muy progresista con Irak, Palestina, el Tibet, o el Sahara Occidental pero que luego tiene una actitud cerrada y hostil con Catalunya y le niega algo tan fundamental como el derecho a decidir, un derecho internacional público erga omnes reconocido por la ONU?

Claro, porque son intelectuales pero tienen que comer, quién les iba a dar contratos en el Instituto Cervantes si fueran por ahí diciendo por ejemplo que Espriu es mejor que los Panero.

¿Es difícil combatir el falso tópico de que los catalanes somos tacaños, cerrados, insolidarios y que nos inventamos un dialecto para ir a la contra?

Claro, pero a parte de estar arraigado se debería revisar, a mí siempre me ha impresionado mucho que la mayor parte de la segunda parte de El Quijote pase en Catalunya, y que Barcelona sea una ciudad perfectamente descrita por Cervantes. La sensibilidad que tiene Cervantes para entender judíos expulsados y catalanes es extraordinaria, para él todo vale, ¿Qué ha pasado? Que ha habido un proceso de empobrecimiento general, España, en lugar de explotarse en sí mismo en su interior, aprovechar sus riquezas, las ha ignorado y ha habido un proceso de estupidización masiva y un distanciamiento. Un dato: el último presidente catalán del gobierno español fue el general Prim, es impensable un presidente catalán del gobierno español y sin embargo ahí tienes un presidente gallego después de tener 40 años a un dictador y claro, a la hora de hablar de traidores habría que matizar mucho las palabras. Con independencia del interés o la simpatía que tengas hacia los socialistas y hacia Carme Chacón, una de las cosas que se decía era que no podía ser secretaría general del partido porque es catalana.

Hay algunos que acusan el catalanismo y la independencia de ser una moda, como si el bipartidismo y el nacionalismo español rancio no lo hubieran sido durante mucho tiempo.

¿El nacionalismo catalán una moda? No, el bipartidimo es posible, si tú conoces la historia de Catalunya ves que viene de mucho antes. Ni siquiera se puede aceptar un planteamiento falso como éste, hay que recordar que el segundo partido más antiguo del Estado español es ERC.

Rajoy está en el punto de mira de sus artículos. ¿Qué piensa de su figura y de su gestión como presidente? Suso de Toro le describió como “un franquista con buenos modales”.

Suso de Toro fue demasiado generoso, eso de los buenos modales… es un grosero y altanero y si sabes algo de lenguaje no verbal te das cuenta que es insoportable, una altanería, un desprecio, fíjate cómo saluda, por ejemplo el video en el que recibe a Mas, como un señorito, el ademán, la manera de dar la mano…te está perdonando la vida permanentemente, parte del principio que como no tienes derecho a la existencia y que como eres un demócrata, trata contigo pero eres un apestado, un apestado catalán o un apestado rojeras. Los franquistas eran más educados que este patán, y además es un cretino, ¿cómo va a ser la gestión de un cretino?
“‘España es un país ingobernable y hace falta mano dura’, esto te lo dice la gente por la calle”

¿Pero cómo puede ser que el PP mantenga una intención de voto tan alta después de tantos escándalos y casos de corrupción? Uno llega a pensar que España no tiene remedio.

Esta España no, ¿sabes cuánta gente reunía Franco en la plaza de Oriente? Más. Aquí hay un 30% de la población que es franquista

Pero en la época de Franco regalaban bocadillos para que la gente llenara los sitios…

Sí, sí, chorizo, jamón, lo que fuera…hay un poso de franquismo sociológico fortísimo.

No sólo en el gobierno sino también en la calle.

Y entre los pobres, claro. ‘España es un país ingobernable y hace falta mano dura’, esto te lo dice la gente por la calle y la mano dura es para dar hostias y si hace falta darlas a quién piensa así, también.

El nacionalcatolicismo de siempre…

Sí, pasado por el complejo de inferioridad, frases como ‘las cosas son así y siempre tienen que serlo’, ‘hijo consuélate’… ¿pero esto qué es? Yo pertenezco al gremio académico, y una de las polémicas fundamentales que les vuelven locos es el debate sobre cuándo empieza España a considerarse a sí misma como nación, se están pegando desde hace muchos años, que sí Viriato, los Pelayo, los Reyes Católicos… se ponen todos de acuerdo que es en la Constitución de 1812, la Pepa, la muestra máxima del liberalismo español pero primero descubres que no se la han leído porque si lo hubieran hecho hubieran visto que esa Constitución proclama el catolicismo como religión oficial del Estado y manda perseguir a todas las demás, o sea que vaya liberalismo el que consagra el principio de intolerancia. ¿Y esa nación quién la defendía? Los curas. En este país gobiernan los curas y el gobierno actual del PP ha venido a desarrollar el programa de los curas: educación, aborto…

Teniendo en cuenta la reciente destitución de Tomás Gómez y el cambio estético de Rubalcaba por Pedro Sánchez, que quizás se ha hecho para ver si las mujeres le votan por guapo como sucedió con Suárez, ¿cree que el PSOE está desorientado?

Depende de lo que hagan, en primer lugar ellos, que no hagan el ridículo, sería recomendable, depende de lo que hagan el PP y Podemos, que me da la sensación que se está desinflando porque no es fácil mantener un discurso radical tanto tiempo. Los del PP, vete tú a saber qué van a hacer, lo de cambiar a Rubalcaba era una necesidad evidente, que hayan atinado con este hombre vete a saber, tienes un año con cuatro elecciones, cada una va a condicionar la siguiente, tienes que averiguar qué tiene Susana Díaz en la cabeza, si tiene ambiciones nacionales o no, considerar el resultado de mayo…está todo en el aire. Hombre, te cuesta creer que el PSOE pueda desaparecer en el sumidero de la historia como el PASOK, porque el PSOE es un partido más que centenario que forma parte de la historia de España pero si se obstinan en seguir cavando su propia tumba, pueden conseguirlo.

¿Es un partido realmente socialista y obrero?

Eso ya tiene poco significado, no lo es, claro, ningún partido socialista obrero lo es desde hace muchos años, los alemanes en 1959 ya renunciaron al marxismo, el PSOE se mantiene como tal porque cualquier empresario te dirá que no conviene cambiar una marca de éxito. La condición de obrero ya no te funciona porque no vende y de hecho todos los partidos pretenden ser interclasistas y un ‘atrápalo todo’.
La condición de obrero ya no te funciona porque no vende y de hecho todos los partidos pretenden ser interclasistas y un ‘atrápalo todo’.

Incluso hay miembros del PSOE y del PP que agitan el fantasma de la gran coalición para vencer Podemos y la opción soberanista.

Sí, pero el término fantasma no acaba de convencerme. Es una posibilidad, los alemanes tienen una gran coalición, son especialistas en las grandes coaliciones, pero también las han tenido los austríacos, hay gobiernos de coalición hay en toda Europa, de hecho esto de los gobiernos de un solo partido, fuera de los países anglosajones, no existe, en Europa normalmente hay gobiernos de coalición.

En España falta costumbre pactista…

Claro, y para el PP es tan incomprensible un gobierno de coalición con el PSOE como para los comunistas un gobierno de coalición con el PP, pero mira los alemanes, el problema es que la derecha española no es la democracia cristiana, es mucho más ultramontana y bestial. Por lo tanto, cualquier persona racional pensará que cómo va a hacer una gran coalición con estos. No veo el PP haciendo coalición con nadie por su intolerancia, su exclusivismo, su avasallamiento y su falta de comportamiento civilizado tan bestial.

Usted dijo hace poco que Felipe González mueve los hilos detrás del PSOE y que tiene más peso que Aznar detrás del PP. ¿En qué se basa?

Por el mayor prestigio que tiene Felipe ante Aznar y la distinta cultura política entre ambos partidos, el PSOE funciona con criterios un poco románticos tiene mucho respeto con sus dirigentes, sobretodo cuando se hacen mayores, ya lo hicieron tratando bien a Ramón Ruibal, y ahora a Felipe también le tratan bien. Todo el mundo en la calle pensaba que Rubalcaba era un inútil como secretario general, escuchabas que probablemente había sido un buen ministro del Interior pero que fue un desastre como secretario general y sin embargo nadie le movió la silla. En el PP van a puñaladas por la espalda.

Hace poco impartió en Barcelona una conferencia sobre “el arte del piloto y las multitudes inteligentes”. ¿Son hoy necesarios los líderes, los caudillos?

De momento sí, lo ideal es que no lo sean, lo ideal es que la gente tenga capacidad para autoorganizarse pero esto, si alguna vez se da, será en algún futuro muy lejano. Pero que la meta esté lejos no quiere decir que no merezca la pena ir por el camino y quitarte de encima estúpidos que dicen que hablan con Dios como por ejemplo Aznar, que cuando atentaron contra él dijo que se le apareció Dios.

Esto le sucedió una vez a Peret y le hizo retirarse un tiempo de la música…

Aznar dijo que se le había aparecido Dios y le había dicho ‘José María, lo estás haciendo muy bien’, eso está en sus memorias. Qué vas a decir de un tío así.

¿La corrupción es un mal político momentáneo o un mal endémico de la raza humana, en el sentido de que las personas siempre quieren tener más que el vecino, poseer, presumir y encima, si han podido robar algo, ser considerados los más listos? Parece más un tema de exceso de ambición humana que de funcionamiento de los partidos.

Y encima hacer una rama propia de la literatura española… Lo que sucede es que esto es así en todos los sistemas, la corrupción de la república romana era bestial, la del imperio ya ni te cuento, el imperio de los Austrias se hundió en mitad de la construcción, Fernando VII, ya con los Borbones no tenía ni dinero para pagar la flota…Y a eso le añades en España la tradición del caciquismo, y la oligarquía como formas de organización, y eso sí incide en el asunto porque por ejemplo Francia, que tiene también una tradición de corrupción católica, -los protestantes tienen menos por el puritanismo y el servicio público-, ha sido capaz de desarrollar una moral cívica que los españoles no hemos desarrollado. La corrupción es un mal endémico pero distintas evoluciones históricas han apuntado por caminos distintos, y esos caminos han hecho que la conciencia sea más grande en unos casos y más pequeña en otros.
“Me parece que Juan Carlos tuvo una función esencial por las carencias del sistema político español, por la herencia que estaba recibiendo y por el contexto internacional”

La historia oficial hace quedar a Juan Carlos como figura clave de la transición y héroe del golpe de estado. ¿Es así o se ha tergiversado y magnificado?

Es que como la transición está permanentemente cuestionada…Me parece que Juan Carlos tuvo una función esencial por las carencias del sistema político español, por la herencia que estaba recibiendo y por el contexto internacional. El primer viaje que hizo fue a los Estados Unidos, a explicar a la cámara de representantes y el senado cuáles eran los planes, de repente vi a Yugurta yendo a explicar al senado romano lo qué pensaba hacer en el norte de África en su reino porque era el rey de un patio trasero de Roma. Le dieron unas palmadas en el hombro, le dijeron que adelante, que eran buenos planes pero que no legalizara a los comunistas, es la condición que le pusieron. Es razonable pensar que el comienzo del enfrentamiento entre Juan Carlos y Suárez vino a raíz de la decisión de de Suárez legalizar el partido comunista, aunque esto es una fabulación mía. El Rey Juan Carlos está indisolublemente ligado a la figura de la transición.

¿La transición fue una cortina de humo para tapar el franquismo y dejarlo impune?

Sí, pero yo no usaría esta expresión ni la de la traición porque son demasiado tajantes y dejan más cosas fuera que dentro. Tengo desde hace tiempo la convicción de que fue un pacto de cobardes, de gente con miedo, de gente que buscaba un territorio para entenderse porque ninguno de los dos bandos podía imponerse al otro: los franquistas, que tenían toda la fuerza, no tenían razón, no creían en ellos ni ellos mismos, su deslegitimación era absoluta pero tenían las armas; los otros tenían toda la razón, incluso la que se inventaban pero no tenían las armas. Además, estaban rodeados del miedo de la población, del acojone que todavía existe, si vas a los pueblos y pides a la gente que te hable de los de las cunetas…

¿Era imposible hacer un juicio como el de Nuremberg?

No, qué dices hombre, mira a mí durante la dictadura me detuvieron tres veces, pasé tres veces por los calabozos de gobernación y me condenaron a dos años. No me torturaron aunque me sometieron a todo tipo de violencia psicológica y verbal, pero uno de los tíos que me interrogaba me decía que yo era un gilipollas y un imbécil y que él era policía del franquismo y que continuaría siendo policía de lo que viniera. Entonces yo le dijo que no, que vendría la libertad…

¿La policía y la Guardia Civil todavía siguen siendo franquistas?

Claro, este policía del que te hablo se murió de policía en el País Vasco, aquí han seguido juzgando los tíos del tribunal del orden publico, siguen en activo, sus descendientes, los funcionarios, los jueces, los policías, todos. Al principio, cuando los socialistas ganaron las elecciones con 10 millones de votos se acojonaron y se metieron en un rincón. Pero cuando vieron que los socialistas no mordían, volvieron a salir, montaron el GAL, los socialistas se lo comieron y luego ya se han despendolado, y ahora los tienes, dictando leyes.

¿Ve factible una Tercera República o es una utopía?

Lo veo factible y no estoy dispuesto a pegarme con nadie por si es la Segunda o la Tercera República, yo le tengo fe a la Segunda porque es con lo que he crecido, soy republicano de siempre. Creo que en algún momento tendremos que reconocer que hacer un referéndum sobre la forma de estado es propio de gente civilizada.
“Las cosas más monstruosas han pasado aquí: el holocausto es de aquí, el país más civilizado de la tierra se convirtió repentinamente en el más bárbaro”

¿Tiene la esperanza que Europa, en coherencia con sus principios fundacionales, llegue a ser una unión de pueblos y no una alianza de estados grandes con intereses básicamente económicos?

Europa ve con mucho cariño a América porque la considera una hija suya, los europeos descubrimos América, le llamamos el nuevo mundo y a Europa el viejo, con la palabra nuevo va unida a la idea de fuerza, innovación, cambio, empuje, renovación…y con viejo va la idea contraria. Políticamente, América no ha cambiado absolutamente nada desde su independencia, una fronterita un poco más arriba, otra más abajo, que si la guerra del Chaco, lo que los yankis robaron a los mejicanos…pero los mismos estados que se independizaron son los que hay ahora, con sus mismas formas, alternan repúblicas con dictaduras pero son lo mismo. Europa no ha dejado de cambiar, entras y hay 37 estados, sales y puede que haya 38 o 36, las monarquías pasan a ser repúblicas y al revés, Europa es un continuo laboratorio experimental porque América no ha cambiado, África está prácticamente igual que como la dejaron los coloniales, foto fija, Asia pasa más o menos lo mismo pero Europa es un continente en ebullición permanente y hablar de su futuro carece de sentido. De hecho, estamos en una organización que somos incapaces de definir, porque ¿la Unión Europea qué es? No es un Estado, no es una confederación, ni una federación, tengo compañeros catedráticos especialistas en la materia, les pregunto por una definición y me dicen “sí, ya sabes, es una organización política que se está haciendo”, y no saben hacia dónde, puede ser cualquier cosa porque en Europa se ha inventado todo, todo el mundo se organiza según lo que Europa hace, nos guste o no, luego vas por ahí y te dicen que eres eurocentrista y sí, por desgracia es así. Las cosas más monstruosas han pasado aquí: el holocausto es de aquí, el país más civilizado de la tierra se convirtió repentinamente en el más bárbaro, el filósofo más importante del siglo XX era nazi, eso jode, tienes que convivir con esas contradicciones, tu condición de europeo te obliga a estar en lucha permanente.

¿Es cierto que con la edad uno se va liberando de vergüenzas y complejos y dice lo qué quiere, con más libertad? ¿O usted siempre ha sido tan espontáneo e informal?

¿Proyecto esa imagen? Pero si yo soy una persona de orden…de mucho orden público. Claro, porque te das cuenta que las cosas tienen una dimensión que no merece la pena…eso no significa que debas hacerte cínico sino que te des cuenta de las cosas que realmente son importantes.

Ahora que el PP hace campaña casi exclusiva contra Podemos por miedo al auge del adversario, si algún día se termina el bipartidismo, ¿habrá suficiente perspectiva histórica y honestidad para reconocer la contribución de Podemos y del soberanismo en hacer caer la fruta podrida? Como mínimo habrán planteado una alternativa.

Sí, sí, por supuesto. Me hace gracia porque ya en los años 80, en mi territorio había una discusión sobre el sistema de partidos en España y a mí me parecía que era bipartidista y se me echó todo el mundo encima, que si yo era un inútil, que si la riqueza y multiplicidad del Parlamento español, a mí me parece cosa de dos partidos…los otros son de ámbito subestatal. Todos se me echaron encima y ahora resulta que todos están convencidos que esto es un sistema bipartidista que además es malo en sí mismo cuando en realidad si te metes en estudios de partidos, en el fondo todos los sistemas son multipartidistas, incluidos los bipartidistas, coge por ejemplo el partido laborista británico y es un conjunto de partidos, y en los Estados Unidos no hay dos partidos sino cien, hay diputados demócratas que votan con los republicanos…la idea de que un partido es un todo monolítico y que si son todos se llama bipartidismo…la democracia cristiana italiana eran siete partidos, el partido conservador británico estaba más dividido, la democracia cristiana son dos y fíjate qué mal llevaron los comunistas españoles la existencia del PSUC y qué mal llevan los socialistas españoles la existencia del PSC, te dan ganas de decir ‘te pago dos meses en Alemania para que veas cómo lo hacen’. ¿Y por qué no es posible esto aquí? Porque esto es España.

¿Y cómo sería la España del futuro en la que le gustaría vivir?

Una en la que los catalanes quisieran quedarse voluntariamente.

El artículo de Salvador Sostres que ha cabreado a Jiménez Losantos…

24 Nov

Le llamó mamaracho, miserable, mentiroso y basura intelectual… (je, je, je…).
Eso le pasa por haber trabajado en Madrid…

El que con basura se junta…

Aquí el enlace del programa de radio (en los primeros minutos hablan de Sostres).
Y aquí el artículo en catalán.

En negrita lo que ha jodido más al Losantos…

YO EL HIJO DEL PRESIDENTE PUJOL.
Me llamo Salvador Sostres y soy hijo del presidente Pujol. No hemos tenido una buena relación, ni caracteres muy compatibles, ni pienso que haya sido prudente su vivir dando tantas lecciones. Pero me llamo Salvador Sostres, tengo 39 años, nací entre la muerte del general Franco y la coronación del rey Juan Carlos, y soy hijo del presidente Pujol.

A diferencia de mi padre, que se tuvo que educar en español y entre referencias españolas, y que su catalanismo fue fruto de una reflexión intelectual y de una fe heredada; yo soy catalán sin ninguna otra consideración, sin que haya habido elección, y puedo estar intelectualmente decepcionado con el catalanismo, con su sistema de referencias, con su concepción de la política y con su manera de plantear los retos; pero soy catalán, naturalmente catalán, sin discusión, sin opción, sin épica, incluso sin pasión: tal como soy hombre y soy blanco, soy catalán.

Y formo parte, así, de la primera generación de catalanes que, muchos años después, damos por supuesto que somos. Somos la primera generación de hijos del presidente Pujol. Somos los primeros que pudimos estudiar plenamente en catalán, y con TV3 aprendimos que el catalán no era el sonido gutural de una tribu, ni el sentimentalismo flatulento los domingos con la tía, sino una lengua que podía, como cualquier otra, explicar el mundo, y gracias al presidente Pujol nosotros fuimos los primeros catalanes, después de muchos años, y de muchos catalanistas, que no nos hizo falta ser más que catalanes para ser ciudadanos del mundo.

El presidente Pujol nos dotó también de un paisaje institucional que nos hizo sentir políticamente cubiertos, con la parte de peligro que ello conllevaba y conlleva. La parte positiva, la de la configuración mental, fue que muy pequeños crecimos rodeados de una estructura suficiente, y completa, que fue la que se instaló en nuestro imaginario, y no nos hizo falta ninguna otra. Tuvimos un presidente, unos consejeros, un parlamento, un gobierno. Con más competencias o con menos, han sido siempre nuestra principal relación con la política, y las elecciones importantes, para nosotros, siempre han sido las autonómicas. Que, por cierto, nunca hemos dicho “las autonómicas”, sino simplemente “las elecciones”.

La parte peligrosa de todo es que naturalmente ni éramos ni somos todavía un estado, y que el simulacro nos ha llevado a veces a un complacencia paralizante ya una tan agradable sensación de normalidad que nos ha podido hacer creer que teníamos suficiente de avanzar maquinalmente, como las naciones convenientemente ancladas en la Historia se pueden permitir hacer. Pero más allá de estos desajustes, tan propios de los países con problemas, el presidente Pujol nos hizo un país para que nos pudiéramos sentir ciudadanos. Hizo natural lo que hasta ese momento era ideológico, o aún peor: nostálgico.

Hoy hace cinco años que me echaron del AVUI y me quedé sin el que durante ocho años y medio fue “mi columna”. Fui muy feliz escribiéndola y nunca nada me ha sabido tan grave como el día que me dijeron que sería el último. Y aunque el presidente Pujol me reprochó no pocas veces algunas expresiones desaforadas, fue gracias a él, y en el país que él configuró allí donde sólo y había un páramo, que un columnista catalán, de 26 años cuando empecé a publicar, se creyó con el derecho -y con la obligación- de explicar el mundo, todo el mundo, desde su rincón.

Si he pedido, aunque sólo sea por un artículo, volver hoy en mi diario, es porque no he podido aguantar, sencillamente no he podido, ver como después de la confesión, el catalanismo mediático y político, con los convergentes a la cabeza, proceder a su linchamiento y a la demolición de su legado.
Yo soy el primero que podría reprocharle tanto cinismo. Pero me llamo Salvador Sostres, tengo 39 años, soy hijo del presidente Pujol, y si hemos llegado hasta aquí es porque él nos construyó un país donde sólo había socialistas acomplejados y españoles, hablando de folclore y de autogestión.

socialistas acomplejados y españoles, hablando de folclore ha dolido mucho…
En fin, Madrid no paga a traidores catalanes

1898-2015, los españoles no aprenden. Similitudes de la pérdida de Cuba con el proceso catalán.

7 Nov

Es impresionante el parecido entre los acontecimientos anteriores y posteriores de la guerra de Cuba con la posición española ante la libertad de Catalunya.
Misma basura de políticos… expolio, represión, amenazas, prensa cavernaria, ignorancia, decisiones disparatadas, osadía… Falta de apoyo internacional, pérdida de la colonia, deuda y quiebra…

El artículo es de Eugeni Casanova en  vilaweb.

La política española en Cuba se centró durante todo el siglo XIX en la explotación sin medida de los recursos naturales y humanos de la isla, a la que no se reconocía ningún derecho. Carlos Manuel de Céspedes lanzó en 1868 el grito de Yara: “Nadie ignora que España gobierna Cuba con un brazo de hierro ensangrentado. Teniéndola privada de toda libertad política, civil y religiosa, sus desgraciados hijos se ven expulsados. Innumerables han sido las veces que España ha ofrecido respetar sus derechos, pero hasta ahora no ha cumplido la palabra.” En Madrid no dieron ninguna importancia y el caso se trató como un problema de orden público.

La Restauración permitió la entrada de diputados cubanos a las cortes en 1878, pero el presidente Cánovas del Castillo dejó muy claro que la isla no era “más que una regular provincia, que no puede gobernarse a sí misma, y es y debe ser siempre española.” Su ministro de Ultramar bramó: “Autonomía, nunca, nunca, nunca!” Cuando se firmó un pacto con los insurrectos, el general Salamanca llamó al congreso “maldita sea la paz!” y la mayoría de los diputados le aclamaron.

En 1886, el diputado cubano Rafael Montoro presentó a las cortes un proyecto de igualdad de derechos políticos con la metrópoli y obtuvo diecisiete votos contra 217. Ese año, España abolió la esclavitud, como reclamaban los insurrectos. Fue el último país europeo en hacerlo.

Para el gobierno español, los diputados autonomistas eran “meros separatistas con el único objetivo de desgajar un pedazo de la patria.” Confiaban en que la llegada de Maura al Ministerio de Ultramar en 1893 los otorgara algún derecho. Hartos de esperar, José Martí lanzó en 1895 el grito de Baire, que dio paso a una nueva insurrección en la gran Antilla.

Los militares más sensatos veían que el “órdago” cubano no tenía una solución armada, “aunque se llene la isla de soldados.” El gobernador, el moderado Martínez Campos, dijo al presidente Sagasta: “No soy menos liberal que ustedes y deploro ciertas libertades, pero la época las exige. La fuerza no conduce a nada estable, la razón y la justicia se abren paso tarde o temprano.” El general Polavieja, muy vinculado a Cuba, había escrito a un amigo en 1890, después de la guerra Chiquita: “En lugar de querer evitar la independencia de Cuba a toda costa, lo que sería un proyecto inútil, sería necesario que nos preparáramos , que nos quedáramos en la isla sólo el tiempo que razonablemente podamos y pusiéramos los medios para que no nos echen a la fuerza, con perjuicio de nuestros intereses y denigración de nuestro honor.”

El cubano José Antonio Saco explicó a la obra ‘Paralelo entre la isla de Cuba y algunas colonias inglesas’ la diferencia que tenían Gran Bretaña y España a la hora de ejercer el colonialismo. Acusaba Madrid de practicar un régimen de sumisión poco eficaz, reclamaba que Cuba fuera tratada como Canadá y advertía que si España era incapaz de hacerlo la isla acabaría jugando la carta de la anexión a los Estados Unidos.

Martínez Campos presentó la dimisión harto de las tortas que recibía de Madrid, y fue nombrado en su lugar un hombre duro, Valeriano Weyler, el Vampiro de Cuba, que aplicó la táctica de tierra quemada, con la destrucción y el asesinato de todo y de todos que pudiera tener algo que ver con la insurgencia. Reunió a la población civil en campos de concentración y los extenuó por el hambre para que no pudiera colaborar.

El secretario de estado norteamericano, Richard Olney, propuso en Madrid de hacer algunas concesiones, en la línea de los británicos en Canadá. Cánovas lo rechazó, esperaba que Weyler aplastaría la revuelta y que Estados Unidos abandonarían las posiciones pro-separatistas para que no se encontraban “en condiciones de poder contrarrestar una nación europea de primer orden.”

El diputado Emilio Díaz Moreu denunció en 1894 a las cortes que la flota española no tenía ni un solo barco en condiciones de combatir. El gobierno español decidió construir el crucero Princesa de Asturias, pero cuando lo quisieron botar en septiembre de 1896 el buque se atascó en la rampa y no quiso caer en el agua. Un mes más tarde lo volvieron a intentar y quedó atascado nuevamente, con riesgo de romperse, y lo dejaron por imposible. Pocos días más tarde se deslizó solo, y el pueblo, siempre ingenioso, lo bautizó como ‘El espontaneo’.

Paralelamente, el ejército de tierra sucumbía por las enfermedades y una alimentación deficiente, porque la carne enlatada procedente de Alemania e Italia no aguantaba el rigor del trópico. Los soldados españoles combatían en la manigua con vistosos uniformes milrayas y alpargatas de cáñamo que se podrían y acumulaban parásitos. El ejército británico había adoptado en 1848 un uniforme caqui y España tardó sesenta años en imitarlo. Pero El Correo Español de Madrid llamaba al combate argumentando que “nuestro valeroso ejército está preparado para luchar: contamos con 200.000 hombres, los yanquis únicamente tienen 20.000 y los cubanos insurrectos, apenas 15.000.” El Heraldo de Madrid tituló ‘Cañones y no reformas’, y Segismundo Moret, ministro de Estado, invadió la isla marroquí de Perejil para demostrar el potencial de España.

El gobierno tuvo finalmente un ataque de realismo y el 1 de enero de 1898 puso en vigor un proyecto de autonomía -que los cubanos calificaron de “autonosuya”, cuando los rebeldes controlaban toda la parte oriental de la isla y Estados Unidos amenazaban desde Florida. Narcís Verdaguer escribió en la Voz de Cataluña: “La lucha del pueblo cubano por su libertad es la primera ruptura del edificio centralista”.

En la metrópoli este proyecto no recibía tampoco nada de simpatía, los políticos criticaban la precipitación y la mayoría de diarios de Madrid se opusieron. Fomento del Trabajo dijo que había que “luchar contra el nefasto propósito de conceder autonomía arancelaria en las cámaras insulares de Cuba y Puerto Rico porque representa una herida mortal en el país productor ya la soberanía nacional.” Los más interesados en mantener el status quo era una estructura caciquil y corrupta de grandes oligarcas y altos funcionarios. El marqués de Comillas, por ejemplo, invocaba “el honor nacional español” mientras administraba grandes latifundios en Cuba y era el accionista principal de la Compañía Transatlántica, que se hizo de oro transportando tropas a la isla.

El acorazado Maine llegó a La Habana el 25 de enero de 1898 y las autoridades españolas invitaron a los comandantes a una corrida de toros. El 15 de febrero una explosión lo hundió. El presidente estadounidense MacKinley firmó la declaración de guerra el 20 de abril y al día siguiente Sagasta decía en un comunicado: “Con toda la energía de un pueblo que ha sabido conquistar nombre y fama envidiable, España defenderá con las armas su derecho a continuar en América sin dejarse intimidar.” El gobierno insistió en que combatiría hasta el último soldado y hasta la última peseta.

En el momento de comenzar el despliegue de tropas, el Ejecutivo confiaba que las potencias europeas (Francia, Alemania y Gran Bretaña), preocupadas por el expansionismo norteamericano, pararían los pies a los ‘yanquis’ y, sobre todo, querrían garantizar el pago de la deuda internacional, al que España acudía a duras penas gracias a la expoliación de la economía cubana. Grave error: las dos primeras se mostraron indiferentes, y la siempre pérfida Albión se alegró con el ataque americano.

Manifestantes enardecidos tomaron las calles de muchas ciudades españolas exhibiendo dibujos de cerdos gritando ‘en Nueva York, en Nueva York’. El diario madrileño El País (el de entonces) tituló: ‘El problema cubano no tendrá solución mientras no envíen un ejército en los Estados Unidos’. En las tertulias de la capital calificaban los ‘yanquis’ de ‘salsicheros’ y vaticinaban que no tenían nada que hacer contra una armada vencedora en Lepanto y que había conquistado América. El Heraldo de Madrid, el diario de Canalejas, aseguraba que las tripulaciones americanas desertarían en masa a los primeros disparos…

La caverna mediática decimonónica ya había desbarrado unos años antes cuando Alemania había ocupado las Carolinas, y se había escrito, por ejemplo: “Una guerra marítima no conviene hoy en Alemania, para la defensa de España, que está en el corazón, no solamente llenaría los mares de aventureros españoles, la fuerza y el número no ha calculado Alemania, sino que multiplicaría la bandera española con auxilios innumerables llevados por dos instintos: el de botín y el de venganza”.

El 22 de abril, el capitán general de Cuba, Ramón Blanco, se dirigió a Máximo Gómez, jefe de los rebeldes, para proponerle de combatir contra el ‘enemigo común’ al grito de ‘Hurra por España, hurra por Cuba ! ‘ La respuesta fue nítida: “Me sorprende su atrevimiento de hablarme en términos de paz, cuando usted sabe que cubanos y españoles no pueden vivir en paz sobre el territorio de Cuba. Usted representa una monarquía vieja y desacreditada, y nosotros luchamos por los mismos principios que Bolívar y Washington”.

El primer choque fue en Manila, una plaza teóricamente segura y bien defendida. Unas horas antes de llegar la flota estadounidense, el comandante español arengó la tropa: “Una escuadra de inexpertos viene hacia el archipiélago con el alocado propósito de arrebatarnos vida, honor y libertad. Pretenden imponer el protestantismo sobre el catolicismo que profesamos. Y yo digo: la lucha será breve y Dios nos dará una victoria brillante y completa, como pide la justicia de nuestra causa.” Fue en efecto breve, los cañoneros norteamericanos hundieron toda la flota española en el mismo puerto en menos de tres horas sin sufrir ni una sola baja. La bolsa española se derrumbó al instante.

Madrid envió la flota del Atlántico a defender Santiago de Cuba para los estadounidenses bloqueaban el puerto de La Habana. Consciente de sus fuerzas, el comandante, Pascual Cervera, dijo al gobierno que recurrir a las armas sería una locura, y éste replicó que el combate no se podía rehuir porque España se jugaba el honor. Blanco, por su parte, recriminó a Cervera que la flota se hubiera presentado en Cuba de vacío, sin armamento ni provisiones, cuando a su ejército carecía de todo. Esta vez la batalla duró cuatro horas. Los acorazados estadounidenses hundieron todos barcos de “los herederos de Lepanto”, uno tras otro, y tuvieron una sola baja, contra 350 muertos y 160 heridos por la parte española.

El 10 de agosto el Gobierno comunicaba a la Casa Blanca a través del embajador francés que aceptaba una capitulación. Madrid propuso que los vencedores asumieran la deuda cubana, “contraída para mejorar las infraestructuras”, pero Washington lo rechazó alegando que éste era el deber de España, ya que había sacado muchos beneficios de la colonia. El periódico La Época dijo que el acuerdo era ‘monstruoso de tan injusto, irregular y opresor; el más funesto y humillante de los que España ha tenido que aceptar desde que comenzó su lento e ininterrumpido desmembramiento ‘.


El país se hundió en la depresión. Ortega y Gasset afirmó en una conferencia que “la España caduca se ha apoderado de todos los organismos públicos, de todo lo que podemos llamar oficial y que no es únicamente La Gaceta y los ministerios, y esta España cadavérica y purulenta, convertida en España oficial, gravita, aplasta y agota los gérmenes de la España vital”. Joan Maragall escribió su ‘Adiós, España’.

El ribagorzano Joaquín Costa aseguró que España debía dejar de ser gobernada por gente que “deberían estar entre rejas, en un manicomio o sentados en los bancos de la escuela”. La regeneración que proponía no llegó nunca. Duran y Bas, representante del catalanismo al gobierno de Silvela, dimitió con una frase lapidaria: “No nos entenderemos nunca”.
Mientras, en Catalunya florecía el modernismo…

EN FIN…

Si no hay negociación la situación de España será terrible.

28 Oct

Interesante entrevista en la que responde a todas las dudas sobre la independencia, incluso siendo crítica con algunas actuaciones.

Libro indispensable que explica toda la verdad sobre las cuestiones que acarrearán el nuevo estado de Catalunya.

Elisenda Paluzie avisa que sin romper la legalidad no habrá independencia. Que ni las trampas al solitario ni el autoengaño no nos harán llegar a ninguna parte. Que es la hora de tomar conciencia de que habrá que asumir algún riesgo y que nos acostumbráramos todos desde ahora a pagar los impuestos a la Agencia Tributaria Catalana. La decana de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona, ​​vinculada al mundo del soberanismo desde siempre, activista de las consultas, presentaba ayer su libro ‘Podem!’ en uno de los epicentros de la economía catalana, la bolsa de Barcelona, acompañada de Joan Hortalà.

Paluzie es una voz lúcida que no tiene ninguna aspiración de ser políticamente correcta. Al contrario. Ni los cargos ni la militancia no le han tapado la boca. Conoce las aulas y la calle y explicaba las balanzas fiscales cuando la mayoría del país no había oído hablar de ellas. Con un tono amable y como si no hubiera roto un plato, afila el sentido crítico para no restar nunca en la superficie. Su libro es una respuesta de los interrogantes sobre la Catalunya independiente, con datos en la mano, pero también una carta abierta al futuro, en el que se atreve a dibujar propuestas atrevidas.

-¿Es Verdad lo que decís en el libro, que sin negociación la deuda se la quedaría España?

-Sí, Si no negocian los españoles, nos quedamos exclusivamente con la deuda de la Generalitat. Esto es clarísimo en el derecho internacional. En la convención de Viena, sobre los repartos de activos y pasivos queda claro que el estado que es continuador lo queda todo y el otro nace limpio de derechos y de deudas. Por lo tanto, sin acuerdo, si España no nos reconoce y nos veta en la Unión Europea podríamos empezar de cero. En este sentido la única deuda con la que nacería el nuevo estado es el que tiene la Generalidad de Catalunya, porque si construimos el estado a partir de esta administración es lógico que asuma la deuda. Si fuera así la deuda de Catalunya sería del 29% del PIB, uno de los más bajos de Europa. La deuda es nuestra gran arma de negociación.

-Entonces… seguro que querrán negociar.

-Sí, Pero es necesario que la independencia sea irreversible y efectiva.

-¿Para que sea así, qué tiene que pasar?

-Si Hubiéramos hecho un referéndum seguro que habría sido irreversible.

-Pero ya sabíamos, que la consulta no era un referéndum vinculante.

-Pero tenía la formalidad y la vinculación la podían dar las garantías democráticas. Si enseñábamos al mundo que lo que habíamos hecho era exactamente igual que un referéndum, habría tenido una gran fuerza política. Una participación de más del 50% en estas circunstancias podría haber sido el paso a una situación muy irreversible. La prensa internacional hablaba siempre de referéndum y habría titulado que ganaba la independencia.

-¿Eso que decís no era lo que tenía previsto el CATN?

-Es mi opinión. Creo que si se hubiera hecho tal como decía el decreto, la fuerza política que daba un voto con garantías habría hecho posible que los organismos internacionales favorecieran la negociación. Si no hubiéramos podido ir hasta el final por los obstáculos que ponía España con una presión judicial extrema, creo que también nos habría reforzado la declaración unilateral de independencia.

-¿La DUI o la DI es la opción que ha pasado a primer plano?

-Si España no tiene voluntad de negociación -que sabemos que no tiene- el gran riesgo es que la declaración de independencia se convierta en una declaración que no tenga consecuencias y que nos digan que es ilegal. como han hecho con la declaración de soberanía.

-¿Pero hay maneras de hacer que sea efectiva?

-Tiene que haber unas fuerzas políticas y un gobierno muy fuerte y preparado para ir a la confrontación. Sino, podemos volver a encontrarnos como con la ley de consultas. Es una situación muy fuerte en el que inmediatamente se aprobarán siete u ocho decretos que activen la legislación básica para que el gobierno catalán tenga el control del país y de los recursos. Hay que hacer que la Generalitat controle los impuestos, las contribuciones a la seguridad social catalana, las centrales nucleares … Todo esto es imprescindible. Yo me pregunto: ¿si ahora no se han atrevido a vulnerar la ley de protección de datos se atreverán a tomar el control de la agencia tributaria con los mozos de escuadra?

-Carlos Vivero dijo que después de las plebiscitarias no se haría la declaración de independencia porque deberían crear las estructuras de estado. ¿No deberían haber comenzado a crearlas hace tiempo?

-Uno de los pasos que hay que hacer desde hace dos años es la creación de las estructuras de estado. Desconozco cómo está la agencia tributaria catalana. Sé que se contrataron dos inspectores de hacienda, y que en el terreno del software informático también se han hecho cosas. En cambio, en cuanto a la preparación de los funcionarios creo que no. Me consta que en esta misma legislatura se ha renovado el convenio con los registradores de la propiedad, que son los que recaudan los impuestos de sucesión y de donaciones, que son los de plena competencia del gobierno catalán, pero delega el cobro al cuerpo estatal de registradores.

-¿Estos Impuestos ya los podría cobrar directamente la Generalitat?

-Sería bueno que lo hiciera con los impuestos en los que tiene competencia.

-¿El Convenio entre las cuatro diputaciones puede ser una buena herramienta?

-La ventaja de las diputaciones es que ya hacen la recaudación de los impuestos locales. Es una base que se puede utilizar para la agencia tributaria catalana, pero ignoro si se ha ido más allá de tener una web común.

-La Ciudadanía no tiene información sobre si puede hacer nada ahora porque el día de la independencia a la Generalitat le sea más fácil de cobrar los impuestos.

-La Gente debería ser consciente de que hacer la independencia implica asumir un poco de riesgo, aunque sea en un tiempo muy corto. Pienso que habría podido entrenar a la gente. Hay una pequeña plataforma que es ‘Catalunya diu prou’ que desde hace dos años hace una campaña para que ingresamos los impuestos a la agencia tributaria catalana. Yo es el segundo año que lo he hecho. Hay cuarenta ayuntamientos de toda Cataluña que también lo hacen cada trimestre, con todos sus impuestos.

-¿Una Campaña como esta podría hacer la ANC?

-Sí, porque nos situaría en esta mentalidad. Está bien hacer manifestaciones festivas y pintar el país de amarillo, pero eso hace que la gente piense que la independencia será muy fácil. La independencia con España no será fácil y la gente deberá estar dispuesta a algo más que una manifestación. Si una campaña como ésta la hubiera impulsada ANC seguro que sería más masiva. Quizás si se hubiera hecho daría más seguridad que en el momento que nos desconectamos la gente estará dispuesta a pagar estos impuestos en Catalunya. Estaríamos más entrenados y esto daría más colchón a la Generalitat. Ahora el dinero que ingresamos se van transfiriendo al estado, pero en el momento que las cosas vayan mal dadas puede dejar de hacerlo.

-¿Qué quiere decir ‘dispuesta a algo más’?

-Depende. Si eres funcionario, a asumir un riesgo de inhabilitación y si eres ciudadano a asumir un riesgo en el momento de pagar los impuestos a la agencia tributaria catalana si no hay acuerdo con la Generalitat y el estado le reclama el dinero por otro lado… Todo esto quizás no pasará, pero debemos tener miles y miles de personas dispuestas a hacer esto a la vez. Tener diez mil funcionarios dispuestos a hacer esto quiere decir que no los juzgarán porque sería inviable. Debemos educar más a la sociedad en este sentido. El otro día me decían ‘haremos la DUI, la llevaremos a la ONU y el mundo nos reconocerá’. Esto no será así …

-Habéis sido muy crítica con la suspensión de la consulta, pero ya lo erais las semanas previas. ¿Por qué?

-Hay Muchas cosas que me han sorprendido, aunque podíamos prever que pasaría. Una cosa es que nos hubieran dicho: “Nosotros no queremos hacer la consulta y cumplimos la legalidad española”, y otra es que por el camino haya excusas como esta de decir que hemos de proteger los funcionarios aunque nadie les había pedido nada. ¿Cuántos funcionarios voluntarios habría? No lo sabemos. Yo envié un correo en el formulario y no me contestaron. El hecho de que ha sido más preocupante son cosas que han trascendido, como el censo del Idescat no era actualizado. El Idescat tiene el patrón continuo y se alimenta de los padrones de los ayuntamientos. Los datos los tiene. Una de las excusas que se han dado es que algunos ayuntamientos no tenían datos actualizados y que no podían contratar empresas para actualizar este censo para no vulnerar la ley. Pero si han tenido dos años …

-¿Creéis que ha habido incompetencia?

-Sí, Pero no sé si es por falta de voluntad política o es porque son incompetentes.

-¿Y La consulta de ahora cómo la veis?

-Porque una votación parezca una votación debe tener algo más que un resultado. Si sólo decimos que han ido a votar dos millones de personas sería como contar en una mani.

-Es Diferente…

-Esperemos, Os lo cuento… Lo importante es saber qué representan estos dos millones de personas respecto de las personas que tienen derecho de voto. ¿Cuál es el censo teórico. En las consultas lo hicimos. No podemos hacer trampas al solitario y utilizar los datos de las últimas elecciones, pero al mismo tiempo ampliar el censo. No hay rigor, en esta cuestión, y los españoles -que sí tienen los datos- podrán desmerecer los resultados. Con autoengaño no tendremos la independencia. De momento, no hay reglamento electoral. En las consultas fue la primera cosa que aprobamos.

-Volvamos a los temas del libro. El título es bien explícito: ‘Podem!’. ¿Realmente podemos?

-Muchos comunicados de las consultas los acabábamos diciendo: ‘Queremos, podemos, ganaremos.’ Porque un poco la idea era: ‘Queremos votar, queremos ejercer el derecho de autodeterminación, podemos hacerlo y ser independientes y ganar.’ El libro se centra en el ‘podemos’, en la seguridad de decir a la gente que podemos perfectamente ser un país viable y mejor con la independencia. Lo podíamos haber titulado ‘Podemos y vamos a ganar’. Son nombres genéricos con mucha fuerza. Los movimientos sociales y el independentismo tienen una característica en común que es que han intentado “empoderar” la sociedad para que tome el control y el poder.

-¿Tendremos suficiente dinero?

-Si tenemos la autoridad política para recaudar y recaudamos inmediatamente todos los impuestos que se generan, en Catalunya no tendremos ningún problema, tendremos suficientes ingresos. El problema del momento de la transición no es de economía, sino de tener suficiente fuerza política.

-Hemos empezado hablando que si no negociaban se quedarían la deuda. Pero si conseguimos que la independencia sea efectiva decís en el libro que es más recomendable negociar.

-Si la independencia catalana se hace efectiva sin negociación ni acuerdo, nuestra situación no será fácil pero la de ellos será terrible. La prima de riesgo se volverá a disparar. Piense que la deuda la emite el Reino de España. Por tanto, los acreedores irán contra ellos. Es una hipótesis con mucho estrés de los mercados. Es posible que no lleguemos a esa situación.. Si hacemos efectiva la independencia y nos ven con determinación absoluta puede ser que las instituciones internacionales busquen una situación pactada y hagan que haya negociación.

-¿Y Si hay negociación …

-La Primera cosa a negociar será el mantenimiento de Catalunya en todas las instituciones internacionales y que no haya vetos por parte de España. Segunda, el reparto de activos y pasivos. Y aquí también el derecho internacional es muy claro. Asumes deuda y te repartes una serie de activos que hemos definido: oro, divisas, el fondo de reserva de pensiones

-¿En qué proporción?

-Hay varios principios… Debe ser un reparto proporcional, equitativo. Y también está el principio de territorialidad. Este último nos dice que los edificios del estado que están en Catalunya se los queda Catalunya sin contraprestaciones, porque no pueden desmontar la sede de la Delegación del Gobierno de la calle de Mallorca y llevarse a Madrid; o las vías de tren ….

-Y eso se queda sin coste.

-Sí, estos bienes se quedan sin contraprestaciones, automáticamente.

-¿Y el resto como quedaría?

-Aquí hay mucha variedad de opciones, a Chequia y Eslovaquia se lo repartieron por población. En Eslovenia, el FMI les impuso el PIB, que no les era muy favorable. Los pobres eslovenos estaban en una situación bastante débil -hubo guerra diez días- y terminaron pagando más. Anna Stanic me dijo que habían pagado más que no les correspondía. Una tesis que defendieron los quebequeses pero que no pudieron llevar a la práctica es la del beneficio histórico, es decir, que te quedes la deuda en proporción de lo que el estado ha gastado en Catalunya. Este baremo sería el más favorable para nosotros: como que España sólo ha gastado el 11%, sólo nos quedaríamos este porcentaje de la deuda, que significaría un 70% del PIB: una deuda equivalente al que tienen ahora los Países Bajos. Sería de los reducidos de Europa.

-¿Y si lo hacemos sobre la población?

-Entonces Sería del 90%, que significaría que tendríamos una deuda como Gran Bretaña y Francia.

-¿Y si lo hacemos según el PIB?

-Si negociamos de acuerdo con el PIB, nos quedaría una deuda del 102%, que sería el más alto. Pero, aun así, es menos de lo que tenemos ahora; actualmente pagamos el 19,5% de los impuestos que se generan. Por tanto, ahora asumimos una deuda del 105%, que es el de la Generalitat más nuestra contribución a la deuda española por la vía del pago de impuestos. Aquí tenemos que descontar los activos de que hemos hablado antes, que hay que repartir los fondos de reserva …

-Uno de los puntos que más preocupan es el de las pensiones…

-En el problema de las pensiones tenemos que tener cuidado. Miremos lo que ha pasado en Escocia, donde la derrota del sí ha venido de la población de más de sesenta y cinco años. Y eso que es en una sociedad más madura y más democrática. Se ha hecho bastante pedagogía pero no sé si es suficiente. Es importante que la gente sepa que el sistema de pensiones en España no es de capitalización, es decir, que uno va cotizando y le guardan el dinero en una caja fuerte en Madrid-, sino que es de reparto. Esto quiere decir que los trabajadores activos pagan unas cotizaciones sociales y con este dinero la Seguridad Social paga las pensiones y los subsidios de desempleo. Por lo tanto, pasará igual que con el resto de impuestos. Las cotizaciones sociales deberán pasar a una Seguridad Social Catalana que recaudará automáticamente y con ello pagará las pensiones. Deberá imponer su autoridad a las empresas e instituciones para que ingresen las cotizaciones a la caja catalana. En este sentido, la seguridad social catalana las garantizará mejor que la española porque no tiene tanta desocupación, ingresa más. Además, tiene los salarios medios más altos y, desde el punto de vista demográfico, la sociedad catalana está ligeramente más rejuvenecida que no la española, porque hemos recibido el 25% de los inmigrantes que han llegado estos últimos quince años.

-¿En este sentido podemos estar tranquilos?

-Con la independencia tendremos las pensiones mejores y más garantizadas.

-El Ganancia fiscal también, claro …

-Podemos discutir si la ganancia fiscal será de 11.000 millones, 13.000, 14.000 o 16.000, según los gastos que impliquen las nuevas estructuras de estado. Según si se han calculado bien o no estas estructuras. Puede haber discusión sobre si será un poco más grande o más pequeño. Pero es indiscutible.

-¿Desde El punto de vista económico la independencia es un cuento de hadas?

-El Caso de Catalunya es muy sólido, porque hay una ganancia muy clara.

-En el libro os decantáis que Cataluña vaya hacia un modelo nórdico…

-Sí, porque es una combinación de eficiencia y equidad. No creemos que los nórdicos no han hecho reformas importantes de su estado del bienestar. Han hechas para hacerlo sostenible. Y cuando hablo de eficiencia, quiero decir que todas las empresas se mueven con mucha libertad. No se favorece unas determinadas empresas o estructuras de poder. En Dinamarca, por ejemplo, las empresas no pagan cotizaciones sociales, pero en cambio los trabajadores pagan unos impuestos muy altos y tienen unas obligaciones.

-La españolización ee nuestra sociedad es un problema?

-No es únicamente la españolización. Es una característica del sur de Europa. A veces pienso que los catalanes nos parecemos más a los italianos. Subsisten estos pequeños emprendedores que llevan proyectos adelante y venden en todo el mundo. Aunque no tengamos un tejido tan potente como en el norte de Italia, sigue siendo una característica muy nuestra. Todo esto lo encontramos junto a una política que deja mucho que desear, una administración pública que no es muy competente y que es una copia de la española ya la que no hemos sabido dar más nivel, un fraude fiscal elevado y mucha economía sumergida.

-Con este panorama que retrata, ¿realmente hace falta un país nuevo?

-Un Modelo nórdico puede ser estimulante. Jordi Graupera lo proponía en un artículo en La Vanguardia, donde decía que en este país nuevo se podría juntar la gente de izquierdas que quiere servicios públicos de calidad con una fuerte cohesión social con un cierto liberalismo económico que quiere un marco donde las empresas puedan actuar sin la presión de decisiones injustas fruto del ‘capitalismo de los amigos’, como lo define The Economist. Debemos ser capaces de encontrar un modelo que satisfaga el pequeño y mediano empresario, los ejecutivos, los trabajadores de los servicios públicos, los usuarios y los trabajadores. Tenemos una gran oportunidad.

-No Hablamos del euro, ni de la UE, ni … porque si no la gente no se leerá el libro. Por cierto, al final también habla de desafíos que debe encarar el nuevo país. Hay que cambiar el sistema electoral?

-Cuando escribía el libro pasó el caso Pujol y eso me afectó mucho y me hizo reflexionar sobre por qué teníamos estos problemas. Creo que no es cuestión si somos más corruptos unos u otros. Es cuestión de saber si las instituciones lo favorecen o lo limitan. Cuando, por ejemplo, tienes mandatos sin limitación pueden favorecer determinadas cosas. Si tomamos los diez primeros años de Pujol haríamos un balance extraordinario. En cambio, los últimos diez no tanto. La limitación del mandato favorecería que determinadas cosas no pasaran.

-También habla de la financiación de los partidos políticos

-Hicimos un sistema electoral que protege mucho los partidos y sus aparatos y esto no se ha utilizado siempre bien. El diputado no responde ante el electorado. Entonces una buena solución podría ser un sistema electoral que combinara diputados de territorio, responsabilizados de una comunidad concreta, con diputados proporcionales según listas, para evitar sistemas mayoritarios. Es un poco lamentable pensar que esto lo podíamos haber hecho con la autonomía y no lo hemos hecho.

-¿Como Deberá funcionar la universidad?

-A Menudo la universidad pública y el sistema de elección que tiene recibe muchas críticas. Los consejos sociales y la Generalitat de Catalunya -y en particular el conseller Mas Collell- tienen mucho la idea de que hay que cambiar de modelo de gobernanza actual e ir hacia un modelo anglosajón. El problema es adaptar estructuras. Nuestras universidades tienen siglos de historia y tradición y el poder público no interviene. Los ejemplos que hemos tenido de un modelo así en algunos otros ámbitos han resultado un fracaso estrepitoso: los consejos de las cajas, los nombramientos a los consejos de garantías estatutarias …. Para que esto que voy a decir no es políticamente correcto: criticamos mucho el Tribunal constitucional porque son gente que han sido militantes del PP, pero nosotros tenemos el ex-secretario general de ERC, Joan Ridao, al Consejo de Garantías Estatutarias. O Àlex Bas, de Convergencia. No somos el mejor ejemplo para criticar las instituciones españolas. Nosotros no hemos sido mucho mejores.

-¿La Calidad democrática de estas instituciones ha sido muy mediatizada por los partidos?

-Han puesto a menudo la gente que queda descabalgada. Es verdad que el sistema de elecciones que tenemos ahora limita mucho el rector porque obliga a hacer unos compromisos electorales que lo limitan a la hora de actuar. Yo sería partidaria de que el estado sólo nos diera financiación a partir de resultados y haz una evaluación en serio a los departamentos. Si un departamento es muy malo no tendrá financiación, como ocurre en Inglaterra. Ya verás como espabilará.
A mí me duele que liquidamos una experiencia de democracia participativa como es la del actual gobierno de las universidades públicas con todas las carencias y los defectos. En un momento en que la sociedad reclama más participación democrática, las universidades en este sentido son pequeñas escuelas de democracia. Prefiero seguir defendiendo este sistema y corregir los problemas que ha tenido.

-El Precio de la universidad puede afectar mucho el futuro del país. El coste actualmente se ha disparado. ¿Esto tiene remedio?

-Aquí hay un sesgo ideológico del gobierno actual, especialmente del consejero Mas-Colell, con quien, dicho sea de paso, tengo una relación excelente y ha ayudado a la facultad con algunos proyectos de internacionalización. Él viene del mundo americano y le gusta cómo funcionan las universidades en Estados Unidos. Tienen esa mentalidad de la excelencia. Creen que ya habrá becas para los buenos estudiantes en la universidad, pero en el fondo se generan desigualdades sociales. El estudiante mediocre que se lo pueda pagar continuará yendo a la universidad, pero el estudiante normal que no tenga recursos no podrá ir.
El modelo de Europa no es éste. En Alemania acaban de reducir a cero las tasas universitarias, la universidad es totalmente gratuita. En los países nórdicos es prácticamente gratuita. En Francia las tasas cuestan de 100 euros o 300. Nosotros tenemos que ir hacia aquí. Yo defiendo el modelo continental nórdico de servicios públicos. Si quieren que sea más exigente, que aprueben normativas de permanencia duras para que la gente no se pueda eternizar a las carreras. Dicho todo esto, es verdad que las universidades han resistido de esta manera porque la Generalitat no tiene dinero y las tasas han ayudado a subsistir. Las subvenciones de la Generalitat ha recortado un 20%. Ha sido bestia y tampoco hemos podido protestar porque la situación es la que es, pero eso no se puede defender como modelo de futuro.

-¿Hay que transformar la función pública de la Generalitat?

-Podemos optar por varios modelos, pero no podemos quedarnos como ahora. Algo que se ha hecho mal es que los funcionarios que tenían nivel se han visto degradados en su función por todo lo que hay en torno a los cargos políticos. Se ha abusado de los cargos de confianza para funciones que debían haber ejercido técnicos de nivel. Se acabó haciendo una generación de políticos que desde muchos jóvenes han estado en cargos diferentes, determinados por los partidos políticos.

-¿Una De las cosas que tenemos que cambiar es la manera de enfocar el turismo?

-Hemos de transformar el modelo turístico porque hasta ahora nos hemos decantado hacia un turismo de muy poco valor añadido y de masas, que aporta poco al PIB.

 -¿Tan Poco?

-En el libro comparo unos datos con el turismo de Austria que enseñan como con un número inferior de turistas consiguen el mismo valor añadido o más que nosotros con un número mucho más alto de gente. Aquí nos podemos morir de éxito. Iría bien de aprovechar el turismo para hacer reequilibrio territorial. Si empezamos a vender la marca Catalunya como marca turística de calidad, tal como hacen Francia o Austria- irá bien. Ahora hemos pasado del turismo de masas de la playa de los años sesenta y setenta el turismo de masas de la playa más Barcelona. Tenemos que ir con cuidado, porque Venecia ha muerto de éxito y en Barcelona también puede pasarle.

-Uno de los rumores más recurrentes es que para hacernos independientes necesitamos un crédito muy grande…

-Sí, este es uno de los mitos de la independencia. Unos dicen que nos lo hará China, otros que será Israel. No sé nada de eso. El CATN dice qué gasto se necesitará, pero eso no quiere decir que se tenga que hacer este préstamo.

-¿No Es imprescindible?

-Si Tenemos la capacidad y la fuerza para que no se escape ningún euro de los impuestos que se generen en Catalunya no lo veo imprescindible.

-¿Esta Fuerza es la unidad?

-Creo que es la determinación y la unidad de acción. La unidad no debe ser de listas para las elecciones, sino una unidad de acción con un gobierno de concentración.

-¿Quién ha de integrar el gobierno de concentración nacional?

-Los Partidos que los ciudadanos elijan a las elecciones y que estén dispuestos a llevarnos a la independencia. Para mí incluye todos los partidos, porque es un momento donde quieres la fuerza política. Tienes que definir cómo será la independencia y no las políticas futuras. Para mí este gobierno por la rotura incluye a la CUP e Iniciativa si se deciden a aclarar más su posición.

-¿El hecho de ser decana veo que no te hace ser una persona políticamente correcta?

-Intento diferenciar mi opinión pública de la del cargo… Pero esto que pasa es tan importante para el país que si no nos implicamos …

-Sois impulsiva.

-Sí, no sé si me tendría que controlar un poco más. Pero siempre guardo las formas. No insulto a nadie.

-¿Se ha terminado su relación con ERC?

-Me Hice en 2008 y defendí la corriente crítica Esquerra independentista. Cuando mucha gente de esta corriente, incluyendo el líder, Uriel Bertran, marcharon para hacer Solidaridad no les seguí. Un poco más tarde y sin repercusión pública, dejé de militar en Esquerra porque había quedado bastante quemada en general con la vida de partido político. Pensé que sería más útil fuera. Ahora soy miembro del consejo asesor de ERC. Los partidos en este momento son instrumentos; se trata de dar apoyo a las mejores políticas y las mejores decisiones. No es tan importante quién sino qué. Del mismo modo que en 2009, siendo militante, no voy ahorrarme las críticas cuando el partido aprobó la LOFCA y la financiación. Al partido no le gustó nada

Suso de Toro: la centralización que no consiguió Franco sí lo hizo la democracia.

19 Oct

¿Qué piensas de Catalunya?

Los catalanes me parecéis un país muy curioso y muy extraño. Yo salí de Galicia por primera vez en 1977 y vine a Barcelona. Aquello era algo completamente diferente de lo que yo conocía. Unos años después fui a Madrid, y me resultaba familiar. Madrid era una ciudad muy común, no había nada extraordinario. Era muy parecida antropológicamente a mí ya los gallegos. En cambio, los catalanes me hicisteis parecer diferentes, realmente erais un país diferente. Lo sois antropológicamente y por voluntad. Cultiváis la diferencia, e incluso parte de esta diferencia es un cierto esnobismo; la manera de reivindicar su existencia y su particularidad, y por tanto su dignidad particular, personal, ha sido marcar distancias con Madrid y ser siempre más finos y modernos. Me encanta.

En agosto del 2010 escribiste en El País el artículo “Si Cataluña se va”. Ya veías que se movían cosas.

Mi manera de percibiros, los catalanes, reúne por un lado el análisis político y por otro la mirada del escritor que busca y crea argumentos. También la mirada del historiador, si quieres, de mirar con perspectiva. Si yo soy catalán y me siento despreciado mucho tiempo, y bajo sospecha, y tengo que estar escondiendo una parte de mi identidad y una parte de mí, llega un momento que pido una cosa, la verbalizo y la exijo: “Quiero esto “. Y me lo niegan, me insultan y me ofenden … Es que hay un límite. Es un problema de dignidad lo que ha hecho dar un salto cualitativo en el estado de ánimo y de conciencia de la gente. Pero este hartarse de ello os ha salvado, porque si los catalanes no se rebelaran, después de cómo fueron tratados, habrían perdido toda su dignidad, individualmente y como sociedad. Es decir, lo que han hecho los catalanes es supervivencia. Es que no os han dejado otra opción. La otra opción sería esta: “Sois unos mierdas y os humillamos”.

Tú decías que te sabe mal perder Catalunya.

Me gustaría no perderos de vista, en la medida que yo pienso en el mundo de mi infancia, y de alguna manera siempre sentí que los catalanes estaban. Recuerdo, por ejemplo, cuando en mi casa llegó el año 68 el disco de Voces ceibas, de cantantes en gallego, y quien lo editaba era Edigsa, un sello catalán, y era el rebufo de la Nueva Canción. La educación, para la gente preocupada por crear un país nuevo, era Rosa Sensat. ¿Quién conoce hoy en España Rosa Sensat? La España construida después de Franco borró Catalunya, le sacó una presencia que tenía en España. Fue la creación de una España fuertemente centralizada.

¿Lo consiguieron?

Azaña no lo había conseguido, el franquismo tampoco. Pero curiosamente se hizo en los años 80 a partir de la reespañolización ideológica. Entonces llega la Movida, y es cuando se dice eso de “Barcelona es provinciana, es obsoleta, se ha quedado encerrada en sí misma”. Y los medios de comunicación madrileños no comunicaban otras cosas: pasaban cosas en Barcelona y yo en Santiago no me enteraba. Y Madrid era lo que era moderno, cosmopolita. Los gallegos estábamos con las vacas en la montaña, los catalanes estaban encerrados en sí mismos … La España construida en los 80 se convirtió en un país débil, que no cree en sí mismo, que no tiene referencias culturales que le den autoestima , y al final lo que hace es entregarse a la cultura estadounidense, de espaldas a Europa.

Tampoco hace suyas las lenguas como el catalán o el gallego.

La literatura española es la literatura castellana. El premio Cervantes es el premio más importante que da el estado español, y se lo puede dar a un chileno, a un peruano, un argentino, a un señor de cualquier lugar que escriba en castellano. Pero a mí, que pago impuestos y pago dinero por este premio, a mí no me lo darán nunca en la vida. Es una deslealtad, un robo que me hace a mí el estado español y además se burla de mí, me insulta y me ofende. ¿Qué pasa? Estamos tan acostumbrados a ser maltratados que ya te parece normal. En la práctica no te permiten ser español.

La Constitución ahora es muy reivindicada.

Tanto Aznar como Rajoy estaban en contra de la Constitución. Estaban mucho más a la derecha que Fraga Iribarne. Así pues, que ahora la invoquen da una idea de en que ha quedado España y en el que ha quedado la Constitución española, y en la que ha terminado el proceso democrático español. En sus enemigos. ¿Por qué quieren la Constitución? Para hacer una cuerda y estrangular la democracia.

¿Toca una nueva Transición en España?

La verdadera democracia en España era solucionar la existencia de otros proyectos nacionales, y esto no se hizo, deliberadamente, y ha fracasado. Por ejemplo, el odio fomentado contra los catalanes. ¿Cómo deshaces las reticencias, las sospechas, el verdadero odio que se ha ido creando? También los reprocho a los catalanes un error político. No han sabido dialogar con España y lo que han hecho ha sido negociar con Madrid. Y Madrid tiene intereses propios, pero no son exactamente los mismos intereses que los de Bilbao, puede que los de Valladolid, los de Burgos, los de Santiago, o Vigo … Catalunya tampoco le ha hablado en España. Sólo a Madrid.

(fuente: ara.cat)

Kai-Olag Lang, asesor jurídico en política internacional de la Merkel, asegura que, en un principio, las empresas y los catalanes seguirían formando parte de la UE, no así el territorio.

24 Mar

En todo el proceso por la libertad de Catalunya, uno se da cuenta que las potencias europeas en ningún momento se han puesto al lado de España, más bien son prudentes. “Curiosamente”, los que han declarado en contra de Catalunya (cambiando su postura inicial) son los comisarios de los estados subsidiados…

En Alemania, a diferencia de España, se toman muy en serio el futuro del pueblo catalán y el de las empresas alemanas…

Tengo la sensación que Alemania simplemente aceptará el deseo del pueblo catalán, o sea, el resultado de las urnas. Y quizás, cuando España vaya a la desesperada a llamar a su puerta, la Merkel, les dira: mira, nosotros sabemos encajar los territorios, a Baviera la expoliamos pero no hasta la pobreza, ni tampoco les llamamos nazis… Si hubiérais tratado mejor a Catalunya esto no estaría pasando…

Y para muestra, esta conferencia de Martí Anglada que recuerda que el derecho internacional impide que un país te pueda quitar la ciudadania salvo que lo solicites. Por lo tanto, Catalunya podría estar fuera de la UE pero sus ciudadanos no…

Para solventar esa anomalía, entelequia, recuerda que un asesor de la Merkel hizo un informe, basándose en el derecho romano, en el que recomendaba que la integración de Catalunya fuera como la de Chipre pero a la inversa.
O sea, en Chipre, tal como puede verse en los mapas de la UE, toda la isla pertenence a la comunidad europea pero no así la población turca ni las empresas de la parte norte…
Pues, en en caso de Catalunya, siempre y cuando hubiera el veto de España, lo que es la superficie del país catalán (el suelo, el mapa) quedaría fuera pero sus ciudadanos y empresas no…
Y luego, poco a poco negociando el ingreso de la “superficie”.

En fin, que fuera de la UE y del sistema solar… nada. Los alemanes ya saben como encajar a los catalanes.
Lo difícil será encajar a España…

Toda la conferencia es buenísima, pero el tema del encaje de Catalunya “tipo Chipre a la inversa” se explica a partir del minuto 50:00 (más o menos).

Nace El Punt Avui Televisió.

8 Feb

Excelente noticia, hasta ahora el proceso hacia la libertad de Catalunya estaba en total desventaja.
En Catalunya pueden verse todas las cadenas generalistas españolas ferozmente en contra de los catalanes.
Y en el ámbito catalán, TV3 es mucho más neutral de lo que la gente se piensa y 8TV totalmente unionista.
EL PUNT/AVUI ofrecerá las noticias en clave catalana y ayudarán a que el camino hacia el derecho a decidir sea bien explicado y que todo el mundo conozca la verdad.

El mapa de la derecha toda un declaración de intenciones…

Canal Català y El Punt Avui cerraron un acuerdo para que este grupo de comunicación incorpore también una división televisiva, con la que emitirá una programación propia a finales de este trimestre y mejorará la web de los diarios El Punt Avui y El 9.

El Punt Avui Televisió se basará exclusivamente en la información, así que dirigirán sus contenidos los directivos periodísticos de los dos diarios del grupo: Xevi Xirgo (El Punt Avui) se responsabiliza de la información general y Emili Gispert (El 9) de la deportiva, ha informado el grupo este viernes.

Esta nueva televisión se añade a un grupo que ya conforman El Punt Avui, El 9, Presència, L’Econòmic, Catalonia Today y Barçakids, además de sus respectivas ediciones digitales.

Con el acuerdo firmado entre el presidente de la editora de El Punt Avui, Joaquim Vidal Perpinyà, y el propietario de Canal Català, Nicola Pedrazzoli, desde el 1 de marzo el diario será arrendatario de las licencias televisivas.

Canal Català tiene una cobertura sobre el 50% del territorio catalán, lo cual supone el 80% de la población, pero el objetivo a corto y medio plazo es ahora mejorar las zonas oscuras de cobertura.

spain crisis

ESTE BLOG ES EL ARCHIVO DE SPAINCRISIS.BLOGSPOT.COM (si quieres escribir un comentario y tener una respuesta rápida, mejor que lo hagas en ese blog)